Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1998/05/25 00:00

EL NIÑO MARAVILLA

Con tan sólo 18 años, Michael Owen empieza a ser considerado como el Ronaldo de Europa.

EL NIÑO MARAVILLA

Michael Owen es un desconocido. O por lo menos a muy pocos les resulta familiar. Sin embargo en el mundo del fútbol este joven inglés, que no puede esconder sus 18 años de vida, no sólo está saliendo del ano-nimato a pasos agigantados sino que su nombre está creciendo como una bola de nieve. Y uno de los que se ha encargado de que eso suceda es nada menos que Pelé.Hace dos semanas el legendario astro brasileño estuvo de gira por Inglaterra en uno de sus habituales periplos premundialistas. Al salir de uno de sus múltiples compromisos dejó, entre resignado y acostumbrado, que los periodistas lo abordaran para hacerle las preguntas de rigor para un personaje de su talla en las vísperas de un mundial. Respondió todas las inquietudes y, con la diplomacia que lo caracteriza, dejó en claro sus puntos de vista sobre diferentes aspectos futbolísticos, sin comprometerse en ninguna de las respuestas. No obstante, cuando le preguntaron quiénes iban a ser los futbolistas más destacados de Francia 98, 'O rei' sorprendió a más de uno. Su primer candidato fue obvio para muchos y no causó ningún desconcierto: su compatriota Ronaldo. Pero cuando todos los reporteros esperaban escuchar otros nombres consagrados como Zidane, Raúl o Batistuta, el ex campeón brasileño finalizó su lista afirmando que la otra gran figura del mundial sería Michael Owen. Con excepción de los periodistas locales, a los demás comunicadores no les quedó otra solución que empezar a indagar por ese personaje al que se refería Pelé. El que el rey del fútbol se haya referido a él en esos términos no quiere decir necesariamente que Owen vaya a ser con absoluta seguridad una rutilante figura en el próximo mundial (baste recordar que cuatro años atrás 'O rei' afirmó que Colombia era una de sus selecciones favoritas para disputar los lugares de honor en USA 94). Sin embargo, el hecho de ser mencionado por Pelé como uno de los mejores de un mundial ya dice mucho de su calidad. Pero, ¿qué hace este jovencito para que el mejor jugador de todos los tiempos lo ubique en la categoría de un astro?Hijo de Terry Owens, un ex jugador que brilló en los años 60 en las filas del Everton, Michael inició su camino hacia la fama el 6 de mayo de 1997. Ese día, mientras permanecía en la banca del equipo en el que se había formado, el Liverpool, recibió la oportunidad de debutar profesionalmente faltando poco para finalizar un importante partido contra el Wimbledon. Un par de minutos después de pisar el césped anotó el gol de la victoria. Tenía 17 años y 140 días de nacido y acababa de convertirse en el jugador más joven en la centenaria historia de su club y de la Premier League en disputar un encuentro oficial. El récord anterior estaba en poder nada menos que de Alan Shearer, quien llegó al profesionalismo a los 17 años y 240 días, el 9 de abril de 1988.Para muchos este hecho puede parecer insignificante y no justifica que importantes medios de Inglaterra, como The Guardian, The Daily Post, The Telegraph y The Daily Mail, o revistas francesas especializadas como Onze, califiquen a Owen como "The wonder kid". Pero hay quienes creen que existen razones de sobra para ello. En la temporada pasada Owen jugó tan sólo cinco partidos, en los que anotó 11 goles. Ese rendimiento, junto con un inusual instinto para estar ubicado en el momento y el lugar justos, fue suficiente para ganar uno de los más representativos reconocimientos de la liga, el PFA Young player of the year. En la temporada actual ha hecho 16 goles que lo tienen como el más firme candidato a repetir el premio. De conseguirlo, sería un récord en la liga inglesa, ya que nadie lo ha ganado dos veces.Rompiendo registros y anotando goles, Owen ha ido cultivando su fama. Entre sus muchas marcas tiene el nada despreciable honor de ser el máximo goleador de una selección sub 17 con 12 goles en cinco partidos. Hace tan sólo dos meses agregó a su glorioso palmarés un récord más: el de ser el integrante más joven en defender el uniforme de la selección mayor de Inglaterra. Ocurrió el pasado 11 de febrero, cuando los ingleses perdieron 2-0 un encuentro amistoso contra Chile en el estadio de Wembley. Esa noche Owen debutó en el equipo con 18 años y 59 días de edad, solo superado por James Frederick McLeod, quien integró la selección con 17 años y 152 días el 5 de abril de 1879.Para nadie es un secreto que el balompié que se juega en la tierra de la reina Isabel tiene unas características muy especiales. Una dureza sin igual, disciplina, gran velocidad, exigente preparación física y una buena dosis de rudeza. Sobrevivir y, sobre todo, sobresalir en ese tipo de fútbol, es algo que no muchos han logrado. Y Owen lo ha conseguido a los 18 años. Es por eso que los ingleses han visto con ilusión la aparición de este jovencito de 1,75 metros y 64 kilos de peso. Es posible que durante el Mundial de Francia Owen no esté durante mucho tiempo en la cancha. Tal vez no actúe en ningún partido. Pero lo cierto es que quienes lo han seguido no dudan en afirmar que es un diamante que en muy poco tiempo deslumbrará al mundo. Una comparación les da razones para creer en esto. Hace cuatro años un jovencito, relativamente desconocido en ese entonces, no salió de la banca de Brasil durante todo USA 94. Hoy es el mejor del mundo: Ronaldo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.