Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/24/2012 12:00:00 AM

El ‘mundial’ de cada año

El poder de un torneo como la Liga de Campeones y los jugadores que allí participan hace que sus dimensiones se comparen con la cita orbital de selecciones de cada cuatro años.

Cuando empiece a rodar la pelota en canchas europeas el próximo 17 de abril, durante la apertura de los cuartos de final de la Champions League, estarán en el campo seis de los ocho clubes que se llevaron casi la mitad de los títulos que se han repartido desde 1956. Y el mundo está pendiente de observar quién portará la corona de rey en Europa con tanta devoción como si se tratara de un mundial.

Las cifras de audiencia televisiva marcan que el interés del público no se limita únicamente al de ver una Copa del Mundo, en teoría el certamen más importante y atractivo. Si bien uno de los espectáculos con más televidentes pendientes de su desarrollo fue la final entre España y Holanda en Sudáfrica 2010, con 187 millones de espectadores, las cifras de audiencia de la Champions no son nada despreciables. En el choque Barcelona-Bayern Munich en la final de la Liga de Campeones 2011 hubo 145 millones de personas frente a la televisión.

Este año Real Madrid, con 9 coronas; Milan, con 7; Barcelona y Bayern Munich, con 4; Benfica, que acumula 2 en sus vitrinas, y el Olympique de Marsella, con una, obtenida en 1993, están al lado de Chelsea y el sorprendente Apoel de Chipre. Conforman este cuadro los ocho equipos sobrevivientes de los 77 que en total comienzan la carrera por el trofeo, incluyendo los equipos de las fases previas de eliminación antes de la fase de grupos, en la que participan solamente 32. Ese camino que separa a un equipo de la 'orejona' -denominación de la copa de plata diseñada por el suizo Jörg Stadelmann, que se queda en la vitrina del ganador- está cerca de llegar a su final.

Tanta multitud en torno a la Champions League no es casualidad: cada 365 días se pueden ver a los más grandes jugadores de fútbol. Cracks de la talla de Lionel Messi, Wayne Rooney, Cristiano Ronaldo, Arjen Robben, Franck Ribéry, Diego Milito y Wesley Sneijder emergen como el mayor gancho para cualquier hincha. Pero el torneo también alberga hasta a los legendarios que jamás pudieron ser parte de un mundial. Es el caso de Ryan Giggs, volante del Manchester United, hombre que se arrimó a los 1.000 partidos defendiendo la camiseta del conjunto de Old Trafford y que aprovechó la gran vitrina de la competición de clubes continental para edificar su propio mito durante más de una década. Con la selección de Gales nunca pudo estar rindiendo examen mundialista, pero no le hizo falta tampoco.

Los duelos de cuartos

Apoel-Real Madrid, Milán-Barcelona, Marsella-Bayern Munich y Benfica-Chelsea son los enfrentamientos que dejó el sorteo realizado en Nyon, Suiza. Los que hicieron mala cara fueron los chipriotas del Apoel, quienes esperaban un rival más sencillo con el fin de seguir inflando sus propias ilusiones. Es la primera vez que un club de esa nación alcanza esta instancia y entienden que, más allá de las atajadas milagrosas de su arquero Dionisios Chiotis, no cuentan con muchos trucos bajo el sombrero como para hacerle daño al poderoso Madrid, líder de la liga española que, sin embargo, atraviesa por un bajón en su rendimiento con dos empates frente a Málaga y Villarreal. La llave, de no ocurrir una tragedia futbolística de proporciones inusitadas, favorece a los españoles.

Barcelona, el mejor equi-po del mundo según la prensa especializada, no la tiene tan sencilla. El AC Milan lo espera, y aunque parte en inferioridad por cuenta de la vejez de su plantilla y ciertas lagunas que son capaces de arrebatarles un resultado asegurado, no es un club chico de Europa. Josep Guardiola y sus dirigidos sufren lo indecible en el centro de la defensa por el bajísimo momento de los antes impasables Carles Puyol y Gerard Piqué. Tal vez esa es la más grande preocupación en el Camp Nou por ahora.

Sin embargo, duermen tranquilos porque, ante cualquier emergencia, está listo Lionel Messi para solucionar entuertos. El argentino, que alcanzó los 234 goles con los azulgrana y se transformó en el máximo goleador de la institución, superando los 232 de César Rodríguez anotados entre 1939 y 1955, es la gran figura del campeón reinante y del torneo en general. 12 goles y cuatro asistencias de gol son su balance. Messi no para de hacer historia.

En Londres no se explican bien el renacer del Chelsea. Estuvo cerca de la eliminación en octavos contra el Napoli, pero su perspectiva cambió con la salida abrupta del entrenador portugués André Villas-Boas, que estaba enfrentado con John Terry, Frank Lampard y Didier Drogba, figuras y dueños del camerino en Stamford Bridge. Los azules son el único representante que le queda a Inglaterra en este campeonato luego del adiós prematuro de Manchester City, Manchester United y Arsenal. Ellos enfrentarán al Benfica de Lisboa. Los lusitanos podrían dar la gran sorpresa: su juego de conjunto es interesante y sus individualidades atraviesan un buen momento. Además Benfica, de eliminar a los ingleses, volvería a unas semifinales tras 22 años de ausencia. Uno de los objetivos de los portugueses es colarse entre los cuatro mejores y, de paso, rendirle un sentido homenaje a Eusebio, delantero que ganó con la institución dos Ligas de Campeones y quien atraviesa complicados quebrantos de salud.

El último de los cuatro juegos programados está a cargo de Bayern Munich y Olympique de Marsella. Alemania mira con atención a la escuadra de Jupp Heynckes, pues varios de sus hombres hacen parte de la selección alemana, favorita para hacer una buena actuación en la Eurocopa 2012, que se jugará a mediados de año. Salvo el aporte de Arjen Robben y Franck Ribéry, la mano de obra talentosa en su mayoría es made in Germany, destacándose el atacante Mario Gómez, autor de diez de los 18 goles que han marcado hasta ahora. Los franceses, en cambio, sufren pensando en que el Bayern le marcó siete tantos al débil Basilea en octavos de final. No quieren correr la misma suerte.

Las apuestas hablan de favoritos: Barcelona, Real Madrid, Bayern Munich y Chelsea. Se sabrá si las predicciones se cumplieron el 19 de mayo.
 
Fechas clave

Los días 27 y 28 de marzo se verán los encuentros de ida por los cuartos de final. La vuelta tendrá lugar el 3 y 4 de abril. Los cuatro que sobrevivan al corte abrirán las semifinales con partidos el 17 y 18 de abril (ida) y 24 y 25 de abril (vuelta). El 19 de mayo el estadio Allianz Arena de Múnich albergará la gran final.
 
Campeonato millonario

El premio en dinero para el club que gane la Liga de Campeones asciende a los 9 millones de euros. El subcampeón no se irá tan cabizbajo, pues, a pesar de perder, se echará al bolsillo 5,6 millones de euros. Los semifinalistas al clasificar aseguran 4,2 millones de euros y los ocho clubes de cuartos ya están invirtiendo los 3,3 millones de euros que recibieron por estar en esa fase. En total, la Uefa reparte cerca de 1.000 millones de euros entre los 32 equipos que participan en la Liga de Campeones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.