Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/7/1998 12:00:00 AM

EL GRAN SALTO

Con sólo 17 años, Justin Rose se convierte en uno de los más jóvenes y promisorios profesionales del golf.

En materia deportiva los grandes titulares y las ovaciones están reservadas para los ganadores. Ocasionalmente, sin embargo, hay deportistas que no necesitan de una victoria para saltar al estrellato y acaparar la atención. Eso le acaba de ocurrir a un golfista: Justin Rose.
En las últimas dos semanas Rose no ha dejado de mojar prensa. Su nombre ha figurado en las más importantes publicaciones especializadas del mundo. Y no pocos expertos aseguran que la próxima semana, durante el PGA Championship _que se celebra en Estados Unidos_ su nombre saldrá a relucir en más de una conversación en el green.
Este jovencito, de sólo 17 años _nacido en Suráfrica pero nacionalizado en Gran Bretaña_, tan sólo necesitó ocupar el cuarto lugar en el British Open para que todos los ojos se fijaran en él y fueran muchos los que llegaran, incluso, al inevitable punto de compararlo con la revelación de los últimos años en el golf: Tiger Woods.
Siendo aún jugador amateur, Rose logró finalizar el exigente y prestigioso torneo británico tres puestos detrás del triunfador, Mark O'Meara. Y en el golf no es usual que un jugador tan joven alcance los lugares de privilegio en un evento de semejante magnitud. Con notables excepciones, por supuesto, como en los casos del español Severiano Ballesteros, quien ganó el Abierto Británico con 22 años; el estadounidense Jack Nicklaus, quien a esa misma edad arrasó en el US Open, y más recientemente Tiger Woods, quien ganó el Masters de 1997 con sólo 20 años.
Rose no tiene la gloriosa trayectoria que mostró Woods cuando decidió saltar al profesionalismo y hasta ahora pocos habían oído hablar de él. Pero gracias a su destacada actuación en Gran Bretaña, y sobre todo a los generosos comentarios que de él hicieron grandes leyendas del golf, no pocos piensan que en muy poco tiempo puede llegar a ser una figura sobresaliente en este deporte.
"Rose tiene un estilo muy suelto y agresivo a la vez... y además juega muy bien los hierros largos", afirmó el campeón O'Meara. "Junto con Matt Kuchar y Sergio García son la generación del futuro. Le tengo un poco de sana envidia porque ya es profesional con menos edad que yo", dijo Tiger Woods. "Cuenta con un swing moldeado desde los cinco años, buen balance y una actitud ganadora envidiable", afirmó David Leadbetter, uno de los personajes más respetados y admirados en el mundo del golf.
Por ser amateur Rose no pudo reclamar el cheque de 115.000 dólares que le correspondía por su cuarto lugar en el British Open. Por eso decidió dar el gran salto al profesionalismo, en el que cuenta ya con una serie de jugosos contratos. Con la empresa Titlest, líder en venta de pelotas de golf, tiene uno por cinco millones de dólares durante cinco años. Y detrás de su imagen hay tres grandes empresas: Reebok, la firma de zapatos Footjoy y la de palos de golf Cobra. El reto de Rose por ahora no es ganarse esos contratos sino conservarlos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.