Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/1995 12:00:00 AM

EN BLANCO Y NEGRO

Nunca como en esta ocasión la final del campeonato mundial de ajedrez había despertado tanta atención en el mundo.

DESDE EL PASAdo 11 de septiembre más de 2.000 personas se reunen cuatro veces por semana en absoluto silencio en el piso 107 del World Trade Center en Nueva York. A partir del momento en que ingresan al lugar y hasta que salen de él, pasan de tres a cinco horas sin cruzar una sola palabra con quien está a su lado. No importa si es la esposa, el novio o algún familiar, tan sólo permanecen en sus sillas mirando fijamente al frente, en un estado de concentración digno de los monjes tibetanos. Sin embargo, ninguno está allí asistiendo a la congregación de un grupo de meditación espiritual o a un ritual de una secta religiosa.
Ellos tan sólo son los privilegiados que, por pagar un promedio de 150 dólares por silla, pueden ver a los dos mejores exponentes del campeonato mundial de ajedrez de la Player Chess Association -PGA- que se celebra en la Gran Manzana.
A un lado del tablero a cuadros está el ruso Garry Kasparov. En el otro extremo se encuentra un indio de nombre impronunciable, Viswanathan Anand. El próximo 13 de octubre, cuando finalicen las 20 partidas fijadas por el torneo, uno de los dos habrá ganado, además del título, un millón de dólares. El perdedor, en cambio, tan sólo recibirá 500.000 dólares. Al cierre de esta edición, y aunque algunos lo duden por considerar aburrido este deporte, la disputa estaba para alquilar balcón.
Durante las primeras ocho partidas los jugadores quedaron en tablas, superando el récord impuesto por Anatoli Karpov y Víctor Korchnoi en 1978 cuando acordaron tablas durante los primeros siete encuentros Al final de la semana cada uno había logrado una victoria, lo que igualó nuevamente la serie.
Algunos espectadores criticaron duramente al defensor del título, Kasparov, por considerar que hubiera podido ganar varios de los juegos en los que prefirió acordar tablas con su rival. Pero según Sergio González, maestro de la Federación Internacional de Ajedrez -Fide-, "eso hace parte de su estrategia porque, al igual que en el boxeo, los primeros asaltos son de estudio". Y es que el ruso, poseedor de una gran capacidad de análisis, está enfrentando a un rival poco común. No sólo porque es el primer indio en disputar la final de un campeonato mundial, sino porque es considerado como el jugador más rápido. Agilidad que Anand logró gracias a que en su pueblo tan sólo había un reloj de ajedrez y debía jugar rápido para compartirlo con los demás aficionados del lugar.
Aunque Kasparov tiene una amplia trayectoria sobre Anand (ver recuadros), los expertos no desconocen que el retador posee el potencial suficiente para ganar. Por ahora lo único cierto es que el vencedor del campeonato de la PCA tendrá que unificar el próximo año el título frente al triunfador del torneo de la Fide, que se definirá en noviembre entre Karpov y Gatha Kalski. Sólo hasta entonces se podrá saber quién es el mejor ajedrecista del mundo.

Viswanathan Anand
Nació el 11 de diciembre de 1969 en Madrás, India 1987 Campeón mundial juvenil. 1988 Obtiene el título de Gran Maestro. 1995 Disputa por primera vez el campeonato mundial.
Garry Kimovish Kasparov Nació el 13 de abril de 1963 en Baku, Rusia 1980 Campeón mundial juvenil de la Fida 1985 Campeón mundial de la Fida por primera vez Derrotó a Karpov en Moscú 1986 Defendió el título de la Fida frente a Karpov en Londres 1987 En Sevilla, España, empató con Karpov y retuvo el título 1990 Derrota a Karpov en Lion, Francia 1993 Vence a Nigel Short en Londres por el campeonato de la PCA.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.