Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/16/2012 12:00:00 AM

Detrás de Manuela Vásquez

La piloto paisa que desde hace un tiempo corre por las pistas de Europa, logró hace poco la mejor clasificación en la historia de una mujer colombiana en la competiciones de autos. Acaba de terminar una buena temporada en la Copa Clio España y ahora que regresó a Bogotá, Semana.com habló con ella sobre la intimidad de su carrera.

Semana.com: ¿Cuál es su historia? ¿Cómo comenzó su carrera?
 
Manuela Vásquez: Soy de Medellín, nací en el año ochentaitantos... (risas). En el 84. Tengo 27 años, crecí en Medellín, estudié colegio y universidad allá. Soy diseñadora de espacios, pero mi sueño siempre había sido ser automovilista. La vida lo entretiene a uno en una ruta normal que lo obliga a cumplir con los objetivos del esquema social. Pero cuando terminé la universidad debía escoger entre ese prototipo de vida o jugármela por mi sueño. Tomé la mejor decisión.
 
Semana.com: ¿Desde cuándo conduce?
 
M.V.: Desde los seis años estoy manejando. Pero mi papá es médico y mi mamá psicóloga, así que no hay nadie que tenga que ver con automovilismo ni con deporte en mi familia. La primera vez que me monté en una máquina de competición fue a los 23. No se por qué no lo hice antes si era lo que amaba. Lo normal es que un automovilista comience muy temprano y a los 15 o 16 años ya esté compitiendo, pero yo pienso que nunca es tarde para cumplir los sueños.
 
Semana.com: ¿Cómo se siente en un deporte que tradicionalmente fue para hombres?
 
M.V.: Cuando entro al carro me imagino que soy un alma expresándose a través de un cuerpo, nada más. A los comentarios no les paro mucha atención, pero sí me pasa que hay mucha incredulidad, piensan que por ser mujer no lo voy a hacer bien. Lamentablemente las mujeres tenemos la fama de que manejamos mal, y llegar a cambiar esa mentalidad es complicado. Pero al final se dan cuenta que uno da tanto que ellos, los hombres, quieren dar más. Por supuesto, nunca faltan los chistes.
 
Semana.com: ¿Y en las calles, cómo conduce?
 
M.V.: Entiendo una cosa, y es que las calles son para transportarnos y nunca puedes hacer allí lo que haces en una pista. Las calles no están diseñadas para eso y hay personas, postes, perros y de todo. Yo disfruto del carro y me gusta manejar en la ciudad pero soy muy respetuosa. En la carretera, a veces si me emociono un poco más.
 
Semana.com: ¿Ha corrido en piques callejeros?
 
M.V.: He ido pero nunca he participado. En Medellín hacen unos impresionantes. Es increíble cómo los dirigentes no ven la necesidad de un autódromo, eso podría hacerlo legal. En alguna oportunidad que estuve, nunca vi a tanta gente reunida en las calles, por lo menos 5.000 personas. 
 
Semana.com: ¿Cómo es la vida de piloto? Uno escucha que andan en Europa corriendo y piensa que es una vida de estrella...
 
M.V.: Cuando yo soñaba con ser piloto, me imaginaba qué hacían ellos además de correr. A partir de eso cree unos videos que se llaman 'diarios de un automovilista' que muestran cómo es la vida fuera de las pistas. Nosotros nos quedamos en hostales de una o dos estrellas donde toca compartir el baño, dormimos en el camión, nos bañamos en las duchas de la pista... diría que es una vida de gitano, pero completamente emocionante. Conoces lugares increíbles que un turista normal nunca conoce.
 
Semana.com: ¿Y cómo es la convivencia con tantos hombres?
 
M.V.: En mi equipo todos son hombres. Es un trato muy respetuoso, pero desde chiquita he estado acostumbrada a eso. Siempre he tenido muchos amigos hombres. Ellos saben que soy muy relajada y que puedo ser como un parcero más del grupo. Luego, en la Clio España hay dos mujeres más compitiendo.
 
Semana.com: Hace poco estrenó su programa de televisión…
 
M.V.: Empezamos en octubre del año pasado y ya vamos para el quinto capítulo. Se transmite en promedio una vez al mes y se repite cinco veces en Speed Channel. Me gusta mucho la adrenalina y estar frente a una cámara te produce eso. Además, es transmitirle al mundo el talento colombiano en los deportes motor.
 
Semana.com: ¿Después de la Copa Clio España qué viene?
 
M.V.: Nuestro objetivo con el equipo es llegar al campeonato mundial de turismo. Los otros dos pilotos, un rumano, un español y yo, estamos preparándonos para eso. Mi sueño grande es la Deutsch Tourism Master que es una categoría mundial. 
 
Semana.com: ¿Cómo se entrena para cumplir sus metas?
 
M.V.: Aunque no somos atletas, sí tenemos que entrenarnos mucho. Cuando vas en un carro no estás proporcionándole la energía a la máquina, pero cuando empiezas a correr a altas velocidades empiezas a sufrir las consecuencias de las fuerzas G. Cuando vas muy rápido y frenas para una curva la desaceleración es muy fuerte y el cuerpo lo asume todo, así que debes ser muy fuerte en el cuello y en todo el cuerpo. Además son carreras muy largas a temperaturas extremas, los carros son cerrados y llegan a temperaturas de más de 60 grados. Te puedes desmayar o cometer errores muy peligrosos. Entonces es clave el entrenamiento físico. Nosotros perdemos hasta dos o tres kilos por carrera.
 
El entrenamiento mental también es fundamental. Usamos técnicas como la visualización. Haces prácticamente toda la vuelta pero en tu cabeza, como si estuvieras de verdad, la revives. Eso te genera un trabajo psicológico que te permite llegar a la pista y hacerlo casi de manera automática. 
 
Semana.com: ¿Tiene alguna cábala?
 
M.V.: Hay cosas que te tranquilizan antes de la carrera. A mi me encanta una ducha caliente la noche anterior, y también la música, tengo un 'play list' para la previa de la carrera. Y la cábala… siempre ropa interior roja y al revés, medias rojas y al revés y siempre llevo mis manillitas de la Virgen. En la pregrilla, justo antes de arrancar, toco la medallita de la Virgen en el carro y me doy la bendición.
 
Semana.com: Un mensaje para los fanáticos del automovilismo...
 
M.V.: Que apoyen este deporte, y que sepan que hay mucha gente talentosa que solo necesita que crean en ellos. Por eso tengo este tatuaje 'belive' porque hay que creer en los sueños, en las metas y vivir la vida día a día con una filosofía: si lo crees lo puedes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.