Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/13/2015 12:00:00 AM

Los cerebros argentinos que dominan la Copa América

Seis de los doce entrenadores de las selecciones que disputan el torneo continental en Chile, provienen del país del sur.

;
BBC
"¿Saben ustedes cuál es el mejor negocio del mundo?", empezaba preguntando un comercial de televisión argentino durante la pasada edición de la Copa América. "Es comprar a un argentino en lo que vale y venderlo en lo que él dice valer".

Mientras tanto, carcajadas y una música épica ambientan imágenes de las primeras páginas de periódicos sobre los millones de dólares que pagaron clubes del mundo por jugadores argentinos como Higuaín o Tévez.

Para promover el fútbol nacional, el comercial le sacaba provecho al supuesto gran ego argentino, uno de los estigmas más grandes de la nación sudamericana.

Y aunque es sólo un chiste, resulta que en esta Copa América 2015, Argentina sí tiene algo en lo que es irrefutablemente superior al resto de las otras naciones: los directores técnicos.

En efecto, seis de los 12 entrenadores de la competencia en Chile son argentinos: Gerardo Martino (Argentina), Jorge Sampaoli (Chile), José Néstor Pékerman (Colombia), Gustavo Quinteros (Ecuador), Ramón Díaz (Paraguay) y Ricardo Gareca (Perú).

¿Es inédito?


En la Copa América de 2011 ya habían coincidido tres argentinos al mando: el 'Tata' Martino como director de Paraguay, Gustavo Quinteros frente a Bolivia y Sergio Batista con Argentina.

Pero es difícil encontrar una competencia internacional del fútbol profesional en la que la mitad de los técnicos hayan nacido en un mismo país.

"Siempre hubo muchos entrenadores argentinos en otras selecciones, pero jamás en esta cantidad", le dice a BBC Mundo el periodista deportivo y columnista argentino Jorge Barraza.

"Ya en 1921, José Laguna entrenó a Paraguay en la Copa América de ese año, cuando el equipo albirrojo hizo su estreno en el torneo continental", agrega.

"En 1989, Horacio Moreno estuvo al frente de Venezuela, Eduardo Manera de Paraguay y Carlos Bilardo de Argentina".

Fenómeno global

Pero el fenómeno de los técnicos al frente de equipos grandes no se limita a las selecciones sudamericanas.

Argentina se ha convertido en un exportador de entrenadores para selecciones nacionales tanto como para clubes, en el creciente fútbol femenino y hasta en diversas divisiones inferiores, en varios continentes.

"Hay cantidades de directores técnicos argentinos en todo el mundo", afirma Barraza.

"Pochettino en el Tottenham y Simeone en Atlético de Madrid son casos de jóvenes exitosos y de gran trascendencia, pero hay muchos más… Berizzo en Celta de Vigo, Mohamed en México, Gustavo Costas, que ha sido campeón en cuatro países; Bielsa, que sigue en el Olympique de Marsella", dice el periodista.

"Hay también una caso muy simpático. El 26 de marzo, Egipto venció 2 a 0 a Guinea Ecuatorial. No tendría nada de trascendente, salvo que Héctor Cúper era el técnico de Egipto y Esteban Becker el de Guinea Ecuatorial. Los dos son argentinos", recuerda Barraza.

Se adaptan y compiten

El también periodista deportivo argentino, Román Iucht, quien ha estudiado ampliamente a los entrenadores argentinos, cree que la adaptación juega un papel fundamental en las posibilidades de los entrenadores.

Pero según Barraza también hay un componente histórico. "El fútbol entró en América por el Río de la Plata, más precisamente por el puerto de Buenos Aires. Ya en 1891 comenzó la Liga Argentina. Hay clubes con 120 años de antigüedad haciendo fútbol", asegura Barraza, quien es autor de varios libros sobre la historia del fútbol.

"Cuando comenzaron los torneos internacionales ya había algunos entrenadores. Muchos fueron a enseñar fuera del país, les fue bien y así comenzó la tradición. Cada vez que alguien necesita un entrenador toma un avión a Buenos Aires y busca uno".

Grandes nombres de directores técnicos argentinos le han dado la vuelta al mundo desde hace décadas.

"Helenio Herrera fue un divo de la dirección técnica en Europa, casi un mito. Armó el Inter grandioso de los 60; Luis Carniglia fue el conductor del Real Madrid famoso que ganó las copas de Europa con Kopa, Rial, Di Stefano, Puskas y Gento. También dirigió al Milan, la Roma, Juventus…".

"Di Stefano mismo fue otro grande de los banquillos…Menotti, Bianchi, Bilardo, Bielsa, Bauza. Todos con estilos diversos".

Técnicos sin ser grandes jugadores

Pero no necesariamente los grandes técnicos de fútbol han sido grandes futbolistas.

"En el mundo hay muchos casos. Además de Bielsa, se puede hablar de Mourinho que no fue jugador; y de Arrigo Sacci que armó al Milán de los de la década del 90, y que marcó toda una época del fútbol mundial".

"Ser jugador te da ciertas experiencias pero hoy lo más importante que tiene que tener un entrenador es capacidad de liderazgo, y en ese liderazgo el poder convencimiento de los jugadores", afirma Iucht.
"Maradona fue el mejor jugador de todos los tiempos pero su historia como entrenador no va a marcar una época", concluye.

¿Y los demás países sudamericanos?

"No exportan porque no tienen. Si surge uno bueno-bueno, sea en Brasil, Colombia o Ecuador, sería captado desde el exterior. Pero no hay, por eso ellos mismos importan", le dice a BBC Mundo Jorge Barraza.

"Hubo técnicos brasileños en Japón y en los países árabes, pero los entrenadores no son el punto alto del fútbol brasileño".

"En cambio el caso de Colombia es remarcable. Desde 1990 en adelante, varios colombianos dirigieron a equipos y seleccionados sudamericanos. Y con buen suceso. También hay uruguayos trabajando fuera de su país", asegura Barraza.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.