Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1999/12/20 00:00

EL INTERISTA

Iván Ramiro Córdoba hizo realidad su sueño de jugar en Italia. Ahora tendrá que luchar para sacar <BR>al Inter del pozo en que se encuentra.

EL INTERISTA

Iván Ramiro Córdoba tocó el sol con las manos. Uno de sus sueños era jugar en el fútbol de
Italia. Pues bien, a partir de enero de 2000 lucirá los colores del Inter de Milán, uno de los equipos más
prestigiosos del fútbol mundial, que eneste momento pasa por un trance difícil. De poco o nada le han
servido, hasta ahora, sus múltiples contrataciones millonarias. Su línea defensiva presenta fallas
protuberantes y los directivos del onceno milanés han visto una posible solución en el defensor colombiano
que, de acuerdo con la prensa argentina, es "rápido como la luz, seguro como una caja fuerte".Córdoba ha
sido destacado recientemente por la prensa gaucha como el mejor jugador en su puesto del fútbol
argentino y es ídolo indiscutido del club San Lorenzo de Almagro, en el cual milita desde hace dos años.De
acuerdo con los planes establecidos el Inter pagará 17.300.000 dólares, una cifra récord para San Lorenzo y la
tercera transferencia más alta en la historia del fútbol argentino. Sin embargo el popular equipo de Boedo sólo
recibirá seis millones, pues es dueño del 40 por ciento del pase de Córdoba, mientras que el 60 por ciento es
propiedad del empresario Gustavo Mascardi, representante del jugador.De todos modos es un gran
negocio para el club, que pagó 1.800.000 dólares por los servicios de Córdoba, lo que le significa una
ganancia neta de 4.200.000 dólares.El jugador ganará 1.600.000 dólares por cada uno de los cinco años de
contrato, es decir, cuatro veces más de lo que recibe en la actualidad. "Es un orgullo para mí que un equipo
como el Inter tenga tanto interés en que integre su plantel. Y, además, es una ilusión muy grande poder jugar
junto a estrellas como Ronaldo, Zamorano y Vieri", manifestó al diario italiano La Gazzetta dello Sport.Toda
esta historia comenzó cuando Narciso Pezzotti, ayudante de campo del técnico Marcello Lippi, presentó
un muy buen informe del defensor. El negocio lo llevaron a cabo Fernando Miele, presidente del San Lorenzo;
Alejandro Mascardo y Fernando Hildalgo, quienes representaban los intereses de Gustavo Mascardi, y
Gabriele Oriali (ex jugador del Inter y campeón del mundo con la selección italiana en 1982) y Rinaldo
Ghelfi, estos dos últimos directivos del club milanés. Massimo Morati, presidente y dueño del Inter, estuvo
al tanto de todos los detalles de la operación y la supervisó telefónicamente.En un principio San Lorenzo
pretendía 20 millones de dólares y el Inter sólo pensaba pagar 13. Luego de un inevitable tira y afloje
entre ambas partes llegaron al acuerdo final.El colombiano viajará entre la Navidad y Año Nuevo a Milán para
someterse a los exámenes médicos de rigor. Es muy probable que se integre a las prácticas el 3 de enero. El
Inter recibe al Perugia el 6 y no se descarta que el defensor paisa debute con su nuevo equipo el 9, nada
menos que ante el Fiorentina de Gabriel Omar Batistuta.Un club lleno de historiaEl Inter de Milán se fundó en
1908 con el nombre de Football Club Internazionale Milano y un año más tarde ganó su primer scudetto. La
Primera Guerra Mundial detuvo el campeonato italiano. Inter volvió a ser campeón en 1920. Con el
advenimiento del fascismo el equipo cambió de nombre y de camiseta. Se fusionó con el Unione Sportivo
Milanese y pasó a llamarse Ambrosiana. Sin embargo los seguidores seguían co-reando el mismo grito de
batalla de siempre: "¡Forza, Inter!". En 1932 pasó a llamarse Ambrosiana-Inter y sólo en 1942, en plena
Segunda Guerra Mundial, retomó su nombre. En aquella época la insignia era el gran Giuseppe Meazza,
campeón del mundo en 1934 y 1938 y artífice del cuarto scudetto, que obtuvieron en 1938, y su primera
Copa de Italia, en 1939.En los años 50 el Inter se llenó de estrellas internacionales, entre ellas el holandés
Wilker, el sueco Skoglund, el húngaro Nyers y el 'carasucia' argentino Antonio Valentín Angelillo, quien marcó
33 goles en la temporada de 1958.Pero la gran hora del Milán llegó a comienzos de los 60 cuando asumió el
técnico italo-argentino Helenio Herrera, 'el Mago', el inventor de catenaccio, el esquema defensivo que le
permitió ganar los campeonatos de 1963, 1965 y 1966, dos Copas de Europa y dos más intercontinentales en
1964 y 1965.Luego volvió a imponerse en 1971, 1980 y 1989.El palmarés del Inter es impresionante. El
equipo ha ganado 13 campeonatos italianos, dos copas de Europa (hoy conocida como Champions League),
tres copas de Italia, tres copas de la Uefa, dos copas intercontinentales y una supercopa de Italia. Sin
embargo los seguidores están hambrientos de un nuevo título, que no llega desde 1989.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.