Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/16/2014 12:00:00 AM

El Capitán América somete a Ghana por 2 a 1

En un partido de inicio y final emocionantes, los estadounidenses asumieron el empate tardío de Ghana y reclamaron una ventaja que tuvieron desde el primer minuto.

El juego no había empezado del todo, y ya a los 30 segundos Clint Demspey se había hecho presente en el marcador. Tras recibir un saque lateral con un toque de distinción, driblar hacia el área, enloquecer a su marcador (Boye, de muy pobre partido) y rematar al palo izquierdo del portero Kwarasey, los estadounidenses celebraron a rabiar la ventaja. Fue el gol más rápido de la Copa, pegó fuerte en el palo y se metió.

La fisionomía del partido fue clara durante los 80 minutos siguientes. El equipo africano, sin jugadores de amplia experiencia como Boateng y Essien en la cancha, veía como sus centros no encontraban recepción y cómo sus llegadas numerosas –orquestadas por un incansable Gyan- eran desperdiciadas por falta de creatividad y contundencia en la parte de arriba. Fue un juego de metegol tapa contra una pared controlada por la metódica paciencia de los de Klinsmann.

La tendencia no cambió hasta que llegaron los cambios, precisamente por esos jugadores de más historia en el equipo ghanés. Entre el minuto 60 y el 78 el técnico Appiah movió sus fichas, entraron Boateng, entró Adomah y Essien, y parecía que la acción surtía efecto, los diez minutos finales del juego agitaron el avispero y sacaron del status quo un resultado que parecía sellado.

Al minuto 82, en una jugada inspirada que sirvió de premio a la insistencia africana, Gyan sirvió de taco un balón a Ayew en las 18; el 10 no vaciló en entrar, rematar y vencer a Howard. Por minutos, parecía que la maldición del 1 – 0 (tan rápidamente revertible en este Brasil 2014) azotaría a los estadounidenses y que Ghana pasaría de largo, pero solo cuatro minutos después, en un balón que el defensa ghanés hubiera podido controlar, llegó un tiro de esquina definitivo.

Qué peligrosos son los tiros de esquina evitables en los momentos finales del partido: lo supo Estados unidos y lo supo John Brooks. El defensor del Hertha Berlin, que había ingresado por Besler al minuto 46, acudió a la cita en el área, recibió el cobro del corner justo afuera del área chica y empalmó un cabezazo que selló la suerte de ambos equipos. También firmó el cierre de los mejores diez minutos del juego, los finales, con golazos, empates, drama y ventajas concluyentes.

Los futbolistas del tío Sam respondieron al reto y al golpe del empate tardío, y ahora buscarán frente a Portugal, el 22 de junio, sepultar la esperanza de los lusos y hacerse a un lugar en los octavos de final… todo sin haber enfrentado a Alemania.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.