Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1994/11/21 00:00

EL IMPERIO ESPAÑOL

Este final de siglo le está dando a España una pequeña revancha en el campo que menos esperaba: el tenis~

EL IMPERIO ESPAÑOL

DESDE QUE A FINALES DEL SIGLO PAsado el imperio español se derrumbó como un castillo de naipes, España no ha dominado en nada en el concierto mundial. Con excepción de Pablo Picasso, Salvador Dalí y Joan Miró en la pintura y uno que otro triunfo deportivo en fútbol, ciclismo y tenis, el nombre de España aparecía más en los libros de historia que en los titulares de los periódicos.
Pero desde las Olimpiadas de Barcelona en 1992, el deporte español se convirtió en protagonista en el mundo entero. Primero las hazañas de Miguel Induráin en el ciclismo -cuatro triunfos consecutivos en el Tour de France y el récord de la hora- y luego el poderío en el tenis, un liderazgo que surgió aparentemente de la nada y que ningún especialista presagió con anterioridad, cambiaron por completo la imagen que tenía el país ibérico en materia deportiva.
Y es que hasta hace algunos años la situación del tenis español era muy parecida a la de Argentina. Mientras los gauchos recordaban con nostalgia las épocas de Guillermo Vilas y José Luis Clerc, los ibéricos se conformaban con evocar los viejos triunfos de Manuel Santana, Andrés Gimeno y Manuel Orantes. Pero si en Argentina las secciones deportivas de los periódicos publican artículos que hablan de la crisis del deporte blanco, en España los periodistas y los aficionados no hacen otra cosa que vanagloriarse de su tenis.
Hoy España es una potencia tenística mundial que se codea con Estados Unidos y Alemania, mientras que Arqentina tiene varios tenistas que recorren los circuitos mundiales sin lograr ninguna actuaión importante.
Tanto en hombres y muJeres, los ibéricos han podido penetrar en el difícil ranking de los 10 mejores del mundo. Este año España aportó tres de los cuatro finalistas del Abierto de Francia -Sergi Bruguera, campeón masculino, Alberto Berasategui, el subcampeón, y la campeona Arantxa Sánchez Vicario-, la ganadora del Wimbledon,Conchita Martínez, y la campeona del Abierto de Estados Unidos, también la Sánchez Vicario. Además estas dos mujeres ganaron la Federation Cup para España por segundo año consecutivo y el equipo de Copa Davis le metió un gran susto a los alemanes antes de perder 32 en la cancha de pasto de los bávaros.
En este momento España tiene dos jugadores entre los 10 primeros del mundo Sergi Bruguera, número 4 y Alberto Berasategui,número 8-, otros cuatro entre los 50 primeros (Carlos Costa, 20; Alex Corretja, 28;Javier Sánchez, 35; y A. Costa, 47). En el ranking femenino Arantxa Sánchez y Conchita Martínez están juntas detrás de la indiscutible número 1, la alemana SteffiGraf.
No obstante, ¿cuál es la razón para que en menos de 10 años España pase a tener lo todo en materia tenística? "Para lograr este avance quizás lo más importante que se hizo en el país fixe organizar las Olimpiadas de Barcelona en 1992 -dijo Agustín Pujol, presidente de la Federación de Tenis Español-.
Gracias a ello se creó la Asociación de Deportistas Olímpicos (ADO), que entre otros resultados arrojó a la fama mundial a Berasategui y Corretja. Este programa fué financiado por la empresa privada y se creó en 1988 con la idea de tener deportistas importantes para las Olimpiadas y también para los siguientes años, y sin duda los resultados se están viendo ".
Lo cierto es que aunque la ADO fue vital para la formación de nuevos tenistas, la estrategia que utiliza la federación española desde hace varios años es la que le dio el revolcón al tenis ibérico. En España hay 17 federaciones autónomas regionales que trabajan muy cerca con los clubes y las instituciones públicas para no correr el riesgo de que una figura se quede en el anonimato.
Cuando estas federaciones descubren un joven con talento, lo proveen con entrenamiento de alto nivel y becas de estudio en colegios especiales donde el tenis hace parte del programa académico.
Además de las diferentes materias que estudian y los entrenamientos deportivos, en estos centros educativos los jóvenes reciben una formación sicológica guiada en asimilar con tranquilidad la fama que probablemente tendrán en muy poco tiempo.
De hecho, es muy raro que un tenista español salga prematuramente al ámbito profesional. "Nosotros preferimos que los tenistas jóvenes estén acá en casa en vez de ganar dinero excesivo en las canchas -dice Pujol-. Eso los perjudica y puede lograr escándalos que no serían sanos para el tenis español. Entre más preparación reciban en el país, mejor será su futuro ".
Esta estrategia deportiva creada hace apenas ocho años sirve de ejemplo para los países suramericanos que no han tenido continuidad en sus triunfos tenísticos. España es ahora una de las máximas potencias del deporte blanco y en su lista de prospectos aparecen más de 20 jugadores que tienen serias posibilidades de triunfar en el profesionalismo. Esta armada invencible de raquetas promete tener más suerte que aquella armada invencible que hundió el Ejército británico en 1588 cuando, al mando del duque Medinasidonia, pretendía tomarse el canal de La Mancha para después desembarcar en Inglaterra.

PERDON Y OLVIDO
DESPUES DE muchos escándalos y de las amenazas de Augusto César Lendorio, presidente del Deportivo La Coruña, entorno de que Bebeto debería pagar la multa de 30 millones de pesetas por demorarse más de tres semanas en regresar al club, el jugador brasileño demostró una vez más que a las estrellas todo se les permite.
Sus jugadas y sus goles hicieron que tanto los aficionados, como los directivos del club, le indultaran la multa y se la dejaran en la simbólica cantidad de una peseta, y hay quienes dicen que en el equipo están tan felices con la presencia de Bebeto, que la peseta la pagarán los propios dirigentes.

NACE UNA ESTRELLA
EL NUEVO fenómeno del tenis mundial femenino se llama Martina Hingis, una niña que apenas el pasado 30 de septiembre cumplió 14 años y que en su corta carrera como tenista ha sido doblemente campeona del Abierto de Francia y de Wimbledon en la categoría junior. Hace una semana debutó como profesional en el torneo femenino de Zurich y descrestó a los aficionados con su poderoso juego. Lo que nadie entendió es cómo la Women Tennis Asociation (WTA) le dió permiso para participar si hace apenas unos meses la misma entidad, guiada por el caso Capriati, había tomado la determinación de establecer como mínimo de edad para entrar al profesionalismo los 16 años.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.