Jueves, 19 de enero de 2017

| 1998/03/16 00:00

DE HOYO EN HOYO

Con solo 17 años,Camilo Benedetti ha sido declarado como el mejor golfista juvenil del mundo.

DE HOYO EN HOYO

Camilo Benedetti no es todavía un personaje famoso. Pero para un buen número de colombianos su nombre y su figura no resultan para nada desconocidos. Y esto es algo inusual. En un país en donde el fútbol es el rey ylos futbolistas, así sean malos, son las vedettes , el nombre de un golfista no tiende a quedarse en la memoria de la gente. Sobre todo si tiene tan sólo 17 años.En el caso de Benedetti existen, sin embargo, varias razones para que su nombre haya empezado a circular de boca en boca. Nacido en Bogotá y criado en Antioquia, este jovencito no sólo es uno de los deportistas más importantes que tiene actualmente el país, sino uno de los de mejor futuro.
El palmarés de Benedetti es impresionante. Los cerca de 70 títulos que ha obtenido en su temprana carrera como golfista lo consolidan como uno de los atletas con más triunfos del país. Pero lo más interesante _y lo que eleva aún más el valor de sus triunfos_ es que cerca de la mitad de sus campeonatos han sido obtenidos en países como Estados Unidos, Japón y Argentina, en donde el golf tiene unos niveles de competitividad muy altos. Benedetti tiene, además, un mérito adicional que los conocedores no dejan de mencionar: a su edad, ninguno de los más reconocidos golfistas del mundo _incluido el fenomenal Eldrick 'Tiger' Woods_ logró sumar en su historia deportiva el número de participaciones internacionales que ha tenido el colombiano.
A pesar de toda esta gloria, alcanzada apenas en 17 años de vida y resumida en más de 150 trofeos que reposan en su cuarto de Medellín, Benedetti encontró hace poco lo que los expertos consideran como el comienzo de la consagración definitiva. En los últimos días del año pasado les arrebató a los 70 mejores jugadores juveniles del mundo el Orange Bowl International Junior Golf Championship disputado en la ciudad de Miami. Para algunos puede parecer un torneo más, pero la realidad es que se trata del evento juvenil más importante del mundo. Al obtener este triunfo el colombiano recibió el que para él se convirtió en el más preciado reconocimiento que ha recibido hasta ahora: ser declarado como el mejor jugador juvenil de golf del mundo.
Fue la primera vez en los 34 años de historia del torneo que un latinoamericano consiguió el prestigioso galardón, que en 1991 obtuvo 'Tiger' Woods."El recibía los títulos como si se acabara de comer un chicle, pero con este sí se emocionó... Al momento de la ceremonia el anunciador presentó a Camilo diciendo: 'les presentamos el reemplazo de Tiger Woods", recuerda Bertha Lucía de Benedetti, la madre del jugador.Algunos podrían creer que esas elogiosas palabras no eran más que cortesía hacia el campeón. Pero la realidad es muy distinta. Prueba de ello fueron los meses que los buscatalentos de distintas universidades estadounidenses _como Wake Forest, Arizona, Carolina del Norte o Stanford, donde estudió 'Tiger' Woods_invirtieron tratando de convencer a Benedetti de aceptar una beca a cambio de tenerlo en sus equipos.
Al final Benedetti decidió aceptar el ofrecimiento de la Universidad de Florida, en donde estudiará administración de empresas, por una razón: "Las otras me quedaban demasiado lejos de la academia de David Ledbeter _una de las grandes leyendas del golf_en donde practico en la actualidad", dijo Benedetti a SEMANA. Pero, ¿qué hace tan especial a este joven golfista? Según Germán Calle, experto en golf y columnista del periódico El Tiempo, "es un jugador muy seguro porque ha logrado una gran fusión, tanto en su 'swing' como mentalmente. No se puede jugar un buen golf sin esas dos actitudes, y eso lo ha logrado Camilo, lo cual permite que sea un jugador que no dude". Para Manuel de la Rosa, presidente de la Federación Colombiana de Golf, "lo que separa a Benedetti de los demás jugadores es justamente la parte mental ya que es analítico, estudioso y no se desespera. Y eso es muy importante en un juego en donde la parte mental es el 80 por ciento".
Otra de sus virtudes es la constancia: aun antes de tener uso de razón o de aprender a escribir todas las letras del abecedario, Camilo Benedetti se empecinó en buscar su futuro en los 18 hoyos de un campo de golf. Y si no hubiera sido porque desde siempre estuvo tan seguro de que lograría ser un buen golfista, y nunca ha ahorrado ningún esfuerzo para conseguirlo, es probable que hoy no estaría empezando a tocar el cielo con las manos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.