Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/10/2000 12:00:00 AM

El otro mundial

El Viejo Continente está paralizado ante la Eurocopa de naciones 2000, el certamen futbolístico del año.

Para los europeos y para los amantes del fútbol en el resto del mundo la Eurocopa de naciones, que comenzó el domingo y que finalizará el 2 de julio, es el acontecimiento futbolístico del año. Al punto que oficialmente los derechos de transmisión por televisión fueron adquiridos por 194 países, la misma cantidad de los que vieron el más reciente mundial. La mayoría de los especialistas de los grandes rotativos deportivos consideran, además, que en la Eurocopa hay más calidad que en un campeonato mundial por una razón fundamental: en el Viejo Continente están las mejores ligas y los mejores jugadores del mundo, lo que, obviamente, hace del balompié europeo el más competitivo del planeta. La mayoría de las 16 selecciones clasificadas son verdaderos gigantes y por eso no cabe la expresión ‘equipo chico’. Aunque todos sueñan con reemplazar al actual campeón, Alemania, la pelea promete ser durísima, especialmente dentro del grupo de los seis equipos más fuertes. (ver recuadro).

Holanda se presenta en la Eurocopa con la necesidad y la presión de ganar ante su público un torneo que se le resiste desde 1988, época en la que una generación encabezada por Ruud Gullit, Marco van Basten, Ronald Koeman y Frank Rijkaard, maravilló con su fútbol. Los holandeses tienen un equipo lleno de estrellas, una generación de futbolistas que poco tiene que envidiar a sus antecesores y que ya ha demostrado sus credenciales en las mejores ligas del mundo. Sin embargo los resultados en los partidos amistosos previos al campeonato han despertado serias dudas. Su victoria por 2-1 ante Alemania en febrero pasado fue la primera desde octubre de 1998, después una serie de 11 partidos sin éxito.

Por esta razón para algunos las credenciales del técnico, Frank Rijkaard, dejan más dudas que certezas. El gran reto del estratega será conjugar el talento individual y darle un sentido colectivo al equipo. El entrenador ha optado por un grupo de jugadores en el que se destaca la polivalencia. De esta manera, del tradicional 4-4-2 se puede pasar al 3-5-2 o al 3-4-3. Holanda cuenta con los futbolistas para hacer algo grande y ahora tendrá que demostrarlo. Caso similar ocurre con los ingleses.

Inglaterra deberá luchar contra los pronósticos y el escepticismo para conseguir un título que nunca ha obtenido: el de la Eurocopa. Para no morir en el intento de ganar el equipo de Kevin Keegan deberá esforzarse para compensar sus lagunas tácticas. Desde que Keegan sustituyó a Glenn Hoddle como técnico no ha conseguido encontrar un sistema único y se debate entre el 4-4-2 y el 3-5-2. Y esto no es si se considera que deben enfrentar a Portugal, Rumania y uno de los favoritos de siempre: Alemania

Aunque en esta ocasión los germanos no llegan con esa imagen de equipo dominador de otras ocasiones la tradición obliga a contar con ellos entre los candidatos para reeditar el título conseguido hace cuatro años. Alemania siempre parece estar al borde del abismo pero, incluso en un grupo difícil, pocos apostarían a que no estará en semifinales. No obstante, deberá arreglar sus problemas internos si quiere llegar lejos. El técnico Ribbeck no ha logrado la unidad en el seno del vestuario y tampoco ha podido reconstruir la moral de un grupo al que el Mundial de Francia hizo mucho daño. El conjunto, además, sufre un serio problema, como es la falta de nuevos valores en el fútbol alemán. El hecho de que Lothar Matthaus siga siendo considerado indispensable como líbero a pesar de sus 39 años da muestras del momento por el que pasa Alemania. Este hecho se traslada al resto del conjunto, así que la experiencia será la principal fortaleza pero también el mayor obstáculo para los germanos. De todas maneras cualquier cosa se puede esperar de un grupo de jugadores competitivos al máximo nivel.



Por el título

Entre los máximos favoritos no podía faltar España, que buscará en esta ocasión que sí se cumplan los pronósticos y la selección pueda, de una vez por todas, romper con una sequía de títulos que completa 36 años. Una Eurocopa, la ganada en España’64, y unas semifinales en el Mundial de 1950 parecen poco bagaje para una selección que debería contar en su palmarés con muchos más pergaminos debido al éxito de sus clubes y a la calidad de su fútbol. En la más reciente liga de campeones tres de los cuatro semifinalistas fueron equipos ibéricos. Es uno de los serios candidatos al título pero esto es algo que ya se ha oído otras veces y el resultado al final siempre ha sido el fracaso. Ahora, sin embargo, la ocasión parece propicia para lograr el título

El nuevo técnico español, José Camacho, ha adoptado un estilo ofensivo en el seleccionado en claro contraste con las tácticas defensivas del anterior estratega, Javier Clemente. Camacho cuenta con una de las mejores generaciones del fútbol español, liderada por quien está llamado a ser una de las figuras del campeonato, Raúl González (ver recuadro). Pero en el fútbol ,como en cualquier otro deporte, no hay que descartar a ningún rival.



Los demás

Francia es la actual campeona del mundo y cuenta con grandes jugadores como Zidane, Anelka y Djorkaeff. Todo esto debería bastar para nombrarla como una de las grandes favoritas, sin embargo su rendimiento durante la fase clasificatoria hace que se ciernan serias dudas sobre su papel en el campeonato europeo. El nuevo entrenador, Roger Lemerre, que sustituyó a Aimé Jacquet tras el Mundial del 98, suele utilizar un 4-2-2-2 con prácticamente los mismos jugadores campeones del mundo hace dos años. Es una selección poderosa pero nadie sabe qué tan lejos pueda llegar. Igual pasa con Italia.

Sobre el papel, por contar con una nómina de lujo, los italianos no deberían sufrir demasiado para ganar sus partidos, pero una cosa es la teoría y otra los resultados que aporta el esquema de juego. Luchará por una plaza ante Turquía, Bélgica y Suecia, lo que no constituye un grupo muy complicado pero en el que no puede descartarse una sorpresa. Los italianos sólo han conseguido ganar la Eurocopa en una ocasión y de eso hace ya 32 años, por lo que su afición les exigirá lo máximo en este campeonato.

Así pues, todo hace prever que esta decimaprimera edición de la Eurocopa —la primera se realizó en 1960— pasará a la historia como una de las mejores. Por ahora, y durante las próximas tres semanas, lo único que hará el mundo del fútbol es disfrutar de los goles que inflarán las redes de los arcos y de la magia de las jugadas de las principales estrellas de este deporte en las canchas holandesas y belgas, que serán por unos días la Meca del fútbol y testigos de excepción de una fiesta tan sólo comparable con un mundial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.