Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/19/2013 12:00:00 AM

2013, el año horrible de Lionel Messi

Acusado de evadir al fisco español, lesionado y ahora envuelto en una trama de lavado de dinero, el astro termina un año para olvidar.

Es posible que a las doce de la noche de este 31 de diciembre Lionel Messi respire aliviado y exclame: “por fin”. A pesar de haber ganado la Liga con el Barcelona y de haber conseguido con relativa comodidad, con Argentina, la clasificación al Mundial de Fútbol, el año que se va ha sido el más horrible en su fantástica carrera deportiva.

A su entrenador catalán, Tito Vilanova, se le agudizó una dolorosa enfermedad que lo obligó a dejar su oficio. El primer semestre, Messi y sus compañeros del Barcelona vivían pendientes de los partes médicos del hombre que los guiaría a un nuevo título. Por esta circunstancia, la celebración fue más bien parca.

Messi emprendió unas vacaciones extrañas. Con todos los medios a su disposición pudo haberse ido para una isla a disfrutar del sol y de su familia pero decidió meterse, dicen que por pedido de su padre Jorge Messi, una caótica gira de más de 40.000 kilómetros para jugar unos partidos amistosos cuyos beneficios en teoría iba para obras sociales. La plata nunca llegó a su destino sino que lo más grave es que ahora se investiga si en realidad algunos de estos encuentros fueron utilizados por la mafia colombiana para lavar dinero del narcotráfico.

Al llegar de las vacaciones, Messi debió ir a los juzgados para atender una acusación por evasión de impuestos. El jugador alegó que él no era responsable de manejo de sus finanzas pero aceptó su responsabilidad y pagó 10 millones de dólares de “manera voluntaria” para evitar ir a la cárcel.

Entre tanto, llegó al Barcelona el técnico argentino Gerardo 'Tata' Martino quien tenía la casi imposible misión de ganar, jugar bien y hacer olvidar los éxitos de Pep Guardiola y de Tito Vilanova. El Barcelona ha mostrado una enorme eficacia en los resultados pero los dos últimos propósitos no los ha logrado: a los aficionados no les gusta estéticamente el equipo y muchos añoran cada vez más la presencia del ahora entrenador del Bayer de Múnich.

Messi, por si fuera poco, empezó a recaer en una serie de lesiones que se agudizaron al extremo de sacarlo definitivamente de las canchas. Ahora está en Buenos Aires en una lenta y cuidada recuperación.

Pero en todo el mundo, poco se habla del esfuerzo para volver a ser el mejor del planeta. Se discute si la gente que lo maneja utilizó o no su figura para lavar dinero. La empresa que gestiona sus derechos, Lionel Messi Management (LMM), ha negado mediante un comunicado las informaciones que apuntan al padre del jugador de estar siendo investigado supuestamente por blanqueo de dinero.

El diario El Mundo informó que la Guardia Civil está investigando por blanqueo de capitales procedente del narcotráfico a la sociedad organizadora de los partidos benéficos ‘Amigos de Messi’, y entre ellos estaría Jorge Messi, a quien la información del periódico sitúa en el “epicentro” de los movimientos de una trama de blanqueo.

Son tantas las noticias en su contra que ya desde el club se habla de una campaña orquestada para perjudicar al futbolista.

El portavoz y secretario del Barcelona, Toni Freixa, asegura que sería “mezquino” que algún medio hiciera una campaña contra Leo. Lo cierto es que así termina un año horrible para el futbolista y que seguro no empezará un 2014 como él hubiera deseado.

En efecto, en los primeros días de enero se entregará el Balón de Oro y es casi seguro que lo gane su gran rival en los campos, el portugués Cristiano Ronaldo. Quien, al contrario, ha tenido un año fantástico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.