Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/8/2001 12:00:00 AM

El nuevo rey

Gustavo Kuerten, el primer latinoamericano que cierra un año en el primer lugar de la ATP, es el símbolo de una renovación que el tenis pedía a gritos.

Después de que Gustavo Kuerten ganara su primer Roland Garros en 1997, en una vibrante final ante el español Sergui Bruguera, el tenista brasileño saltó a la fama aunque muy pocos auguraron que pudiera llegar al número uno de la clasificación de tenistas profesionales. La razón era muy sencilla: tenía sólo condiciones para desenvolverse en los campos de polvo de ladrillo.

‘Guga’ siempre tuvo claro que su fuerte era la superficie lenta pero desde entonces prometió mejorar sustancialmente en las canchas duras. Y poco a poco lo fue consiguiendo. En 1995 se ubicó en el puesto 187 pero la suma de buenos resultados en las últimas temporadas le permitieron cerrar 1999 en el quinto lugar de la ATP. Desde el comienzo de este año Kuerten demostró una clara mejoría en las superficies que generalmente le eran adversas. Su triunfo en el torneo de Indianápolis se constituyó en su primera victoria en pista dura y ello le dio el impulso definitivo para que se tomara confianza en todos los terrenos.

Su pronta eliminación en el Abierto de Estados Unidos parecía derrumbar la teoría de que Kuerten ya había asimilado mucho mejor las canchas rápidas. Su principal rival durante todo el año, el joven ruso Marat Safin, se adjudicó el torneo tras derrotar sin compasión a Pete Sampras, y de allí que muchos dieran al ruso como el más opcionado para terminar en el primer puesto de la ATP en esta temporada. Pero el Master de Lisboa corroboró que Kuerten está en su mejor momento y su alto rendimiento en pistas que no eran su fuerte quedó plenamente demostrado.

El título en Lisboa no sólo le permitió acabar el año como el mejor tenista sino también derrotar a sus más cercanos competidores. Junto a los cuatro Grand Slam, este torneo es considerado el más importante del calendario pues reúne a los ocho mejores deportistas. “Si después del sufrimiento que pasé ante Agassi en el primer partido me dijeran que sería el vencedor, no lo habría creído y porque tenía que vencer a Ievgeny Kafelnikov, Pete Sampras y Andre Agassi en tres días seguidos. Pero lo hice”, apuntó Kuerten una vez recibió el trofeo.

Los triunfos de Kuerten este año, incluido su segundo Roland Garros, han cobrado tanta importancia en la ‘torcida’ brasileña que descalabros deportivos como la derrota de Palmeiras ante Boca en la final de la Copa Libertadores o la decepcionante presentación de la selección en las eliminatorias han pasado a un segundo plano. Por encima de Romario o Rivaldo, ‘Guga’ es el deportista del año en Brasil y su éxito sólo ha sido comparado con el de Ayrton Sena en 1994. Y no es para menos. Kuerten se constituye en el primer latinoamericano en terminar una temporada en el primer lugar, por encima de Marat Safin, Pete Sampras, Magnus Norman y Kafelnikov.



No sólo tenis

Kuerten empezó a jugar tenis a los 8 años en el mismo club en el que lo hacía su padre. Como si se tratara de una película, su padre murió de un ataque al corazón en una cancha de tenis cuando ‘Guga’ tenía 10 años. Este hecho lo impulsó a jugar profesionalmente. Nunca ha escondido su dolor por ese episodio, ni tampoco el amor que siente por su hermano menor, quien sufre de un retraso mental de nacimiento. De allí que Kuerten done 200 dólares por cada partido que juega a una asociación de minusválidos en su país. Y lo hace desde mucho antes de ganar su primer Grand Slam en 1997.

Cuando tiene tiempo libre aprovecha para hacer surfing, montar en moto por las calles de Florianópolis, su ciudad natal, y compartir con sus amigos. Su carisma contrasta con la difícil personalidad de otros deportistas latinoamericanos como Marcelo Ríos.

‘Guga’, con 24 años, encabeza no sólo el ranking de la ATP sino también la renovación de las grandes glorias del tenis. Safin, de 20 años, Magnus Norman con 24, y el australiano Leyton Hewitt con 19, todos ellos en el top 10 del escalafón, complementan la nueva generación que se afianzó esta temporada. Sampras comenzó a flaquear y Agassi también. Lo preocupante para los norteamericanos, que han dominado el deporte blanco durante el último lustro, es que no hay quien los releve. El tercer estadounidense mejor ubicado es Michael Chang, otro veterano, en la posición 31. Todd Martin es quien le sigue y está en el 50.

Lo conseguido por Kuerten es realmente impresionante si se tiene en cuenta lo difícil que resulta para un latinoamericano colarse en las primeras posiciones. El 2000 fue muy bueno en este sentido con los argentinos Franco Squillari (14) y Mariano Puerta (21). En cambio el chileno Marcelo Ríos terminó en el puesto 36 y muy lejos del nivel que lo mantuvo por algunas semanas en el primer puesto dos temporadas atrás.

Brasil celebra con justa razón la gran campaña de ‘Guga’. Diciembre será un merecido descanso para el número uno del mundo, pero enero ya lo espera en Australia, el primer Grand Slam del año y con todos los ojos puestos sobre él.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.