Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/2000 12:00:00 AM

Cuesta arriba

El empate ante Brasil le da un respiro a Colombia. Sin embargo el fútbol de alto nivel que mostraron equipos como Argentina y Perú no invitan a hacer cuentas muy alegres.

Colombia hizo la fácil. El técnico Luis Augusto ‘El Chiqui’ García tuvo bien claro que una cosa es pensar con el deseo (“qué rico ganarle a Brasil”) y otra muy diferente ver las cosas con los pies bien puestos sobre la tierra. La realidad es una sola: hace poco menos de dos meses heredó una Selección Colombia que se caía a pedazos tras el desastre en el preolímpico de Londrina y, por lo tanto, lo más importante era no perder con los brasileños en el debut de la eliminatoria mundialista.

Colombia no perdió, en parte porque cuenta con Oscar Eduardo Córdoba, un arquero de gran categoría, y tres zagueros de lujo: Iván Ramiro Córdoba, Jorge Bermúdez y Mario Alberto Yepes. Pero también porque el técnico les dio instrucciones muy precisas al lateral Gonzalo Martínez y al volante de marca Arley Dinas, quienes cumplieron una tarea perfecta y les cerraron las vías de acceso a los laterales de Brasil cuando intentaban lanzarse al ataque.

Tampoco perdió por-que Brasil nunca apretó el acelerador a fondo ya que para los auriverdes un empate en Bogotá era un buen resultado, tal como lo expresó la prensa de aquel país al día siguiente.

Para Colombia el resultado es bueno si se tienen en cuenta los antecedentes inmediatos de la selección nacional. Pero no tan bueno si se miran con detenimiento los resultados de los partidos en Lima, Montevideo y Quito.

Por un lado, el fútbol desplegado por Argentina, Perú y Bolivia (a pesar de su derrota en Montevideo) ponen a pensar que esta eliminatoria será a muerte y que para ganarles a más de la mitad de los rivales habrá que mostrar un nivel de juego muy alto. Cada punto que se pierda en casa se pagará bien caro.

Por otra parte, sólo el triunfo de Argentina ante Chile en Buenos Aires jugó a favor de los intereses de Colombia pues Chile, además del golpe anímico que le significa haber recibido cuatro goles, está en el sótano sin puntos. De resto, los triunfos de Perú, Uruguay y Ecuador no benefician para nada los intereses de la selección nacional. En este momento estos equipos (además de Argentina, cuya clasificación se da por descontada), tienen dos puntos más que Colombia. Si estos seleccionados son capaces de ganarle a Brasil cuando lo reciban, el asunto será aún más preocupante.

El nuevo sistema que otorga tres puntos al victorioso y uno al que empata obliga a los equipos a ganar en casa. Antes daba lo mismo triunfar de local y perder de visitante que empatar ambos encuentros, pues el resultado final eran dos puntos para cada uno. Ahora no. Si los equipos ganan de local y pierden como visitantes obtienen un punto extra. Por ese motivo a Colombia le conviene un escenario en el que se den el mayor número posible de empates cuando se enfrenten entre sí Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia y Perú (ver recuadro), pues en cada uno de esos encuentros el punto adicional que obtiene el vencedor no se lo lleva nadie.

Pero más importante que especular con lo que hagan o dejen de hacer los rivales lo cierto es que Colombia debe mejorar mucho en ataque si quiere aspirar a una casilla en el mundial de Japón y Corea. ‘El Chiqui’ García ya apagó con éxito el incendio de Brasil; los Córdoba, Yepes y Bermúdez demostraron que son jugadores de primer nivel. Falta ver qué pasaría si a Juan Pablo Angel y Hamilton Ricard les surten pelotas de gol y no los dejan extraviados entre dos y tres defensores rivales. ¿Podrá Colombia en el corto plazo armar un mediocampo capaz de manejar el balón y crearles opciones claras de gol a sus delanteros? Esa es, por ahora, la gran incógnita de esta selección.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.