Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/29/1998 12:00:00 AM

DESPUES DE LOS 30

A juzgar por las estadísticas, en Francia 98 predominará más la veteranía que la juventud.

Durante los últimos años dos temas han rondado a la selección colombiana de fútbol, y especialmente a su técnico Hernán Darío Gómez: la renovación y la edad de los jugadores. Desde el mismo instante enque el equipo quedó eliminado prematuramente de USA 94 distintos sectores en el país reclamaron a gritos la imperiosa necesidad de reemplazar a los futbolistas de la generación de Carlos 'El Pibe' Valderrama por otros más jóvenes y frescos. Con el correr del tiempo las críticas fueron arreciando y durante la campaña eliminatoria para Francia 98 tuvieron su punto más álgido. Gómez, a diferencia de otros técnicos del continente _como el argentino Daniel Alberto Pasarella_, decidió jugarse todas sus cartas dejando como base del equipo al mismo grupo de veteranos que había disputado los dos últimos mundiales. En contraste, la selección gaucha le apostó a un cambio generacional y armó la mayoría de su equipo con una camada de jóvenes promesas. Aunque las dos selecciones lograron la clasificación, en Colombia el temor de muchos aficionados por el desempeño en el mundial siguió latente. Y la razón principal es, según ellos, que el equipo está muy viejo. Mientras los argentinos estarán en Francia con un grupo que tiene 25,2 años de promedio, los colombianos asistirán a la copa mundo con un equipo de 28,7 años en promedio. Esta cifra _sumada al hecho de contar en el equipo con jugadores como Valderrama con 36 años, Anthony de Avila con 35 o Freddy Rincón con 32_ es motivo suficiente, según esos fanáticos, para dudar del desempeño colombiano en Francia 98. La realidad, sin embargo, es que si algo va a caracterizar este mundial es que la mayoría de las selecciones participantes no sólo no han desarrollado grandes procesos de renovación, como Argentina, sino que tienen promedios de edad similares _y en muchos casos superiores_ a los de Colombia. Es más, la decisión de 'El Bolillo' Gómez de llevar un buen número de veteranos es algo que también hicieron la mayoría de sus colegas. Basta ver los promedios de edad de los participantes en el mundial (ver recuadro). Lo anterior significa que si el éxito en Francia 98 dependiera simplemente de tener la edad adecuada la selección colombiana no tendría motivos para no desempeñar un papel decoroso en el certamen. Si Colombia falla en el mundial no va a ser porque tenga en sus filas a varios jugadores que sobrepasan los 30 años. Es más, el argumento podría muy bien jugar en el sentido contrario. Entrenadores reconocidos, como César Luis Mennotti y Mario 'El Lobo' Zagallo, han afirmado desde hace varios años que el promedio ideal de un equipo está entre los 28 y los 30 años. Un grupo de este rango le permite al entrenador encontrar un punto de equilibrio entre los jugadores experimentados y los novatos. Y el mejor ejemplo es el del propio Zagallo con la archifavorita selección brasileña. Su máxima figura, Ronaldo, tiene 22 años, pero su compañero de fórmula en el ataque, Romario, llega con 32 años cumplidos y el capitán del equipo, Dunga, será uno de los futbolistas de mayor edad en el campeonato. Y Brasil no es el único que llega a Francia 98 en esas condiciones. Igual pasa con otro de los grandes candidatos al título: Alemania. Los germanos tienen el grupo de futbolistas más viejos de todo los participantes, con un promedio de 32,5 años. De los 22 convocados, 15 superan la barrera de los 30 años y tan sólo Christian Ziege tiene menos de 26. Como si esto fuera poco, una de sus principales figuras será el segundo jugador de más edad en todo el mundial: Lothar Matthäus (ver recuadro). Para algunos puede parecer absurdo que muchos de los jugadores que estarán en Francia 98 participen en el certamen deportivo más importante del mundo después de haber cruzado