Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/28/2017 2:14:00 PM

Bajar peso y seguir los pasos de Froome: estrategias que usó Dumoulin para ganar el Giro

El holandés Tom Dumoulin ganó en Giro de Italia 2017, la edición 100 de la carrera más apasionante del ciclismo mundial. Nairo respondió con valentía, se defendió como león, y terminó en el honroso segundo puesto. Gaviria fue campeón de los puntos.

En el Autódromo de Monza, construido por 3.500 obreros en 1922, y donde Juan Pablo Montoya se consagró como uno de los pilotos de Fórmula 1 más veloces y atrevidos de la historia, ganando dos grandes premios e imponiendo la mayor velocidad alcanzada por un mono plaza en ese circuito, más de 372 kilómetros por hora, se inició la etapa 21 del Giro de Italia del Centenario, la jornada final de la ‘Carrera del amor infinito’.

Y allí, en ese templo de la velocidad, el obús de Maastricht, Tom Dumoulin, sentenció la competencia y conjuró, por fin, “la maldición holandesa”, rodando a más de 50 kilómetros por hora sobre su hermosa Giant, con una “dentadura” 56-11, y bajo un cielo tan azul, tan hermoso, como aquellos que pintó Vincent Van Gogh al borde de su muerte en Francia.

Era un día para Holanda, pese a que la numerología le daba esperanzas a Colombia, pues en este Giro, Eusebio Unzue cumplía su carrera grande 111, número que llevaba su pupilo Nairo en el dorsal, y el mismo con el que Lucho pasó a la historia en Madrid, hace 30 almanaques.

Dumoulin, apodado la ‘Mariposa’, y quien desde hoy debería ser conocido como el ‘Lancelot’ del ciclismo, literalmente aplastó a sus rivales en los 29,3 kilómetros hasta la Duomo Piazza de Milán. Si, la etapa la ganó su compatriota Jos Van Endem, del Lotto Jumbo, pero los aplausos y las fotografías fueron para él, para su esfuerzo, para su coraje.

Era la montaña el escenario donde debió ser derrotado, pero ninguno de sus rivales logró someterlo. Tan sólo su organismo lo tumbo un par de veces, pero sin dejarlo nocaut. Volvió a levantarse, prácticamente solo, y remontó la general de una forma trepidante.

Pesaba sobre sus hombros el sombrío pasado holandés en las Tres Grandes. Jamás habían ganado el Giro, y la última victoria se remontaba a 1980, cuando Zoetemelk venció en el Tour de Francia.

Dumoulin conocía los antecedentes, y entendió que para clausurar el maleficio debía transformarse en todo terreno. Desde sus inicios demostró ser bueno en los ejercicios contra reloj, pero le faltaba mejorar en la cuesta.

Desde hace seis años se la pasa entre España y Francia, entrenando en Andorra, en los Pirineos y en los Alpes. En 2010, en el Tour del Avenir, se topó por primera vez con Nairo Quintana, su gran rival de este año en la ‘Corsa Rosa’. Vio ascender al colombiano a Risoul, como un águila imperial, y se dio cuenta de que todavía no era tiempo de pactar pelea. Volvió a sumergirse en el anonimato, aunque sin antes dejar un par de evidencias de su talento: ganó al crono del GiroBio y el GP de Portugal.

Su explosión se dio en 2015, en la Vuelta a España que ganó Fabio Aru. Allí se vio las caras con Froome, con Chaves, con Majka y con Nairo. Arrasó en la contra reloj de Burgos, se dio el lujo de ganar una etapa de montaña, en Caminito del Rey, y fue líder por varios días hasta que lo destronaron en la tercera semana.

En 2016 apareció en el Giro, triunfó en el prólogo y alcanzó a asustar a los favoritos, incluyendo a Nibali y a Chaves. Sin embargo, tan sólo estaba probando el terreno, respirando el aire trasalpino. Se retiró en la tercera semana y se dedicó a preparar el Tour. En la ‘Grande Bouclé’ lo mismo, ganó la contra reloj y asumió el liderato, pero luego se desfondó, casi a propósito podría decirse.

Dumoulin es estratégico, matemático. Viene preparando el 2017 desde octubre de 2016. Rebajó kilos, se hizo más ágil subiendo, imitando el estilo Froome, siempre consagrado a su potenciómetro, siempre disciplinado con su cadencia.

Ganó el Giro 100 en su ley, solitario y contra el reloj, terreno donde es indestructible, donde más se asemeja a los gigantes, a Merckx, a Anquetil, a Coppi, a Induraín. Ganó como LeMond en el Tour de 1989, o como su compatriota Jan Janssen en la Vuelta del 67.

Les ganó a tres verdaderos gladiadores: Nairo, Nibali y Pinot, quienes lo pusieron a prueba en Oropa, en Blockhaus, en Stelvio, en Asiago, en todos los lugares donde el terreno se encumbraba hacia el cielo. No cedió, no desesperó.

Batalló hasta el final, con estoicismo. Fue un caballero cuando ameritaba y un pirata cuando era necesario. Le dio la mano a Nairo, habló bien de Nibali, y luego se enfrentó a ellos en los medios de comunicación. Dijo que no quería verlos en el podio, y sin embargo hoy se abrazó con ellos, como si fueran hermanos, porque lo que pasa en la carretera se queda en la carretera.

