Martes, 16 de septiembre de 2014

| 2013/01/23 00:00

El contrato de la vergüenza en el fútbol

El caso de Jhonny Ramírez, quien en el papel ganaba solo un salario mínimo, desata el escándalo.

Esta es la imagen del contrato de Ramírez con Chicó que circuló por redes sociales este miércoles. Foto: .

El escándalo generado por unas afirmaciones del presidente de Itagüí Ditaires, Fernando Salazar, reavivó la polémica por el manejo de los clubes del fútbol colombiano y su relación laboral con los jugadores.

Salazar llamó “prostitutas vestidas de uniforme” a los futbolistas cuando se discutía en asamblea de la División Mayor del Fútbol Profesional Colombiano (Dimayor) el caso del jugador Jhonny Ramírez, de Millonarios, que tiene un litigio con el Chicó, equipo con el que tenía contrato vigente.

Tras la polémica, se conoció que el contrato de Ramírez con Chicó estipulaba un salario por 515.000 pesos, el salario mínimo legal vigente en 2010, la época en que se firmó el documento.

Pero el directivo de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) Carlos González Puche explicó a Semana.com que esa cifra no es real. “Hay algunos clubes que para eludir el pago de parafiscales y seguridad social suscriben contratos con salarios por una cifra muy inferior al ingreso real”, dijo.

“No es que el jugador se ganara 500.000 pesos, ningún jugador se gana eso. Lo que pasa es que algunos clubes establecen esas cifras para la cotización de salud y pensión. Pero la normativa laboral establece que eso es un fraude”, dijo González telefónicamente a Semana.com

El directivo de Acolfutpro, entidad que agremia a los jugadores colombianos, agregó que hasta hace poco tiempo muchos jugadores incluso no tenían seguridad social. Y que esta problemática se discute cada vez que hay un escándalo como las declaraciones de Salazar, pero que no se toman medidas efectivas para superarla.

Según González, equipos como América, Cartagena, Chicó, Depor de Aguablanca y Patriotas son los que recurren a estas prácticas. Pero reconoció que otros clubes como Junior, Millonarios, Nacional y Santa Fe se ajustaron a la normativa y son cuadros “cumplidores”.

¿Siguen los pactos?

Otro de los puntos generados por la polémica es la supuesta existencia de “pactos” entre los directivos de los clubes para vetar la contratación de jugadores.

En la asamblea de la Dimayor, Salazar dijo que “cuando queremos a un jugador, siempre buscamos a los presidentes, porque si no, estamos sentando precedentes muy graves y estamos abriendo las puertas a estos sinvergüenzas para que mañana se vendan al mejor postor”.

Estas declaraciones recordaron la denuncia hecha por Acolfutpro y algunos jugadores que señalaron que entre los equipos profesionales existía un acuerdo para evitar la contratación de aquellos futbolistas que reclamaran sus derechos deportivos cuando se vencieran los contratos, tal como lo establece la normatividad de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA).

“Las reglas internacionales de la FIFA impiden restringir a los jugadores de fútbol el derecho al trabajo. El señor Salazar y el señor Pimentel son directivos que no entienden que esto ha cambiado”, dijo González Puche.

El vocero del gremio de futbolistas reclamó que el gobierno nacional “nunca ha hecho nada para darle solución a este problema, que es a través de una convención colectiva”, según afirmó.

“¿Por qué el gobierno permite que los clubes mantengan ese pacto?”, se preguntó González Puche.

Habla Ramírez

En diálogo telefónico con Semana.com, Jhonny Ramírez confirmó la situación denunciada por González Puche: “Uno firma un contrato por el salario mínimo pero uno recibe otro valor. Yo era consciente de lo que hacía”, sostuvo. Sin embargo, el jugador prefirió mantener la reserva del valor real de lo que percibía.

Ramírez explicó además que firmó con Millonarios por contar con mejores condiciones labores y porque dio terminación del contrato con Chicó por justa causa. “Chicó recibió de Millonarios una cifra de 150 millones de pesos por mi préstamo y no recibí el porcentaje que me correspondía, del 8 por ciento”, dijo.

“Además reclamé la ‘Ley María’ y me la negaron porque no tenia las suficientes semanas cotizadas”, agregó.

Sobre las afirmaciones del presidente de Itagüí, el volante al servicio de Millonarios dijo que “esas no son las palabras de un dirigente deportivo. Son de otro contexto y hay que corregirlas”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×