Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1994/10/31 00:00

EN LA CUERDA FLOJA

La situación de Francisco Maturana en el Atlético de Madrid, aunque salvable, es de pronóstico reservado.

EN LA CUERDA FLOJA

DESPUES DEL FRACASO CON LA SElección Colombia en la pasada Copa Mundo, Francisco Maturana tiene la obligación, no con el pueblo colombiano sino con él mismo, de reivindicarse. Con ese propósito se fue a España hace apenas unos meses para orientar al Atlético de Madrid, un equipo prestigioso que desde hace más de cinco años no ha podido ser uno de los protagonistas de la liga española de fútbol.

Para los madrileños, la contratación de Maturana significaría goles y espectáculo en su estadio. Hasta ahora no ha sido así. En los partidos de pretemporada al Atlético le fue mal, pero a los hinchas no les importó porque se trataba precisamente de eso, de encuentros de entrenamiento. No obstante, cuando -hasta el cierre de esta edición- ya han pasado cuatro fechas de la liga profesional y el Atlético ha perdido tres partidos y sólo ha ganado uno, los ánimos y las esperanzas de los madrileños se han empezado a agotar.

El presidente del equipo, Jesús Gil y Gil, lo dijo la semana pasada a Caracol: "Ahora tenemos unos partidos muy difíciles. Salvo el del Valladolid, después iremos a Barcelona para jugar contra el Barça, luego viene el Deportivo La Coruña y posteriormente jugaremos el clásico contra el Real. Es ahí donde tenemos que dar la talla. Si después de todo esto, nos vamos a la cola otra vez, pues ni el señor Maturana estará a gusto ni yo lo estaré. . . ¿Tú crees que Maturana continuaría si él fuera consciente de que el equipo se va para la segunda división?".

Pero ¿cuál es la explicación para que un equipo como el Atlético de Madrid, que tiene una nómina de lujo -Caminero, Simeone, Valencia y Kiko, entre otros- tenga resultados tan negativos? Hay muchas versiones para explicar este fenómeno. Algunos creen que el problema es que Maturana no se hace entender; otros opinan que hasta ahora ha transcurrido muy poco tiempo y es imposible pedirle a un equipo que entienda a la perfección lo que el técnico Quiere: y hay también quienes opinan que todo el problema se centra en el fútbol de Maturana, un juego demasiado ortodoxo y obsoleto como para llegar a tener resultados positivos en el fútbol moderno.

Carlos Barrero, periodista del diario deportivo español Marca, le dijo a SEMANA que "Maturana está tratando de implantar su filosofía de juego, pero el equipo está con la intermitencia puesta. Hay fases de los partidos en que los jugadores sacan a relucir su calidad, y otros momentos en los que se apagan. Se podría decir que la única línea que está bien parada es la defensa, con el tiempo han entendido a Maturana y la zaga se ve cada día más fuerte. En el mediocampo es donde mayores problemas han tenido. Muchos le critican a Pacho el hecho de que haya puesto a jugar a Caminero por la zona derecha, cuando él debe ser el cerebro del equipo y Simeone el pulmón. Y en la delantera, el técnico todavía no ha encontrado la pareja ideal".
En España el escepticismo todavía no es total. Barrero cree que con el tiempo Maturana logrará acoplar su filosofía de juego y el Atlético de Madrid se irá al lugar con el que sueña Gil y Gil: dentro de los cuatro primeros. Sin embargo, para algunos, el técnico colombiano no tiene futuro en el fútbol español. El mayor problema de Maturana es que no ha cambiado su estilo de juego. Cuando el equipo rival no le pelea el balón en el mediocampo y no le abre espacios, su conjunto se desordena y crea muy pocas oportunidades de gol.

En cuanto a la defensa, el sistema en línea muchas veces es más provechoso para los delanteros pues sin existir el fuera de lugar en línea, los atacantes veloces pueden sacar ventaja de una defensa lenta como la del Atlético. Por otra parte, la marcación en zona no se puede convertir en la única herramienta para contrarrestar los ataques contrarios. En algunas ocasiones es necesario marcar hombre a hombre, como lo debió hacer Colombia con Giça Hagi en el partido contra Rumania.

Si Maturana deja a un lado su ortodoxia y se da cuenta de que el fútbol todavía no se lo han acabado de inventar, es posible que logre importantes triunfos con el Atlético. Por lo pronto Colombia quiere que Maturana se desquite. Para algunos sólo se trata de esperar a que sus jugadores lo entiendan,- y para otros se trata simplemente de que Maturana se modernice. El tiempo y los resultados dirán quién tiene la razón.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.