Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/21/2012 12:00:00 AM

El Real Madrid acaricia la Liga, tras vencer al Bacelona en su propia casa

Con siete puntos de ventaja con doce por jugar, el Real Madrid lo tiene todo a su favor para convertirse en campeón. Además su entrenador, José Mourinho, consiguió su primera victoria en diez partidos en el Camp Nou.

El Real Madrid ha asestado el que parece el golpe definitivo a la Liga tras imponerse en el Camp Nou (1-2) ante un desconocido Barcelona, que sucumbió al poder ofensivo de los de José Mourinho, quien con muy poco tuvieron suficiente para ganar el partido y, seguramente, el campeonato.

La tímida reacción del Barsa, que equilibró en el segundo tiempo el tanto de Khedira por medio de Alexis Sánchez, apenas duró tres minutos, los que tardó en conectar Özil con Cristiano Ronaldo, letal en la definición y, que por una vez, superó en su duelo particular a Leo Messi.

A pesar del intervencionismo de Guardiola desde la alineación, con la entrada de Cristian Tello y también con la segunda ausencia consecutiva de Gerard Piqué en un partido de la máxima exigencia, el Barsa no se encontró nunca.

Visto después el dibujo táctico del Barcelona, se comprendió todo. Jugaron los azulgrana de salida con tres defensas, Busquets se incrustó como central en defensa, pero el resultado no fue el esperado para los azulgrana.

El Real Madrid parecía que no iba a especular. Descartada la idea del trivote, Mourinho jugó con los mismos que perdieron en Múnich. No abandonó la idea de continuar con Coentrao como lateral izquierdo. Las piezas ya estaban puestas sobre el tablero: control contra pegada y esta vez ganó la pegada.

Con Cristiano y Benzema como puntas de lanza, el riesgo del Barsa en defensa, con continuas jugadas uno contra uno de Puyol y Mascherano, era evidente. A Guardiola le gusta innovar, también acelerar las pulsaciones de la grada. Lo consiguió.

Los delanteros probaron a Valdés y Casillas en los primeros minutos. Cristiano en un remate de cabeza desviado por el meta azulgrana, Alves en una jugada en la que el portero madridista salvó una salida comprometida.

La idea del Barsa era abrir el campo con Tello y Alves pegados a la línea de cal. El joven Tello, la primera vez que se midió a Arbeloa, salió victorioso, pero fue un espejismo. Las bazas del Real Madrid estaban claras y, además, como ocurrió con el Chelsea hace unos días, no tuvo que crear demasiado para marcar.

Una salida dubitativa de Valdés tras un saque de esquina, otra duda de Puyol y Khedira fue el más listo de todos para marcar (0-1, m.17). Con poco, el Real Madrid se adelantó, le pareció suficiente, porque a partir de entonces dio un par de pasos hacia atrás, le cedió el espacio y la pelota el Barsa y jugó a esperar.

A partir de entonces, monólogo de los de Guardiola, pero estéril. El fiel del juego del Barsa no era ni Xavi ni Iniesta, sino Thiago y el canterano no estaba especialmente lucido.

Messi, entre líneas, estaba desconectado del juego y en su única intervención el Barsa estuvo a punto de marcar. El argentino le regaló un pase a Xavi dentro del área, pero el balón salió fuera por muy poco.

Desde entonces (m.27) hasta el final del primer tiempo, los azulgrana capitalizaron el juego frente a un rival que pareció menor, que se parapetó atrás y nunca quiso jugar el balón.

Apenas hubo ocasiones para el Barsa, que estuvo desconocido, errático y sin llegada. Un Barsa irreconocible, que en el primer tiempo no llegó ni a rematar a puerta.

Nada cambió en el guión del partido en el segundo tiempo. Siguió el Barsa dominador, reculó aún más el Madrid, cada vez más cómodo ante la falta de recursos de los de Guardiola, quienes dominaron y dominaron, pero sin profundidad.

En los primeros diez minutos, sólo un desmarque de Tello y un pase de Thiago rompió la defensa madridista. El canterano remató muy alto. Guardiola se decidió por Alexis en sustitución de Xavi (m.69) y el cambio fue mejor de lo esperado para el Barsa.

En la primera intervención del chileno, los azulgrana empataron. Una jugada iniciada por Messi, continuada por Iniesta y por un remate de Tello, un par de rechaces y Alexis igualó.

Pero tres minutos después, una genialidad de Özil la concretó Cristiano Ronaldo, que batió a Víctor Valdés. Un mazazo para los locales, que en tres minutos comprobaron el poder de los blancos, quienes a diecisiete minutos del final, ya tenían la Liga prácticamente en el bolsillo.

El Madrid salió triunfador del Camp Nou, donde no ganaba desde la temporada 2007-08, y conseguirá arrebatar por primera vez una Liga al Barcelona de Guardiola. A los azulgrana les queda luchar por la Copa y, dentro de tres días, la posibilidad de clasificarse para la final de la Champions, objetivo por el que también lucharán los de Mourinho.

Ficha técnica:

1 - Barcelona: Valdés; Puyol, Mascherano, Adriano (Pedro, m.73); Alves, Busquets, Xavi (Alexis, m.69), Thiago; Tello (Cesc, m.81), Messi e Iniesta.

2 - Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe, Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Di María (Granero, m.73), Özil (Callejón, m.89), Cristiano; y Benzema (Higuaín, m.90+3).

Goles: 0-1, m.17: Khedira. 1-1, m.70: Alexis. 1-2, m.73: Cristiano Ronaldo.

Árbitro: Undiano Mallenco (Comité Navarro). Mostró cartulina amarilla a Busquets (m.15), Pepe (m.43), Xabi Alonso (m.47), Alves (m.76), Özil (m.77), Granero (m.78) y Mascherano (m.86).

Incidencias: Asistieron al encuentro 99.252 espectadores en partido disputado en el Camp Nou, correspondiente a la trigésimo quinta jornada de Primera División. En el palco, pleno de personalidades.
 
EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.