Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/24/2015 4:22:00 PM

Así se reorganizó el fútbol colombiano sin Luis Bedoya

El barranquillero Ramón Jesurún fue confirmado como presidente de la Federación y Jorge Perdomo es el nuevo presidente de la Dimayor. Así se movieron las fichas del poder del fútbol.

El fútbol profesional colombiano se sigue recuperando tras la sorpresiva renuncia del otrora todopoderoso Luis Bedoya. Este martes hubo asamblea extraordinaria de la Dimayor, que congrega a los 36 equipos del rentado nacional, para confirmar oficialmente a Jorge Fernando Perdomo como el nuevo presidente del organismo.

Perdomo remplazará en el cargo a Ramón Jesurún que es el nuevo presidente de Federación Colombiana de Fútbol en remplazo de Luis Bedoya. Era un enroque cantado. La decisión fue tomada unánimemente, según informaron desde la Dimayor. La prensa especializada confirmó que los nombramientos se habían definido mucho antes.

El ascenso de Ramón Jesurún fue confirmado en Santiago de Chile justo antes del partido entre la Selección Colombia y su similar de Chile. Fuentes allegadas a la Federación sostienen que Jesurún fue aprobado por los nuevos directivos que han ascendido en la escala de poder en la Conmebol. “Tras la caída de los antiguos presidentes de la Confederación una nueva generación de directivos tomará las decisiones a nivel continental”, aseguran las fuentes.

En el ámbito local también hubo movimientos de poder. El nombre de Jorge Fernando Perdomo sonó desde el momento que renunció Luis Bedoya. Pero no era el único aspirante al cargo. También sonaron los nombres de Cesar Pastrana, presidente de Santa Fe, y el de Mauricio Correa, actual gerente de Win Sport.

El primero declinó su aspiración, mientras que el segundo no habría encontrado el suficiente respaldo. El tema se discutió y aprobó el día del partido entre la Selección Colombia y Argentina en Barranquilla.

En ese cónclave en  la arenosa no sólo se definió el nombre de Perdomo como presidente de la Dimayor, sino que también revisaron los contratos de derechos de televisión y publicidad. Vale recordar que el fútbol colombiano tiene contratos de exclusividad con Win Sports (RCN y DirecTV) en cuanto a la televisión y con Bavaria (con su marca cerveza Águila) como patrocinador oficial.

Aunque la decisión oficial fue unánime hubo posiciones distintas durante la asamblea. Medios especializados indicaron que, al menos dos equipos profesionales, propusieron que una persona externa al fútbol se convirtiera en la cara visible de la Dimayor. La propuesta no tuvo la suficiente acogida y fue descartada en poco tiempo.

También trascendió que varios equipos pidieron una revisión respecto a la distribución de recursos por derechos de televisión. Además, se supo que el Deportivo Cali propuso un nuevo formato para los torneos profesionales. La propuesta fue descartada, también, y los campeonatos se jugarán con sistema actual en 2016.

El misterio de Bedoya

Lo primero que preguntaron los periodistas apostados a la salida de la asamblea fue por Luis Bedoya. El paradero del  otrora 'duro' del fútbol colombiano sigue siendo un misterio. Los directivos consultados sólo atinaron a responder que “las razones de su renuncia sólo las conoce él”.

Sigue siendo muy poco lo que se sabe del dirigente risaraldense. Se ha dicho que está en Nueva York preparando su posible defensa para enfrentar a la Justicia norteamericana que adelanta el caso conocido como el FIFA-Gate.

El reordenamiento del fútbol colombiano promete tener más capítulos en los próximos días. Por ahora, los ocho equipos clasificados a la fase final del torneo clausura 2015 se preparan para disputar una nueva estrella.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.