Por fin un holandés se subía al primer cajón del podio, y por fin las decepcionantes historias de Breukink, tercero en el 87 y segundo en el 88; de Kruijswijk, dos veces top 10, se transformaban en añejas anécdotas, obnubiladas por la fantástica victoria del “capo” del Sunweb.

Nairo fue un rival admirable. Defendió la maglia rosa como todo un león. Empujado por todo el amor de los colombianos, el hijo de Luis y Eloísa llevó al límite su bicicleta, y hasta se sobrepasó en los watts de potencia en esas largas rectas de la capital lombarda. Por sexta vez el boyacense sube a un podio, con apenas 27 años y su décima participación en una grande.

Tan sólo 35 corredores en la historia han repetido podio en dos grandes consecutivas, tan sólo 9 han hecho más podios que el colombiano.

Fue segundo del Giro 100, tal vez muy poco premio para los pesimistas, pero sin duda, un gran honor para Nairo, quien siempre cae derrotado dejando hasta su última gota de sudor en el pavimento.

Para él viene ahora el reto del Tour de Francia, donde se reencontrará con su archienemigo de siempre: Chris Froome. No la tendrá fácil, pero lo intentará.

Terminó el Giro del Centenario, uno que pasará a la historia gracias a los valientes ciclistas que participaron en él. Gracias a Fernando Gaviria, el joven de 22 años de edad que ganó cuatro etapas, llevándose la camiseta ciclamino, honor que jamás había logrado ningún colombiano.

Gracias también a Mikel Landa, el “Pantani español”, campeón de los premios de montaña. Gracias a Jungels y Yates, dos jóvenes que demostraron que el ciclismo se sigue superando, que sigue evolucionando. Y claro, gracias a Dumoulin, Nairo, Nibali y Pinot, verdaderos generales del pelotón, siempre dispuestos a dar la pelea, pase lo que pase, hasta el último kilómetro.

Etapa 21

  1. Jos Van Emden (HOL-Lotto Jumbo) 33:08.
  2. Tom Dumoulin (HOL-Sunweb) a 15 segundos.
  3. Manuel Quinziato (ITA-BMC) a 27.
  4. Vasil Kiryienka (BLR-Sky) a 31.
  5. Joseph Rosskopf (USA-BMC) a 35.
  6. Jan Barta (RCH-Bora) a 39.
  7. Georg Preidler (AUT-Sunweb) a 51.
  8. Bob Jungels (LUX-QSF) a 54.
  9. Jan Tratnik (ESL-CCC) a 57.
  10. Andrey Amador (CRC-Movistar) a 1:02.
  11. Vincenzo Nibali (ITA-Bahrain) a 1:09.
  12. Nairo Quintana (COL-Movistar) a 1:39.
  13. Thibaut Pinot (FRA-FDJ) a 1:42.
  14. Patrick Konrad (AUT-Bora) a 1:44.
  15. Bauke Mollema (HOL-Trek) a 1:46.
  16. Ilnur Zakarin (RUS-Katusha) a 1:49.
  17. Maxime Monfort (BEL-Lotto Soudal) a 1:54.
  18. Mikel Landa (ESP-Sky) a 2:15.
  19. Jan Polanc (ESL-UAE) a 2:16.
  20. Adam Yates (GBR-Orica) a 2:28.
  21. Domenico Pozzovivo (ITA-Ag2r) a 2:49.
  22. Sebastián Henao (COL-Sky) a 2:58.
  23. Fernando Gaviria (COL-QSF) a 3:03.
  24. Winner Anacona (COL-Movistar) a 4:17.

General final

  1. Tom Dumoulin (HOL-Sunweb) 90:34:54.
  2. Nairo Quintana (COL-Movistar) a 31 segundos.
  3. Vincenzo Nibali (ITA-Bahrain) a 40.
  4. Thibaut Pinot (FRA-FDJ) a 1:17.
  5. Ilnur Zakarin (RUS-Katusha) a 1:56.
  6. Domenico Pozzovivo (ITA-Ag2r) a 3:11.
  7. Bauke Mollema (HOL-Trek) a 3:41.
  8. Bob Jungels (LUX-QSF) a 7:04.
  9. Adam Yates (GBR-Orica) a 8:10.
  10. Davide Formolo (ITA-Cannondale) a 15:17.
  11. Jan Polanc (ESL-UAE) a 18:06.
  12. Jan Hirt (RCH-CCC) a 20:49.
  13. Maxime Monfort (BEL-Lotto Soudal) a 21:59.
  14. Dario Cataldo (ITA-Astana) a 24:40.
  15. Sebastien Reichenbach (SUI-FDJ) a 28:11.
  16. Mikel Landa (ESP-Sky) a 37:09.
  17. Andrey Amador (CRC-Movistar) a 37:49.
  18. Winner Anacona (COL-Movistar) a 1:26:41.
  19. Sebastián Henao (COL-Sky) a 1:44:04.
  20. Fernando Gaviria (COL-QSF) a 4:30:27.

Campeón de los puntos

Fernando Gaviria (COL-QSF).

Campeón de la montaña

Mikel Landa (ESP-Sky).

Mejor joven

Bob Jungels (LUX-QSF).

Campeón por equipos

Movistar Team (España).

Más combativo

Mikel Landa (ESP-Sky).

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.