Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2015/12/25 19:00

Eugenio Figueredo, el expresidente de la Conmebol, fue hospitalizado

El uruguayo que está detenido desde el jueves acusado de estafa y lavado de dinero, ingresó a un centro de salud con molestias en el pecho.

Eugenio Figueredo, el expresidente de la Conmebol, fue hospitalizado Foto: .elpais.com.uy

El expresidente de Conmebol Eugenio Figueredo, de 83 años y detenido en Uruguay desde el jueves acusado de estafa y lavado de dinero, fue ingresado este viernes a un hospital con molestias en el pecho, informó a la AFP el fiscal del caso.

"Se sintió indispuesto con fuertes molestias en el pecho" y por precaución la jueza del caso, Adriana de los Santos, dispuso consulta médica que derivó en la posterior internación de Figueredo, confirmó el fiscal Juan Gómez.

Gómez señaló que la magistrado determinó que Figueredo sea revisado además por un médico forense.

El fiscal fue enfático al señalar que todo indica hasta el momento que Figueredo, a quien la Justicia envió a prisión durante su juicio, debería retornar a la cárcel de Montevideo en la que se encuentra alojado en las próximas horas.

El exdirigente fue enviado por Suiza extraditado a pedido de Uruguay. Arribó al país el jueves y declaró por varias horas en un juzgado montevideano.

El fiscal pidió su procesamiento con prisión, pedido que fue aceptado por la jueza y determinó que el también exvicepresidente de la FIFA permanezca encarcelado durante su juicio.

Si bien su defensa pidió prisión domiciliaria para el exdirectivo de FIFA por su avanzada edad y "delicado" estado de salud, la jueza del caso denegó esa petición por el momento.

"Plata dulce"

En su declaración ante la Justicia uruguaya el jueves, Figueredo reconoció corrupción y "plata dulce" en la Conmebol, según el informe del fiscal.

El indagado "reconoce que al ser evidentes los manejos indebidos de dinero en la Confederación (Sudamericana de Fútbol), y por los contratos que ésta firmaba, al asumir como Presidente, procuró 'legalizar' (sic) la 'plata dulce' (sic) que se repartían" en "una red de corrupción, que lamentablemente azotó al fútbol Sudamericano, en impunidad que se ha mantenido durante décadas", escribe Gómez.

Según el fiscal, de las declaraciones de Figueredo se desprende "que desde la época que asumió como miembro del Comité Ejecutivo de la Conmebol, recibía importantes sumas de dinero, en función de estratagemas que urdían diversos integrantes de la citada Confederación, con la finalidad (...) de mantener un status quo de una aviesa forma de corrupción".

"De esa forma, entre otras cosas evitaba el llamado a oferentes y/o nuevos contratantes para la comercialización de los derechos de televisación de los distintos torneos organizados en el ámbito de la Confederación", señala el texto difundido en la página web de la fiscalía.

"Expresamente reconoce que tal modo de obrar traducía un perjuicio a clubes y a jugadores profesionales, en el caso de Uruguay, menguándose notoriamente los dineros que debían percibir", señala el fiscal, que recibió una denuncia el 24 de diciembre de 2013 presentada por clubes locales y la Mutual (sindicato) de Jugadores Profesionales contra varios dirigentes, entre ellos Figueredo, por esta cuestión.

Algunos de los representantes de los clubes, señala el fiscal, se retiraron de la denuncia "alegando presiones recibidas por la cúpula directiva de la Conmebol".

El exvicepresidente de FIFA también reconoció haber recibido dinero de empresas que tenían derechos de televisación.

Juicio y prisión

Figueredo será enjuiciado por cargos de estafa y lavado de activos en Uruguay, toda vez que invertía el dinero en el país.

Según su abogada, Karen Pintos, se manifestó dispuesto a colaborar con la Justicia para atenuar su pena.

Las penas previstas en el código penal uruguayo para los delitos de los que se le acusa van de 2 a 15 años de prisión.

El uruguayo fue vicepresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) entre 1993 y 2013, año en que asumió como presidente, y además encabezó la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) entre 1997 y 2006. También fue uno de los vicepresidentes de la FIFA.

Estaba detenido en Suiza desde el 27 de mayo pasado en el marco del 'FIFAgate', el escándalo de corrupción que sacude a la organización.

El caso comenzó en mayo de este año cuando la fiscal general (ministra de Justicia) de Estados Unidos, Loretta Lynch, dio a conocer un escándalo de sobornos, lavado de activos y fraude electrónico en la FIFA. Ese mismo día fueron detenidos cinco altos directivos de la organización -entre ellos el uruguayo- en Zúrich.

De los dirigentes que figuraban como presidentes de las 10 asociaciones sudamericanas en 2013, año en que la Conmebol acordó los cuestionados derechos de televisación, ninguno se encuentra ahora al frente de sus entidades.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.