Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/23/2000 12:00:00 AM

‘Es un sueño cumplido’

Juan Pablo Montoya habla en exclusiva para SEMANA sobre su paso a la Fórmula 1, su nuevo equipo, la Williams, y de Schumacher.

Juan Pablo Montoya será el nuevo piloto de la escudería Williams de Fórmula 1. El anuncio oficial ocurrió el jueves pasado, tres días antes del Gran Premio de Indianápolis. La llegada a la máxima categoría del automovilismo mundial y a una de las escuderías más prestantes de este deporte no es más que el epílogo de un sueño y la recompensa al trabajo y a los triunfos de muchos años. Montoya empezará a escalar lo poco y lo más difícil que le queda para ingresar en la galería de los grandes pilotos. Sitio exclusivo para hombres como Ayrton Senna, Alan Prost, Emerson Fittipaldi y Michael Schumacher. Hace más de un mes, Montoya firmó con la escudería Williams. Pero las partes acordaron que sólo el jueves pasado se daría a conocer oficialmente la contratación. Montoya estuvo en SEMANAy habló de lo que será su nueva experiencia como piloto de la Fórmula 1.

SEMANA: ¿Hace cuánto se consolidó definitivamente su traspaso a la Fórmula 1?

Juan Pablo Montoya: Hace muy poquito. La cosa más difícil no fue la parte mía con Frank Williams sino lo que tuvo que ver entre él y Chip Ganassi. Eso fue lo que se demoró porque ya sabía qué era lo que quería hacer pero tenía un año más de contrato con Chip y ellos eran los que tenían que ver qué iba a pasar conmigo.

SEMANA: ¿Cuánto tiempo duró la negociación para su ingreso a la Fórmula 1 y cómo se hizo?

J.P.M.: Uff. Duró mucho tiempo. Las cosas ya estaban habladas desde hace rato. En teoría yo me iba a devolver a finales del próximo año, a finales de 2001. Pero Frank Williams decidió que me quería tener un año antes. Yo tenía el contrato con Ganassi por tres años.

SEMANA: ¿Fue muy complicada la negociación?

J.P.M.: La salida del equipo fue complicada porque a Frank le tocó comprarle mi contrato a Ganassi.

SEMANA: ¿Y eso cuánto costó?

J.P.M.: Ni idea. Eso fue un negocio entre ellos.

SEMANA: ¿Qué tanto influyó el triunfo en las 500 millas de Indianápolis en el paso a la Fórmula 1?

J.P.M.: A mí las 500 millas nunca me cambiaron nada los planes. La verdad, ahí no me gané el puesto en la Fórmula 1.

SEMANA: Toyota también estuvo en la lucha para quedarse con usted y llevarlo en dos años a la Fórmula 1 con el equipo que ellos van a sacar ese año. Ellos querían que usted desarrollara también el motor de F 1 para Toyota…

J.P.M.: Sí, ellos también me querían, pero yo quería ir a Williams. Desde que empecé a trabajar con Fórmula 1 lo hice con Williams. Fue una meta que me fijé.

SEMANA: ¿Apenas se consolidó el traspaso cambió en algo la relación con Ganassi y el equipo?

J.P.M.: No. Chip sabía que yo me iría y está tranquilo con eso.

SEMANA: ¿Qué representa llegar a la Williams?

J.P.M.: Pues es llegar a la Fórmula 1, llegar a la máxima meta que siempre he tenido. Es un sueño cumplido.

SEMANA: ¿Cómo cree que le puede ir en la Williams el otro año?

J.P.M.: No se sabe todavía. Con la Williams el asunto es a largo plazo. Ellos tienen un contrato con BMW por cinco años y este es el primero. El motor ha sido sorprendentemente rápido; el próximo año debe ser aún mejor aunque creo que es posible que, por tratarse de un nuevo motor, existe la probabilidad de que haya más fallas de las que han tenido este año. Eso es lo que creo sin haber manejado el carro y sin conocer de cerca el motor.

SEMANA: ¿Por cuánto tiempo es el contrato con la Williams?

J.P.M.: Por dos años.

SEMANA: ¿Y después ese contrato se renueva?

J.P.M.: Va a depender mucho de cómo me vaya.

SEMANA: ¿Cuándo se va a montar por primera vez en su nuevo carro?

J.P.M.: En diciembre.

SEMANA: ¿Cómo llega a la Williams? ¿En igualdad de condiciones que Ralph Schumacher o como segundo piloto?

J.P.M.: La ventaja de ir a la Williams es que los dos pilotos están en igualdad de condiciones, los dos reciben siempre lo mismo. En los otros equipos es distinto. Si usted va a Ferrari todo es para Schumacher y lo que queda para el otro. En Williams todo es igual para los dos.

SEMANA: ¿Le va a costar trabajo volverse a adaptar al estilo de competencia de Europa?

J.P.M.: Sí va a ser difícil. Va a tocar trabajar muy duro. Son largadas otra vez quieto, toda la tecnología de los carros es diferente, en fin. Habrá que trabajar mucho.

SEMANA: ¿Cómo es la Williams por dentro?

