Viernes, 20 de enero de 2017

| 2004/02/29 00:00

El año de la esperanza

Juan Pablo Montoya comienza su cuarta temporada en la Fórmula 1 con el desafío de ganar el título del campeonato más reñido de los últimos años en la máxima categoría del automovilismo.

El monoplaza de Juan Pablo Montoya para 2004 sufrió un cambio radical en su diseño. Según el corredor colombiano la nueva configuración aerodinámica ha demostrado ser muy confiable y estar en capacidad de ofrecer las herramientas para competir por el título.

El circo de la Fórmula 1 abre de nuevo sus puertas en el circuito de Melbourne, Australia. A partir del próximo domingo (sábado en la noche en Colombia) los motores empezarán a rugir y la magia de una nueva temporada impregnada a gasolina, neumáticos quemados, gloria y derrota comenzará a acelerar el corazón de los amantes de la velocidad. Ferrari, el envalentonado campeón de los últimos años, volverá a las pistas con la seguridad que dan los laureles, y su piloto principal, Michael Schumacher, desde ya se pasea por los boxes con la esperanza de alcanzar su séptimo título.

Juan Pablo Montoya, con su pilotaje imaginativo y valiente, comienza su última temporada como piloto del equipo Williams antes de cambiar, el próximo año, a la escudería McLaren. El colombiano, a quien los especialistas lo ubican nuevamente como el único piloto capaz de desafiar a Schumacher, arranca 2004 con el desafío de despedirse de la casa inglesa, llevándose el campeonato mundial. Y puede lograrlo. Su nuevo monoplaza, el FW26, es un carro que aunque parece un 'batimóvil', debido al radical cambio en su configuración aerodinámica, demostró la pretemporada tener las calidades técnicas para pelear el título. Dos circuitos nuevos, en China y Bahrein, hacen parte de las novedades importantes de este año.

Aunque el motor BMW de la Williams sigue siendo uno de los más potentes de la grilla, la nueva regla que implica el empleo de un solo motor que deberá resistir el trajín de todo el fin de semana de competencia, el doble del año pasado, representa un factor que sin duda alguna será determinante durante las carreras. Las cartas están sobre la mesa y sólo queda esperar para saber qué pasará en la que se pronostica será una de las temporadas más interesantes de los últimos años.







¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.