Sábado, 21 de enero de 2017

| 1995/12/04 00:00

EL HOMBRE DEL PELO ROJO

Con la polémica contratación de Dennis Rodman, los Bulls de Chicago aspiran a ganar por cuarta vez en seis años la liga de baloncesto profesional de Estados Unidos.

EL HOMBRE DEL PELO ROJO

LO PRIMERO QUE HIZO DENNIS RODman el 3 de octubre fue ir al salón de belleza y teñirse el pelo de rojo. A su peluquero no le pareció muy extraño, al fin de cuentas el año pasado le había pintado el cabello de amarillo pollito. Una vez salió de la peluquería con su nuevo look, pasó por la tienda de tatuajes, en donde le han hecho la mayoría de los dibujos que le cubren los brazos. Al llegar ahí el dueño, acostumbrado a las excentricidades de los clientes, quedó sorprendido cuando escuchó la petición de Rodman: un tatuaje del emblema de los Bulls de Chicago en la parte posterior de la cabeza. Dos horas después Dennis era el feliz portador de la figura de un búfalo en la coronilla.
Contrario a lo que podría pensar cualquier persona desprevenida al leer esta historia, Rodman no es un fanático enfermizo del equipo de baloncesto ni un punk de una banda de rock. Sencillamente decidió variar su apariencia porque el día anterior había concretado su traspaso de los Spurs de San Antonio a los Bulls de Chicago. Para él, ese cambio era fundamental para sentirse más cerca de su nuevo equipo.
En el mundo de la NBA son muy pocos los que no saben quién es Rodman. Algunos lo identifican como el jugador que durante las últimas cuatro temporadas ha ganado el título de mejor reboteador de la liga profesional. Otros como el hombre que decidió portar el extraño número 91 en la camiseta, para lo cual tuvo que pagar una póliza de excepción a la liga, la cual prohíbe vestir en los uniformes números mayores al 55. Pero todos dentro del baloncesto lo conocen como el niño terrible de la liga profesional. Haciendo una comparación, Rodman es para el baloncesto lo que Eric Cantona para el fútbol o Mike Tyson para el boxeo.
A los 34 años Dennis es aún un rápido e implacable saltador bajo el tablero, con un extraordinario tino para medir el ángulo en el que la bola se desprende del aro. Nadie duda de sus cualidades deportivas, pero sus extravagancias y escándalos dentro y fuera de las canchas lo han marcado y son el motivo de preocupación para los fanáticos de los Bulls. Algunos seguidores de la carrera de Rodman afirman inclusive que él no tiene una hoja de vida deportiva sino un prontuario.
Su polémica actitud deportiva y personal se vio reflejada durante la pretemporada que hizo con los Bulls. Nadie del equipo le habló más de lo necesario cuando estaban jugando y por fuera de la cancha, tanto él como sus compañeros de equipo, prácticamente ni se determinaron. A simple vista esto parecería supremamente extraño, considerando que son un conjunto, pero tiene una explicación.

PERDON PERO NO OLVIDO
Antes de realizar la transacción los dueños del equipo consultaron a Jordan y Pippen si estaban de acuerdo con la llegada de Rodman al equipo. Las dos máximas estrellas de los Bulls dejaron muy en claro que ellos estaban interesados en la habilidad de Dennis pero que jamás intentarían cultivar su amistad. Y tienen una razón para mostrarse poco amigables con el nuevo integrante. Ellos dos son los únicos jugadores restantes del equipo de Chicago de los años en los que Rodman atentó contra varios miembros de los Bulls, cuando militaba en el quinteto que la prensa llamó 'Los Piston bad boys'. Una de sus víctimas, por ejemplo, fue Pippen, quien tiene una cicatriz bajo su mentón producida en un incidente en los play off de 1991, cuando Dennis lo empujó por detrás hacia la primera hilera de sillas causándole una fractura en la mandíbula. En esa ocasión Rodman fue suspendido y multado con 5.000 dólares por la NBA por la agresión contra Scottie.
Por eso, cuando el pasado 2 de octubre anunciaron su fichaje, no muchos aficionados entendieron cómo era posible que un hombre al que llegaron a considerar como un enemigo público entraba a formar parte del equipo. La explicación la dio el mismo entrenador de los Bulls, Phill Jackson. "Con Rodman en el equipo llenaremos un hueco en la línea frontal del quinteto de Chicago y supliremos la necesidad de un individuo rudo que nos dé potencia en el ataque -dice Jackson-. Una posición en la que nuestros contendores de la Conferencia Este -Los Magic, Pacers, Charlotte Hornets y los Knicks de Nueva York- están excepcionalmente fuertes". Esta necesidad explica en parte porqué Jordan y Pippen están dispuestos a perdonar a Dennis, pero nunca a olvidar lo que les hizo antes.
Por ahora las relaciones entre los jugadores y Rodman no son las mejores. Pero tanto los directivos como el entrenador del equipo están seguros de que la influencia de Jordan ayudará a Dennis a evitar su polémico comportamiento, y sobre todo hará que no vuelva a cometer actos de indisciplina como los que llevaron a que su antiguo equipo, los Spungs, lo sancionara varias veces durante las últimas dos temporadas por golpear a sus compañeros, no asistir a los entrenamientos o decir malas palabras al público.
Lo cierto es que Dennis parece querer sentar cabeza con los Bulls, pues él sabe que de irle mal con ellos perderá los 2,5 millones de dólares por temporada que le pagarán y la oportunidad de conseguir, a los 34 años, un equipo que lo quiera entre sus filas y que esté dispuesto a correr el riesgo de tenerlo.

DATOS Y CIFRAS DE LA NBA
Participan 29 equipos, dos más que el año anterior. Los nuevos quintetos serán los Raptors de Toronto y los Grizzlies de Vancouver, que inician la expansión de la liga hacia Canadá.
Los árbitros profesionales de la NBA entraron en huelga la semana pasada al no conseguir un aumento del 28 por ciento en su sueldo. Los dirigentes de la liga les ofrecieron subir sólo el 6 por ciento a los 177.000 dólares que ganan por temporada, pero no aceptaron. Los partidos serán dirigidos por los árbitros sustitutos.
Chris Webber logró el contrato más jugoso de la temporada al recibir 59 millones de dólares por siete años al servicio de los Bullets de Washington.
Treinta jugadores extranjeros de 19 países jugarán durante esta temporada en la NBA. Los únicos latinoamericanos en el campeonato son el venezolano Carl Herrera, de los Spurs de San Antonio, y el cubano Andrés Guibert, de los Raptors de Toronto.
Según una encuesta realizada al final de la pretemporada, los equipos favoritos de la mayoría de los técnicos de la liga son los Bulls de Chicago y los Orlando Magic. Los mejores jugadores, Michael Jordan, Shaquille O'Neal y Hakeen Olajuwon.
Estas son algunas de las posibles marcas para esta temporada:
MICHAEL JORDAN: (Bulls) necesita 1.002 puntos para llegar a los 23.000.
DENNIS RODMAN: (Bulls) está a 511 rebotes para llegar a los 9.000
HAKEEM OLAJUWON: (Magic) requiere de 96 puntos para llegar a los 20.000
JAMES DONALDSON: (Jazz) está a 43 juegos de los 1.000
Las apuestas para los ganadores por cada división están así:
ATLANTICO: Orlando Magic
CENTRAL: Bulls de Chicago
MEDIOOESTE: Nuggets de Denver
PACIFICO: Suns de Phoenix.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.