Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/10/1996 12:00:00 AM

DE SEGUNDA?

A PESAR DE QUE MUCHOS LA VEN SOLO COMO UNA PLATAFORMA DE LANZAMIENTO DE PILOTOS, LA FORMULA 3 ES IGUAL O MAS DIFICIL QUE LA FORMULA 1

Hace cerca de un mes a la oficina en Bogotá de Pablo Montoya, el padre del piloto Juan Pablo Montoya, llegó una carta desde Alemania. En ella el remitente, Walter Böhm, le contaba a Montoya que era un granaficionado desde hacía varios años a las carreras de automovilismo y que admiraba mucho a su hijo Juan Pablo. La misiva venía acompañada de un hoja diseñada con un formato especial en el que le solicitaba al joven corredor bogotano un autógrafo para agregarlo a la colección de firmas de corredores famosos que Böhm tenía. Para asegurarse de que los Montoya responderían su solicitud, incluyó en el sobre las estampillas necesarias para devolver la carta a Alemania y un stiquer con su dirección exacta para evitar que los colombianos cometieran algún error al escribirla. Pocos días después Pablo le envió el formato a su hijo a Inglaterra para que el corredor colombiano firmara la carta y se la devolviera a Böhm a Alemania.Para algunos esta puede parecer una simple y divertida anécdota. Pero más allá de que ese autógrafo haya sido solicitado por un fanático enfermizo de las carreras o por un hombre con un gran olfato para las futuras estrellas de la Fórmula 1, esa carta del alemán sencillamente deja ver la importancia que ha tomado la carrera automovilística de Juan Pablo Montoya. Al fin de cuentas, ¿a cuántos deportistas colombianos les envían cartas desde el otro lado del mundo simplemente para pedirles un autógrafo? Lo sorprendente de esto es que tal vez están más conscientes en el exterior que en Colombia de la importancia de haber llegado a correr en una categoría tan competida del automovilismo como la Fórmula 3 inglesa.La semana pasada, cuando Juan Pablo consiguió su primera victoria en la F-3, en la pista de Donington Park, y logró ubicarse de tercero en la clasificación general entre los 28 pilotos que están compitiendo en esta categoría, en el país ese triunfo acaparó algunos titulares en los periódicos, mientras que la exigente prensa inglesa se desbordó toda la semana en elogios para el automovilista colombiano.Y es que al igual que en la Fórmula 1, en la Fórmula 3 una victoria para las fábricas que compiten sencillamente es lo más relevante que les puede ocurrir. En esta categoría, la mayoría de las fábricas que compiten son aquellas que no están en la máxima categoría del automovilismo debido a los elevadísimos costos que demanda competir allí, pero que sin embargo son importantes empresas a nivel mundial que buscan, como lo hacen las que están en la F-1, demostrar que tienen una tecnología lo suficientemente avanzada como para ganar en la segunda categoría más destacada del automovilismo deportivo. En la Fórmula 3 firmas como Fiat, Opel, Toyota, Honda o Mitsubishi proporcionan los motores y parte de la infraestructura a cada equipo, con la única esperanza de que al final de cada válida puedan decir a los cuatro vientos que ellos fueron los ganadores. Un hecho que dice bastante sobre el elevado nivel tecnológico y de competencia que se maneja en estas carreras en Inglaterra ha sido la intervención de la firma Renault. Esta casa francesa, que durante los últimos cuatro años ha dominado el mundo de los motores de la Fórmula 1, proporcionándole a escuderías como la William o la Benetton las máquinas con las que se han coronado campeones mundiales de automovilismo, no ha podido nunca imponerse en la Fórmula 3 inglesa. La mejor posición que esta prestigiosa fábrica ha ocupado en la categoría en la que compite Montoya fue el puesto 11 en 1994.Ese fracaso generó un gran escándalo en Francia, ya que a muy pocos les cabía en la cabeza que la fábrica de los motores que han ganado los últimos cuatro años la Fórmula 1, no haya podido ni siquiera quedar dentro de los cinco primeros en la Fórmula 3. Esto se convirtió en algo casi vergonzoso para los franceses y por eso decidieron poner al frente de los motores Renault de Fórmula 3 al genio que fabricó los máquinas con las que han triunfado en la Fórmula 1, Bernard Dudot.Durante la temporada pasada Dudot se dedicó exclusivamente a trabajar en el diseño del motor con el que competirían este año en Inglaterra. Antes de comenzar las carreras, el francés había dicho que estaba completamente seguro de que en 1996 la Renault arrasaría en la Fórmula 3. En los medios automovilísticos todo el mundo estaba seguro de que así sería, pues al fin y al cabo Dudot siempre había cumplido con lo que prometía. Sin embargo, cuando se terminó la carrera en la que Juan Pablo ganó con su motor Mitsubishi, el propio Dudot fue el primero en reconocer públicamente que el nivel tecnológico que existe en la Fórmula 3 era demasiado elevado, y como consecuencia de esto una victoria allí es tan difícil como en la Fórmula 1.En Colombia para algunos esto puede no tener mayor significado, pero la verdad es que el caso de la Renault y el hecho de que una autoridad mundial en la materia como Dudot reconozca que esta categoría _que está un paso abajo de la Fórmula 1_ es tan complicada, hace que el triunfo de Montoya y su actual tercer lugar en el campeonato tengan una dimensión que tan sólo con el tiempo será posible comprender en un medio como el colombiano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.