Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/2001 12:00:00 AM

Duro revés

Los tenistas latinoamericanos defraudaron en Australia. Pero esto no significa que no puedan ser protagonistas en la presente temporada.

No ha sido un buen comienzo de año para los latinoamericanos. La expectativa que generó Marcelo Ríos, tras obtener en la primera semana del año el título de Qatar, se vio opacada muy rápido con su caída en la primera ronda en el Abierto de Australia ante el español Carlos Moyá. Lo mismo sucedió con el brasileño Gustavo Kuerten, quien sucumbió en la segunda ronda del torneo ante el potente saque del británico Greg Rusedski. ‘Guga’, con el peso de ser el número uno del mundo, lució tenso y no pudo demostrar el poderío que evidenció en Lisboa cuando derrotó sin compasión a André Agassi en su último partido del año pasado. Pero igual suerte corrieron otros grandes exponentes latinoamericanos. El ecuatoriano Nicolás Lapentti fue eliminado por Tim Henman. El argentino Agustín Calleri cayó con Todd Martin; Mariano Zabaleta perdió en segunda ronda con el ruso Mikhail Youzhny; Franco Squillari fue superado por el canadiense Daniel Nestor; los también argentinos Guillermo Cañas y Guillermo Coria tampoco pudieron pasar de la segunda ronda, mientras que el brasileño André Sa fue vencido por el belga Christopher Rochus.

El mejor latinoamericano en este primer Grand Slam del año ha sido el joven argentino, de 21 años, Juan Ignacio Chela, quien se tuvo que batir en la tercera ronda ante Pete Sampras.

Aun así los expertos auguran un excelente año para Argentina, Brasil, Chile y Ecuador. A pesar de su derrota en Australia, Kuerten, considerado el reemplazo del legendario Tomas Koch, tiene el talento suficiente para mantenerse en las primeras posiciones del escalafón. Su notoria mejoría en las canchas rápidas le ha dado el equilibrio para batirse ante los grandes. Este ha sido uno de los aspectos en el que más han trabajado los entrenadores de tenistas latinos, pues tanto Squillari como Mariano Puerta y el propio Lapentti han demostrado un mayor rendimiento en las canchas de polvo de ladrillo.



Un gran semillero


Argentina es el país que tiene mayores alternativas. Sus esperanzas no están centradas en un solo nombre sino en seis o siete jóvenes que ya son populares dentro del circuito y tienen amplia experiencia: Squillari, Zabaleta, Coria, Puerta, Calleri, Gaudio…

Por otra parte Kuerten y Ríos, quienes ya han estado al frente de la clasificación mundial, no pasan de los 25 años, tienen las mejores condiciones físicas pero deben que superar algunos problemas. Según la prensa especializada el brasileño debe imprimirle mayor potencia a su saque pues, a pesar de su 1,91 metros de estatura, sus adversarios advierten que el servicio podría ser mejor. En el caso del chileno su mayor obstáculo sigue siendo su temperamento. Cuando se lo propone parece invencible pero sus repetidas actitudes displicentes dentro de la cancha opacan sus condiciones. Lapentti recuerda el juego alegre y vistoso de su compatriota Andrés Gómez y este año tiene como propósito colarse en los primeros lugares de la ATP.

En medio de un panorama bastante positivo para los vecinos Colombia sigue muy lejos de alcanzar el nivel de grandes torneos. A pesar de que lentamente se está llevando a cabo una renovación ningún tenista nacional se asoma dentro de los 150 primeros del mundo. La caída al grupo 2 de la zona americana de la Copa Davis, luego de la derrota sufrida ante Argentina, no deja de preocupar. Nadie duda de las capacidades de Pablo González, Michael Quintero y de Alejandro Falla pero parece que el proceso no será tan rápido como muchos quisieran, más si se tiene en cuenta que Mauricio Hadad y Miguel Tobón dejaron de ser protagonistas del circuito hace un buen tiempo.

Por lo pronto las expectativas en torno a los latinoamericanos son cada vez más grandes. El admirado Guillermo Vilas, con dos títulos en el Abierto de Australia, uno en el Roland Garros y uno en el US Open en su amplia carrera, puso un punto muy alto. Pero el actual éxito de varios exponentes del continente dan tranquilidad. No se habla del futuro sino del presente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.