Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/24/2006 12:00:00 AM

Esto está bueno

Aunque ningún equipo descrestó, en la primera fase de Alemania 2006 se vieron varios partidos de alto nivel y casi nunca faltó la emoción. Por Eduardo Arias.

Hacía mucho tiempo no se vivía un Mundial tan emocionante como este. El temor a que fuera un fiasco era grande. El cercano recuerdo de Corea-Japón 2002, grandes estrellas sometidas a calendarios extenuantes, selecciones sin tiempo suficiente para prepararse físicamente y ajustar su estilo de juego.

Pero en la primera fase, donde se juegan 48 partidos y participan varias selecciones de niveles mediano y bajo, el balance ha sido muy positivo.

No es fácil hacer comparaciones, pero se puede decir que al menos desde el Mundial de México de 1986 no se veía una baraja tan completa de grandes equipos.Tal vez falte un equipo que deslumbre como Brasil en 1970 y 1982, Holanda en 1974 o Dinamarca en 1986. Pero si algo ha habido en este torneo es una gran cantidad de partidos de alto nivel o, al menos, emocionantes. Por supuesto que ha habido soporíferos. Pero ha sido mucho más lo bueno que lo aburrido.

¿Quién dijo que en los mundiales todos los partidos tienen que ser obras de arte? El Mundial de México 70 pasó a la historia como un Mundial espectacular. Claro. Lo de Brasil, la Alemania de Gerd Müller, Perú e Inglaterra mientras duraron... Pero la gente olvida que en ese mismo Mundial se jugaron unos bodrios insoportables en el grupo de México y la Unión Soviética y, sobre todo, en el que integraban Italia, Uruguay, Suecia e Israel. Muy poca gente recuerda que en "el más espectacular Mundial de todos los tiempos" Italia logró la hazaña de ganar su grupo anotando un solo gol en tres partidos.

Las críticas contra un Mundial nunca van a faltar, y muchas de ellas son el resultado de un boca a boca que se vuelve verdad absoluta sin mayor análisis. En este caso, tal vez porque Brasil, el gran favorito, decepcionó en sus dos primeras presentaciones ante Croacia y Australia. O por la pereza de Francia ante Suiza y Corea del Sur. O sencillamente porque no está Colombia y eso le quita un componente adicional de emoción que ayudó mucho a darles bastante expectativa a las fases iniciales de Italia 90 y Francia 98 y a la antesala de USA94.

Ha sido un buen torneo porque, ante todo, el Mundial es un espectáculo y muy pocos partidos han sido aburridos. Los amigos de la táctica y de ver el fútbol como si se tratara de una clase de álgebra lineal seguramente encontrarán fisuras y deficiencias en varios de los juegos que resultaron emocionantes para el espectador raso.

Basta mirar lo que ocurrió en cada uno de los grupos de la primera fase para comprobarlo. No más el partido inaugural de esta Copa del Mundo ha sido, de lejos, el mejor desde cuando se institucionalizó esa figura en Inglaterra 1966. Seis goles, casi todos golazos. Algo nunca antes visto. En ese grupo, el A, Ecuador mostró un buen nivel ante Polonia y Costa Rica, el triunfo alemán frente a los polacos fue dramático de principio a fin y Alemania jugó bastante bien ante Ecuador. En el grupo B, Trinidad y Tobago fue un muy digno rival ante Suecia e Inglaterra. Suecos y guaraníes protagonizaron un partido intenso que se resolvió al final, Suecia-Inglaterra fue un excelente partido. Si acaso hubo dos huesos: Inglaterra-Paraguay y Paraguay-Trinidad.

El grupo C comenzó un poco frío: Argentina 2-Costa de Marfil 1 y Holanda1-Serbia y Montenegro 0, pero dejó para la retina el espectacular Argentina 6-Serbia 0, el dramático Holanda 2-Costa de Marfil 1, un muy táctico pero intenso empate sin goles entre Argentina y Holanda y la espectacular remontada de Costa de Marfil ante Serbia.

El grupo D sí fue flojo, aunque México-Irán y México-Portugal resultaron muy entretenidos. En el grupo E se vieron juegos de gran intensidad: Italia-Ghana, República Checa-Estados Unidos, Ghana-República Checa y Estados Unidos-Ghana. Los únicos lunares fueron el violento Italia-Estados Unidos y el desinfle de los checos ante una Italia utilitarista. En el F, Brasil decepcionó al comienzo pero los tres partidos que jugó fueron emocionantes. Australia y Croacia lo pusieron en aprietos y ante Japón mostró buena parte de su esplendor. Australia jugó dos partidos excelentes ante Japón y Croacia. Para olvidar, el soporífero Japón-Croacia.

El grupo G, donde Francia decepcionó ante Suiza y Corea del Sur, y donde lo único medianamente entretenido había sido el triunfo de Suiza 2 a 0 ante Togo, tuvo un final feliz y vibrante gracias a los triunfos bastante luchados de Suiza y Francia sobre Corea del Sur y Togo. En el H, en cambio, España dio dos soberbias lecciones de buen fútbol ante Ucrania y Túnez, mientras que el despertar de Ucrania ante Arabia Saudita resultó entretenido. Un partido candidato a hueso en la categoría gran comendador era Túnez-Arabia Saudita. Contra todos los pronósticos resultó un vibrante partido que terminó 2 a 2. Eso sí, la última fecha (Ucrania-Túnez y España-Arabia Saudita) fue un asalto a la buena fe de los espectadores.

En síntesis, un Mundial mucho mejor de lo esperado. Sólo falta ver si en los partidos decisivos que llevan a la gran final en Berlín prevalecen el drama, la intensidad y se vean tres o cuatros clásicos para el recuerdo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.