Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/16/2014 12:00:00 AM

El peso de la fama

La presión de los jugadores de primer nivel es grande en los mundiales, y muchas veces esta les evita cumplir con las expectativas.

Cómo les cuesta a las superestrellas del fútbol de hoy brillar en un Mundial. Lionel Messi va para su tercer mundial (el segundo al que llega con el rótulo de "mejor futbolista del mundo") y tal vez por ese motivo el golazo que le marcó a Bosnia Herzegovina lo celebró con el alma. Es como si hubiera desfogado el contenido de una olla a presión a punto de reventar, luego de su desastrosa actuación en Sudáfrica 2010, donde no marcó ningún gol. El mundo del fútbol, que tanto le debe por sus goles en el Barcelona, merece ver aunque sea un Mundial en el que este excepcional jugador brille como lo hicieran Pelé en 1958 y 1970, Cruyff en 1974 o Maradona en 1986.

El caso de Cristiano Ronaldo es similar. Idolatrado por los hinchas de Manchester United y Real Madrid, los dos grandes equipos en que ha jugado, con la selección portuguesa no ha sido más que un mar de dudas. Un paupérrimo Mundial en Sudáfrica, y hoy, en el debut de Portugal ante Alemania, la gente se preguntaba (en broma, claro está) si había llegado al estadio. Sólo un remate al arco en tiempo de reposición, que el argquero Neuer logró desviar, y nada más.

Hasta ahora, la única super estrella que ha logrado una actuación medianamente convincente ha sido el brasileño Neymar ante Croacia, aunque uno de sus goles fue consecuencia de un penal inexistente que le regalaron a Brasil ante Croacia.

Aunque con menos presión mediática, otra figura que sigue en deuda (y va para su tercer Mundial), es el inglés Wayne Rooney, protagonista de varias gestas memorables con el Manchester United, pero que suele irse de los mundiales en deuda. Ante Italia hizo un espléndido pase gol, pero desperdició al menos un par de opciones muy claras de empatar el partido que al final su equipo perdió por 2 a 1
En medio de esas figuras galácticas que paralizan los corazones y captan la mirada del planeta fútbol, se mueven tranquilos y con mucha eficacia los Van Persie, los Robben, los Özil, los Thomas Müller, incluso los Joel Campbell, los Shaqiri y los Lichtsteiner.

Falta ver el debut del uruguayo Luis Suárez, quien hace cuatro años jugó un buen mundial y iue debutará ante Inglaterra con una muy necesitada y angustiada selección de Uruguay que comenzó muy mal esta copa del Mundo.

¿Será este el mundial de Messi, de Cristiano Ronaldo, de Neymar, aunque sea de alguno de ellos? Ojalá que sí. Más allá de amores u odios por determinada camiseta o país, el mundo del fútbol necesita verlos sonrientes y no con cara de frustración al final de cada partido o cuando eliminan de manera anticipada a sus selecciones de las Copas del Mundo.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.