Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/16/1996 12:00:00 AM

EL AS BAJO LA MANGA

La sorpresiva participación de Thomas Muster le otorga al World Series la cuota de prestigio que sus organizadores estaban buscando.

El tema que acaparará la atención de los colombianos aficionados al tenis durante las próximas semanas será la participación del austríaco Thomas Muster en el Cerveza Club Colombia Tennis World Series, que se celebrará entre el 7 y el 15 de septiembre en Bogotá. Y no será para menos, pues para ellos será algo comparable a lo que representaron para los melómanos los conciertos de Elton John o Luciano Pavarotti Algunos posiblemente crean que el austríaco aceptó jugar en Colombia como una complacencia especial con el país o simplemente porque quiere recordar su paso de hace 12 años por estas tierras, cuando ganó un torneo juvenil en Barranquilla. Sin embargo las razones de la participación de Muster en el torneo capitalino parecen ser muy distintas. La primera de ellas es que la empresa patrocinadora del evento, Bavaria, le pagará al europeo 250.000 dólares sólo por aparecer en la cancha. La segunda es que Muster sabe que los otros 23 jugadores del campeonato están ubicados entre los puestos 51 y 180 del escalafón profesional, lo cual, sobre el papel, lo deja con todas las posibilidades de llevarse, adicionalmente, los 43.600 dólares y los 150 puntos que recibirá el ganador del certamen. Otro motivo que podría haber influido es que a pesar de que en la misma fecha de realización del torneo colombiano se jugarán dos World Series más _en Francia y Rumania_, que ofrecen mayores premios y puntos, sin duda alguna el de Bogotá es el que le da más beneficios a Muster. El torneo francés se disputa sobre superficie dura, en la cual el austríaco no es experto, y aunque el torneo rumano se juega en cancha de polvo de ladrillo, viajar hasta Bucarest le implicaría un mal negocio, pues 15 días después de que finalice el World Series de Bogotá, tiene que trasladarse a Brasil para disputar la Copa Davis. Aparentemente estas serían las reales motivaciones de Muster para pisar las canchas capitalinas. Pero pese a lo anterior no hay que desconocer que lo verdaderamente importante es que el público colombiano podrá ver en acción a una superestrella del tenis internacional. Y esta es una oportunidad que no pasa todos los años en el país. El duro En la actualidad este jugador zurdo ocupa el segundo puesto en el escalafón de la Asociación de Tenistas Profesionales _ATP_, detrás del estadounidense Pete Sampras. Desde la última vez que estuvo en Colombia su palmarés y su fama han crecido en una forma meteórica (ver recuadro). Hoy es catalogado dentro del circuito profesional como el mejor jugador del mundo en canchas de polvo de ladrillo. Tan sólo en 1995 ganó 12 títulos en 14 finales disputadas, hazaña que en la historia del tenis tan sólo es superada por el récord vigente del argentino Guillermo Vilas, quien en 1977 consiguió 14 victorias en campos lentos en el mismo lapso. Muster llegará al World Series con un récord de 47 torneos ganados en campos de polvo de ladrillo, lo cual lo convierte en el segundo jugador en la historia de la ATP con más títulos obtenidos en esta superficie, detrás de Vilas, quien se impuso en 68 campeonatos . Según Enrique Gamboa, director de los torneos profesionales de tenis para Colombia, la clave para que Muster haya conseguido ubicarse en la cima del deporte blanco se debe a que"desde sus inicios como profesional ha basado su éxito en dos aspectos fundamentales: una condición mental muy fuerte y un despliegue físico superior al de sus rivales". Esa condición mental a la que se refiere Gamboa fue la que le permitió recuperarse en seis meses del accidente que le rompió los ligamentos de su rodilla izquierda en marzo de 1988, cuando fue atropellado por un conductor ebrio en Miami. Pero sin duda alguna es su gran estado físico el que le ha dejado encontrar en las canchas de polvo de ladrillo el terreno ideal para ganar. Esta superficie, sobre la cual las bolas pierden entre un 20 y un 25 por ciento de su velocidad al picar en el polvo, exigen un desgaste físico muy grande para la mayoría de los participantes del circuito, quienes actualmente basan su juego en saques y voleas potentes. Mientras ellos tratan de ganar el punto en tres o cuatro bolas, Muster es capaz de sostener un ritmo elevado de juego durante 10 ó 15 bolas seguidas, lo cual aparte de ser un gran espectáculo para el público termina destruyendo a los contrincantes. Esta fortaleza también le permite ser el tenista que más torneos juega en una temporada de la ATP. En promedio, Muster participa en 40 campeonatos por año, más del doble de los que juegan Agassi o Sampras. Con esta fórmula consigue sumar los puntos necesarios para ubicarse en los primeros lugares del escalafón profesional. Aparte de esto, lo cierto es que con la participación de Muster el World Series ha ascendido en escasos tres años a lugares de privilegio entre los campeonatos tenísticos latinoamericanos, lo cual es un importante precedente para que la visita de las grandes figuras no sea ocasional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.