Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/10/2012 12:00:00 AM

El parte del comienzo de la era Pékerman

Luego de la doble jornada por las eliminatorias a Brasil 2014 el saldo de Colombia es uno en la efectividad y otro en el funcionamiento del equipo en cancha. El DT argentino está aún muy lejos de alcanzar el juego ideal.

Luego de la doble jornada por las eliminatorias a Brasil 2014 el saldo de Colombia es uno en la efectividad y otro en el funcionamiento del equipo en cancha. Tres puntos de seis posibles para un 50% de rendimiento con el atenuante de que se jugaba de visitante, pero un juego nada concreto que deja entrever lo lejos que está Pekerman de encontrar un equipo ideal.
 
Del partido contra Perú se rescata el hecho de haber logrado la victoria en territorio hostil y contra un rival directo (si se tiene en cuenta el historial) en la pelea por los últimos cupos al Mundial. El gol de James Rodríguez y la pertinencia de la defensa dieron un parte de tranquilidad en el comienzo oficial de la era Pekerman.
 
Sin embargo, en Lima se jugó contra una selección peruana diezmada y sin motivación, que además es última y contra la cual el resultado debía ser más holgado. Allí, sobre todo durante el primer tiempo, Colombia se mostró demasiado imprecisa y perdida en la idea de juego. Luego, en el Atahualpa de Quito, la situación en la cancha no fue muy distinta con respecto al partido anterior, eso sí, con la gran diferencia de que no se anotó, y sí le encajaron un gol a David Ospina.
 
Ecuador no llegaba nada bien. Venía de perder abultadamente contra Argentina y por debajo de Colombia en la tabla. Aún así, pudieron hacerle el juego al equipo de Pékerman que a pesar de los cambios no encontró solución al problema, que como de costumbre se ubicó en el medio campo y en la generación de fútbol. La apuesta por el pelotazo y la creencia de esperanza absoluta sobre Falcao tampoco dio fruto.
 
Los defensas ecuatorianos, como si no fuera obvio, se dedicaron a marcar al delantero samario sin dejarlo respirar y ganaron en el juego aéreo. Así, por virtud del rival pero también por defecto propio, Colombia no pudo concretar.
 
Aún quedan once partidos, así que sería descabellado siquiera mencionar la palabra crisis, como de manera frecuente suele suceder en los medios especializados ante cualquier altibajo. Pero lo cierto es que Pekerman está muy lejos de alcanzar un estilo de juego, y si no, la efectividad, que al final es lo que se exige después de 14 años sin ir a un Mundial.
 
No faltarán por supuesto las críticas al método del director técnico argentino que ante la cultura futbolera del país se antoja chocante y para algunos, equivocado. Sin embargo, con apenas dos partidos oficiales y uno amistoso no sería sensato exigir resultados que deben ser producto de un proceso serio, de tiempo y consecuente.
 
Luego, es cierto que Colombia cuenta con jugadores de gran nivel y de talento excluyente en cada línea, y depende del capitán del barco darle rumbo a la tripulación que de momento está afuera de la clasificación parcial. Por ahora solo queda esperar que el cuerpo técnico reflexione sobre el resultado y ojalá, de a conocer un parte completo de lo que hasta aquí lleva.
 
Luego vendrán Uruguay el 7 de septiembre en alguna ciudad de Colombia y Chile el 11 del mismo mes en Santiago, ambos en la punta de la tabla y tal vez, con un estilo de juego exitoso producto de procesos de tiempo y dedicación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.