Miércoles, 2 de septiembre de 2015

| 1996/02/12 00:00

EL ETERNO PROBLEMA

Los deportes más populares de Estados Unidos no escapan a la influencia de las sustancias ilícitas.

EL ETERNO PROBLEMA


ERA UN SECRETO a gritos. En Estados Unidos muchos sabian que algunas de las estrellas del deporte tenian lios con drogas. Sin embargo muy pocos estaban conscientes de la verdadera magnitud del problema. El dedo en la llaga lo puso un articulo de la revista Inside Sports, publicado a finales de 1995. El semanario afirma que un 26 por ciento de los deportistas que militan en las diferentes ligas están o estuvieron en contacto con drogas. La cifra proviene de una encuesta realizada entre los deportistas de la National Football Ligue NFL, National Basquetball Asossiation NBA y la Asociación de Tenistas Profesionales ATP.
La situación es de tal magnitud que ha envuelto a equipos completos en lios de drogas. Nuevamente se puso en la picota pública el caso del equipo pentacampeón de fútbol americano, los Delfines de Miami, el cual fue suspendido y multado el año pasado por la NFL por tener fuera de control el consumo de estimulantes de sus integrantes. Y es que el caso del fútbol es tal vez el más dramático pues, según la revista, el 35 por ciento de los jugadores de este deporte se han visto envueltos en casos de drogas. Sin ir más lejos, en la temporada que está por terminar más de 25 jugadores han sido sancionados y llamados a declarar en las cortes de Estados Unidos por el uso y distribución de sustancias prohibidas.
Pero si por el fútbol llueve por el baloncesto no escampa. Según las estadisticas, un 26 por ciento de los jugadores de la NBA son consumidores habituales de cocaina. Durante la temporada pasada, por ejemplo, tres jugadores de los Lakers de los Angeles, Ron Mercer, Vince Carter y Bryce Drew, fueron expulsados del equipo por inducir al consumo y usar drogas para aumentar el rendimiento.
Aunque no se citan casos actuales ni se revelan estadisticas, la situación por el lado del deporte blanco también es oscura. Segun la publicación, el tenista estadounidense Vitas Gerulaittis pocos meses antes de fallecer en 1994, declaró que en la ATP eran más los que consumian drogas y alcohol que los que jugaban. Esta afirmación sumada a los escandalosos casos de Jennifer Capriati, Bjorn Borg y Julie Halard, son la prueba contundente de que por más que la ATP haya querido mantenerse marginada del problema, éste ya es un hecho tangible en las entrañas del tenis de alta competencia.
Por ahora lo unico que están haciendo los dirigentes deportivos en Estados Unidos es contratar a grandes figuras, como el futbolista Dan Marino o la super estrella del baloncesto Michael Jordan, para iniciar una campaña en contra del uso de drogas en los deportes. Pero lo que verdaderamente tiene atormentados a los aficionados estadounidenses es el hecho de que si las cifras son tan escalofriantemente grandes y el panorama tan desalentador en los deportes profesionales, ¿cómo será la situación en los deportes universitarios y colegiales, donde no existen los mismos controles que se utilizan en el campo del profesionalismo?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×