J.P.M.: Está Frank Williams, que se dedica más a la parte de negocios. Al lado está Patrick Head, que está concentrado más en la parte del carro; debajo de Patrick está otra persona, una especie de ingeniero jefe, debajo de éste están los demás ingenieros y después los mecánicos. La diferencia con la Cart es que la tecnología de Fórmula 1 es muchísimo más avanzada. Cada equipo hace su propio carro, no es como en la Cart que hay tres marcas de chasises y uno decide cuál comprar. En F-1 cada equipo genera su propio chasis.

SEMANA: ¿Cuántas personas trabajan en la Williams?

J.P.M.: El equipo Williams está compuesto por cerca de 400 personas. La BMW, que es responsable del motor, tiene más o menos la misma gente. Los presupuestos mueven una cantidad de plata inimaginable. En Williams voy a trabajar con un chief mecanics, que es la cabeza de los mecánicos del carro, y debe tener más o menos seis mecánicos.

SEMANA: ¿La estrategia de carrera en Fórmula 1 es muy diferente a la de la Cart?

J.P.M.: En Cart es limitado, le dicen que por reglamento usted tiene 1,85 millas por galón. Con base en eso el motor debe hacer por vuelta 1,85 millas por galón. Cuando la carrera arranca todo el mundo tiene 35 galones. En Fórmula 1 no hay límite de gasolina ni restricciones de ningún tipo al respecto. Por eso la estrategia es muy diferente. Usted ve que en Cart uno siempre debe ahorrar combustible y tiene llantas

frías. En la Fórmula 1 nada de eso pasa. Primero allá no hay llantas frías porque existen calentadores especiales.

SEMANA: Por su formación y estilo de manejo a usted le convienen más las pistas de la Fórmula 1.

J.P.M.: Teóricamente sí porque es a lo que estoy acostumbrado. Pero va a ser mucho más dura la demanda y el desgaste físico. Los viajes en Fórmula 1 son más largos. En la Cart se viaja sólo cinco veces fuera de Estados Unidos. En la Fórmula 1 son 16 carreras en 15 países, ocho en Europa y el resto regadas por el mundo.

SEMANA: ¿Qué tan diferente es el carro en el que se va a montar en relación con el que tuvo cuando usted era piloto de pruebas?

J.P.M.: Es muy diferente. Todos los años el carro cambia mucho. Es otro cuento.

SEMANA: ¿Cuál de las dos categorías tiene mejores pilotos?

J.P.M.: Teóricamente en Fórmula 1 hay mejores pilotos, aunque me parece que el nivel de la Cart es muy bueno. Tiene excelentes pilotos. La comparación es muy complicada porque en la Cart el carro que yo tengo alguien más lo puede tener. En Fórmula 1 lo que mi compañero y yo vamos a tener nadie más lo va a tener. Nadie va a tener un Williams, nadie va a tener un motor BMW.

SEMANA: Usted conoce a muchos de los pilotos de Fórmula 1. ¿Quiénes van a ser los rivales complicados?

J.P.M.: Hay gente muy dura, hay gente con mucha experiencia. La mayoría son pilotos muy buenos. Tengo claro que para mí el próximo año va a ser ante todo un año de aprendizaje. Creo que mucha gente va a esperar que yo llegue el primer año y me gane el campeonato porque en Cart pasó. Pero yo no creo que eso vaya ser así.

SEMANA: ¿Cuántas pistas de las de Fórmula 1 conoce?

J.P.M.: Yo conozco todas las europeas, que son como ocho.

SEMANA: ¿Cuáles circuitos de la Fórmula 1 le favorecen?

J.P.M.: A mí me gustan mucho Silverston (Inglaterra), Magny Cours (Francia) y Spa (Bélgica).

SEMANA: ¿Y Mónaco?

J.P.M.: Es chévere pero no es tan especial. Por ser Mónaco uno lo tiene idealizado, pero cuando uno maneja el circuito no es tanto. Se divierte uno más en otra pista.

SEMANA: ¿Cuál de las dos categoría es más segura?

J.P.M.: Los circuitos de la Fórmula 1 son más seguros, no hay óvalos, que ese es uno de los ‘problemas’ de la Cart. Si usted va a 240 millas por hora puede estar seguro que no se va a pegar pasito contra el muro.

SEMANA: Para usted qué es más placentero manejar: ¿un Fórmula 1 o un Cart?

J.P.M.: Son dos cosas muy diferentes. La experiencia de los óvalos es única. La primera vez que manejé en un óvalo sentí que me iba a matar de lo rápido que va porque usted entra a las curvas a la misma velocidad que va en la recta. En los superspeedway uno llega al muro a 235-240 millas por hora y todo se le viene encima.

SEMANA: ¿Económicamente es mejor para usted la Fórmula 1?

J.P.M.: No. Yo me hubiera ganado más plata si me quedaba en la Cart. Yo no me voy para la Fórmula 1 por plata, me voy porque quiero correr Fórmula 1.

SEMANA: ¿Qué le dejan a usted estos dos años en la Cart?

J.P.M.: Mucha más experiencia, aprendí a correr con estrategias. Son tipos de carreras diferentes porque yo no estaba acostumbrado a hacer paradas en pits. Independientemente de los resultados, uno siempre aprende cosas nuevas que lo van haciendo más fuerte como piloto. Por ejemplo, este año para mí ha sido muy bueno, aunque la gente no entiende por qué me he varado tanto. Ha sido bueno porque ha sido muy duro mentalmente y siempre he tenido que estar al máximo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.