Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1997/07/14 00:00

DIAS DE GLORIA

Colombia se ha consolidado como potencia continental y mundial en una serie de deportes que hasta hace pocos años estaban relegados a un segundo plano en el país.

DIAS DE GLORIA

En Colombia durante los años 80 sólo se hablaba de las proezas ciclísticas de Luis Herrera y Fabio Parra por las carreteras europeas. En la década de los 90 los caballitos de acero y los escarabajos fueron reemplazados en el corazón de la gente por una nueva pasión: la Selección Colombia de fútbol. La realidad, sin embargo, es que _a pesar de su popularidad y de los triunfos alcanzados_ no ha sido en esos deportes en los cuales Colombia ha logrado sus mayores títulos. Desde hace pocos años son algunas disciplinas relegadas por el fútbol y el ciclismo a los espacios secundarios de las páginas deportivas las que le dan prestigio al país.Desde mediados de los 80 el golf colombiano ha venido cosechando títulos a nivel mundial. Las selecciones prejuveniles y juveniles han conseguido durante la última década, en forma casi ininterrumpida, el título de campeones latinoamericanos. Y no han faltado los títulos mundiales, como los de Eduardo Herrera, campeón mundial aficionado, y Eilen Katherine Vargas, tricampeona mundial infantil, por mencionar sólo dos (ver SEMANA #764). Pero si hay alguien quien pueda dar una idea de la dimensión que el golf colombiano tiene en el contexto internacional hoy en día es María Isabel Baena, considerada la máxima promesa femenina a nivel mundial. Esta pereirana de 20 años de edad, que fue campeona suramericana prejuvenil, juvenil y de mayores, y campeona mundial prejuvenil y juvenil, ha logrado entre otras distinciones el ser escogida como la mejor jugadora aficionada de Estados Unidos _país en donde ocupa el primer puesto del ranking femenino_ en 1996 y 1997, y los especialistas vaticinan que será un fenómeno golfístico de la magnitud de Tiger Woods. Gracias a ella y a la hegemonía suramericana de los colombianos, varios golfistas criollos han sido reclutados por universidades norteamericanas. Y lograr esto en un país golfistico como Estados Unidos dice bastante del nivel nacional. Pero si este deporte es uno de los que más prestigio le ha dado al país, el que más títulos le ha otorgado es el patinaje sobre ruedas. En 1995, el 66 por ciento de todas la medallas y títulos mundiales que ganaron deportistas nacionales en diferentes disciplinas fueron conseguidas por patinadores, quienes obtuvieron 110 de las 168 medallas ganadas por colombianos . El año pasado esa cifra llegó al 94 por ciento, al terminar el patinaje el año con 171 _27 en el mundial de Barrancabermeja_ de las 182 preseas conseguidas por atletas criollos . Pero los triunfos no son algo nuevo para este deporte _que se practica en más de 100 países_, en el que desde hace más de un lustro Colombia figura internacionalmente dentro de los cinco primeros (ver SEMANA #758). La consolidación internacional, sin embargo, llegó el año pasado cuando durante el mundial juvenil de Barrancabermeja los colombianos finalizaron en el primer lugar de la tabla, desbancando a las potencias de este deporte: Italia y Estados Unidos.Además del golf y el patinaje, disciplinas como las pesas, los bolos, el esquí y el polo acuáticos han puesto su granito de arena para bañar de oro a Colombia en los últimos años con títulos continentales y panamericanos (ver gráfico). Todo gracias a dos factores. El primero _común en casi todas las federaciones que manejan los deportes mencionados_ fue una planificación iniciada hace cerca de 10 años, la cual se basó en la contratación de profesores altamente capacitados que comenzaron a trabajar con niños que ahora son los campeones juveniles. Y el segundo fue el incremento vertiginoso en el número de practicantes, clubes y ligas en estos deportes. Lo irónico del asunto es que, como afirmaron la mayoría de presidentes de estas federaciones involucradas, los títulos y campeonatos han sido posibles gracias a la autofinanciación de los deportistas o al apoyo de la empresa privada, ya que por los limitados recursos las federaciones no pueden ayudar significativamente a sus atletas. Como lo reconoce Ignacio Pombo, director de Coldeportes, los triunfos han sido conseguidos por "desarrollos aislados y generación espontánea, ya que no ha habido una política de gobierno que los impulse".Nunca es tarde para corregir, sin embargo. Por eso lo importante ahora, que estas disciplinas han demostrado que pueden darle títulos importantes al país y que han formado una cantera de deportistas que pueden seguir garantizando triunfos, es que los ambiciosos planes que tiene Coldeportes en la actualidad _apoyo a centros de formación y desarrollo de infraestructura deportiva, entre otros_ no se queden en letra muerta para asegurar que los títulos no sean flor de una temporada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.