Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/2/1983 12:00:00 AM

EL FINAL DE UNA PEQUEÑA TRADICION

Por primera vez en seis años la Copa Europa no será para los ingleses.

Durante seis años la Copa Europa de Clubes fue un privilegio inglés que se turnaron el Liverpool, el Nottingham Forest y el Aston Villa de Birmingham. Mientras la selección inglesa ni siquiera iba a los mundiales (74 y 78) o clasificaba gracias a milagros realizados por terceros, como la victoria de Suiza ante Rumania en Bucarest que le permitió a los ingleses estar en el mundial de España, sus equipos se encargaban de arrebatarle a rivales como el Bayern Munich, el Real Madrid o el Borrusia Monchengladbach la supremacía Europea. En 1977, el famoso Liverpool de Kevin Keegan inauguró la racha inglesa mientras la selección inglesa era eliminada del mundial por los italianos. Un año más tarde el equipo rojo de Anfield Road repetía su hazaña, pero ya sin Keegan, comprado por el Hamburgo, y con una nueva estrella, el escoces Kenny Dalglish. Los campeones de la Liga Inglesa de 1978, el Nottingham Forest de Trevor Francis, ganaron el trofeo en 1979 y 1980, año en el cual visitaron el Campín y se llevaron de recuerdo el 5-0 que les "clavó" la selección Colombia. En 1981, el Liverpool eliminó de manera increible al Real Madrid en una final memorable y en 1982 el turno le correspondió al Aston Villa. Esta extraña tradición inglesa se justificó un poco con la aceptable actuación de los ingleses en el Mundial español. Este año las cosas cambiaron. Mientras que el poderoso Juventus de Torino apabulló al Aston Villa, un oscuro equipo polaco, el Widzew, eliminó al Liverpool por tener mejor diferencia de goles en los dos partidos. Una victoria por 3-2 no le sirvió de nada al Liverpool para poder pasar a semifinales.
Los italianos de la Juventus, reforzados por el polaco Boniek y por el francés Platini, parecen ser los más opcionados para suceder a los ingleses. Sin embargo, Hamburgo es un rival muy difícil para los italianos. Los otros dos equipos que quedan en competencia, el Widzew y la Real Sociedad de San Sebastián no están en el mismo nivel y realmente es muy improbable que lleguen a la final.
Este año la Copa Europa de Clubes será distinta. La final más probable la jugarán Hamburgo y Juventus, dos equipos encargados de acabar con una pequeña tradición que se estaba volviendo grande con el paso de los años: que siempre el capitán de un equipo inglés levantara en señal de triunfo el máximo trofeo del fútbol europeo.--
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.