Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/11/06 21:00

Pékerman y el reto de volver a empezar

El entrenador renovó casi por completo la nómina que lo llevó a la gloria en el Mundial de Brasil. Tendrá que volver a mostrar su templanza ante Chile y Argentina.

Néstor José Pékerman Foto: Archivo particular

Después del histórico Mundial de Brasil 2014 muchos dudaban sobre la continuidad de José Pékerman al frente de la Selección Colombia. No por los resultados, por supuesto, sino por el desgaste que implica volver a ser exitoso en un entorno exigente como el que rodea a un entrenador de selección en Sudamérica. Para todos fue una buena noticia que el argentino de 70 años decidiera seguir al frente de la tricolor.

Sin embargo, el nuevo ciclo ha tenido más tropiezos que fortunas. El 2015 resultó ser el año del cambio obligatorio. Más por obligación que por convicción, Pékerman tuvo que renovar la plantilla de jugadores que dominaron la eliminatoria pasada. Diferentes circunstancias han empujado al seleccionador a cambiar la base que le dio los triunfos, base que lo encumbró como el técnico que le devolvió la gloria a Colombia.

Los jugadores de su entera confianza han ido cayendo como soldados en el campo de batalla. El primero, y él más emblemático fue Radamel Falcao García, que no es el mismo después de la fatídica lesión de rodilla que sufrió en enero de 2014. Pero no es el único. Piezas clave como Camilo Zúñiga, Pablo Armero, Abel Águilar y Edwin Valencia pasaron del cielo al infierno en pocos meses. Entre lesiones y falta de continuidad, los bastiones del primer ciclo de Pékerman han tenido que dejarle su lugar a prospectos jóvenes.

Además, José Pékerman perdió a los dos líderes. El retiro de Mario Alberto Yepes y Faryd Mondragón de la Selección supuso un golpe a la intimidad del grupo. Estos baluartes eran el polo a tierra entre el entrenador y un grupo de estrellas que pasa por el mejor momento de sus carreras. Sin Yepes y Mondragón, Colombia está acéfala de referentes y eso se ha notado en este 2015.

En el fútbol de hoy no hay nada más difícil que mantener un equipo ganador. Colombia, en menos de 12 meses, pasó del cuarto al séptimo puesto del ranking FIFA. Ese resultado retrata este año de transición. La base de Brasil 2014 llegó a la Copa América de Chile como una de los favoritos y salió casi que por la puerta de atrás, después de ser superado por Argentina en un partido en el que no pateó al arco en 90 minutos.

Tras el golpe de la Copa América había que afrontar la eliminatoria más complicada del planeta. La Federación, en cabeza de Luis Bedoya, organizó un partido amistoso ante Perú (primer rival) con tal mala suerte que James Rodríguez se lesionó en un choque. La decisión de jugar contra un rival directo todavía sigue siendo cuestionada por la prensa especializada. Sin la estrella, con el goleador diezmado y un grupo relativamente nuevo arrancó una nueva eliminatoria.

Perú, en Barranquilla, exigió al máximo al equipo de Pékerman. Por momentos lo superó en el desarrollo del juego. Sin embargo, con más oficio que certezas logró superar a un rival que seguro peleará los puestos al Mundial. La segunda fecha ante Uruguay fue una hecatombe.

Colombia jugó el peor partido en la era José Pékerman. Uruguay no solo lo superó en el juego, también mostró las falencias estructurales que tiene este nuevo equipo. Y lo más grave fue la falta de actitud que muchos jugadores mostraron durante la derrota. El epílogo de ese partido mostró una foto diciente: Juan Guillermo Cuadrado, uno de los llamados a ser estrella, terminó expulsado.

Barajar y repartir

Como buen jugador de póker, José Pékerman decidió cambiar por completo sus cartas cuando vio que el juego no le era favorable. La convocatoria para enfrentar los partidos ante Chile y Argentina marca una ruptura en su proceso. El argentino se inclinó por nuevos nombres para hacerle frente a este amago de crisis. Sabe que estos dos partidos serán determinantes en el desarrollo de la eliminatoria.

Por primera vez convocó a Felipe Pardo y Daniel Torres. Jugadores que no había tenido en cuenta desde que llegó. Además, prefirió a jugadores con pocas convocatorias como Bernardo Espinosa del Sporting de Gijón y volvió a llamar a Juan Fernando Quintero y Adrián Ramos.

Respecto a la alineación que jugó la Copa América hay 14 jugadores nuevos. Pékerman tiene el reto de conformar un nuevo grupo. Uno que esté a la altura de una competición compleja. Ante Chile y Argentina se verá una nueva Selección con el reto de volver a empezar. De volver a ser exitosa.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.