la barrera de los 30 años. Sin embargo la realidad es que la situación está lejos de afectar la calidad del juego o representar un peligro para las aspiraciones de una selección. Simplemente se está corroborando la tesis que expusiera hace algún tiempo Diego Armando Maradona para explicar la ascendente presencia de jugadores veteranos en los equipos de fútbol. Según el astro argentino, el fútbol como profesión descubrió que la vida 'útil' de un jugador es más amplia de lo que se pensaba y ya no termina a los 25 ó 27 años. El talento madura y crece con los años y eso se verá en el próximo mundial, cuando los veteranos salten a la cancha dispuestos a restarle el protagonismo a las jóvenes figuras.
El viejo
Lothar Matthäus estará en Francia 98 con 37 años de edad. De los 704 jugadores que están en el campeonato será el segundo de mayor edad, detrás del escocés Jim Leighton, quien defenderá los colores de su país a los 40 años. A diferencia del británico, sin embargo, el alemán pasará a la historia en este mundial. Y no precisamente por ser uno de los más viejos. Ni por lo que haga dentro del campo de juego. Es más, no tendrá que anotar ni un solo gol. Ni siquiera será indispensable que toque el balón. Para figurar como una de las más grandes leyendas del fútbol Matthäus sólo necesitará estar dentro del terreno de juego cuando, el 15 de junio, el árbitro dé el pitazo inicial del partido entre Alemania y Estados Unidos. Con ese simple hecho habrá impuesto el impresionante registro de 22 participaciones en encuentros mundialistas. Algo que ningún otro jugador ha logrado. Pero esta no es la única marca por la que el delantero germano figurará en los libros. En dos semanas Matthäus habrá igualado el récord de cinco mundiales disputados. En 1982, con tan sólo 20 años, formó parte del equipo de Alemania que quedó subcam-peón del mundo, detrás de Italia. Cuatro años más tarde perdió con su selección la final del campeonato frente a la Argentina de Maradona. En 1990, con el 10 en la espalda y el brazalete de capitán, condujo a su país al título mundial. En USA 94 la suerte no estuvo de su lado y su equipo fue eliminado por la Bulgaria de Stoichkov. Francia 98 será su quinta copa del mundo. Antes de él, sólo el portero mexicano Antonio 'La Tota' Carbajal había logrado ese registro al jugar en los campeonatos de 1950, 54, 58, 62 y 66. Aunque con mucho menos éxito. Como si todo lo anterior fuera poco, con su participación en Francia 98 Matthäus ampliará su marca de 122 partidos internacionales defendiendo la camiseta de Alemania, consolidándose como el futbolista que más veces ha jugado en el equipo nacional en toda la historia de ese país. Lo increíble de esto es que hasta hace pocas semanas las posibilidades de lograr estas proezas eran bastante remotas para Matthäus por una simple razón: el entrenador Berti Vogts no lo iba a convocar. Desde finales del pasado mundial el técnico decidió prescindir de los servicios del líbero del Bayern München. La pronta eliminación de Alemania en ese torneo hizo que Vogts revaluara gran parte de sus estrategias, y entre ellas estaba la de quitarle a Matthäus el protagonismo que tenía en la selección. Optó, entonces, por designar como su hombre fuerte dentro del campo a Jurgen Klinsmman. La situación desencadenó una serie de violentos ataques y críticas de Matthäus contra el seleccionador y su compañero Klinsmman. Las relaciones entre ellos se deterioraron y la exclusión definitiva de Lothar, sumada a un período de lesiones, hacían improbable pensar que pudiera volver a la selección. Sin embargo las dos últimas temporadas con su club _en las que fue pieza importante para ganar los títulos del torneo local_, la presión de la prensa y, sobre todo, la del presidente del equipo, Franz Beckenbauer, ante la lesión de Mathias Sammer, hicieron posible que en dos semanas convirtiera en su reemplazo
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.