Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/2/2006 12:00:00 AM

El dueño del balón

Por tercera vez en la historia un defensa gana el trofeo del mejor futbolista de Europa. La revista 'France Football' galardonó a Fabio Cannavaro

E l año 2006 será inolvidable para el italiano Fabio Cannavaro. El 20 de mayo salió campeón con la Juventus, aunque luego ese título se lo quitaron a la Vecchia Signora por arreglar partidos. El 9 de julio, día en que completó 100 partidos internacionales con la camiseta azzurra, en el estadio Olimpia de Berlín, levantó la Copa del Mundo, el trofeo más codiciado por cualquier futbolista. El 19 de julio, tras lucir su trofeo en el Circo Massimo de Roma ante millares de italianos, fue fichado por el Real Madrid por la no despreciable suma de 10 millones de euros. La semana pasada, para completar un semestre de gloria, 52 periodistas lo eligieron como el mejor jugador de Europa, votación que le mereció el balón de oro que otorga la revista France Football todos los años.

Cannavaro se convirtió en el cuarto jugador italiano en ganar el balón de oro, tras Gianni Rivera (1969), Paolo Rossi (1982) y Roberto Baggio (1993). Y en el séptimo que juega en el Real Madrid después de Di Stéfano (1957 y 1959), Raymond Kopa (1958), Ronaldo (1997 y 2002), Zidane (1998), Figo (2000) y Owen (2001). Su galardón, sin embargo, ha sido cuestionado. El mismo Rivera, el 'Bambino de Oro', una de las leyendas del fútbol italiano, dijo para una emisora italiana que Fabio Cannavaro ha sido galardonado gracias a que no juega en el fútbol de ese país y que las voladas del portero Gianlugi Buffon (segundo puesto) valían más que sus cierres y rechazos. El mítico Johan Cruyff, en su columna semanal del diario la Vanguardia de España, también manifestó su desacuerdo. "Respetando que sea para Cannavaro, para mí el fútbol es más que defender, escribe Cruyff, Beckenbauer también lo ganó siendo defensa, pero era un jugador ofensivo, mientras que el central del Real Madrid es un defensa puro y duro". Matthias Sammer (1996), por su parte, es el otro defensa alemán del hall de los balones de oro.

El caso es que Cannavaro hoy está feliz. Desde París, donde recibió el galardón, les dedicó el premio a los niños de su natal Nápoles y a los hinchas madrileños. Afirmó que su victoria es doble por el hecho de ser defensa y aseguró que "algunos gestos defensivos valen más que ciertos goles fáciles de meter".

Si se repasa la hoja de vida del napolitano, de todas formas, las discusiones sobran. De sus 34 años de vida, 26 se los ha dedicado al fútbol. A los 8 años ingresó al equipo Italsider di Bagnoli. A los 11, debutó con el Napoli y levantó el trofeo del Campeonato de Estudiantes. A los 16 se convirtió en recogebolas del estadio San Paolo en la época que allí jugaba Diego Armando Maradona y en 1990 desempeñó esa tarea en la semifinal del Mundial de Italia 90 en la que Argentina eliminó a su país.

Su gran sentido de la anticipación, agresividad, potencia y un sobresaliente salto que le permite ganar casi todos los mano a manos aéreos, a pesar de sus 1,76 metros de estatura, le permitieron debutar en el Nápoles como profesional, en 1992. Tres años después lo fichó el Parma, donde formó una de las defensas más recordadas del fútbol italiano, junto con el portero Gianluigi Buffon y el francés Lilian Thuram. Aquel equipo conquistó una Copa de la Uefa, dos Copas de Italia y una Supercopa. Un paso fugaz por el Inter fue el salto para que en 2004 se convirtiera en defensor central de la Juventus, donde jugó dos temporadas bajo las órdenes de Fabio Capello, con quien decidió continuar su carrera futbolística ahora en las encopetadas filas del Real Madrid. "El méster es un entrenador muy exigente. Vigila hasta el mínimo detalle. Es un ganador y hace todo lo que está a su alcance para trasmitir ese deseo a sus jugadores", dijo Cannavaro, de Capello, en entrevista para el diario El País de España.

En las divisiones inferiores de la selección italiana, Cannavaro vaticinó la gloria: salió campeón de Europa Sub-21 en 1994 y 1995. El 22 de enero de 1997 debutó con la selección de mayores con victoria ante Irlanda del Norte por dos goles a cero. Desde entonces no ha dejado de jugar con la 'nazionale'. Participó en las fases finales de las copas del Mundo de 1998 y 2002 y sus presentaciones con la selección italiana sólo las superan Paolo Maldini (126) y Dino Zoff (112). En 2006, bajo su capitanía, llevó a Italia al título mundial y en los vestuarios fue el encargado de celebrar al son de cantos napolitanos una alegría que le era esquiva a Italia desde el Mundial de 1982.

Ganar la Champions

League, la liga española y terminar de acomodarse con su esposa y sus tres hijos en Madrid son los nuevos retos de Il Bello, como lo ha bautizado la prensa española. Ser catalogado como el mejor de Europa, por encima de Zidane, Ronaldinnho y Terry, fue un premio inesperado que lo estimula y que a la vez le exige trabajar más duro para demostrar que un defensa sí puede ser el mejor.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.