Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/18/2011 12:00:00 AM

Falcao, Messi, Alexis o Neymar, ni en semifinales

Radamel Falcao García, Lio Messi, Alexis Sánchez o Neymar, llamados a ser las estrellas de la actual edición de la Copa América, no disputarán ni las semifinales de una competición a la que habían llegado para consagrarse.

La eliminación de varias de las selecciones favoritas ha dejado fuera del torneo a los futbolistas que se presumía iban a marcar la diferencia con una gran actuación individual y con un título. El título nunca llegará y las actuaciones, incluso sin haber sido malas, se han desvanecido al no tener futuro por delante.

La lista de los que no serán recordados por esta Copa no se limita a Messi y compañía. Se amplía a muchos otros futbolista jugadores, algunos también llamados a triunfar de antemano y otros que los que se esperaba poco, pero surgieron, brillaron durante cuatro partidos y se fueron.

En el primer grupo están hombres como el argentino Gonzalo Higuaín, Carlos Tévez, que se ha marchado con la cruz del penalti malogrado en la tanda decisiva ante Uruguay, y Sergio Agüero, que ha deja la competición como máximo goleador provisional con tres goles.

Similar es el panorama de los brasileños Julio César, quien lejos de brillar falló al menos en los dos tantos que le marcó Ecuador, Ganso o Dani Alves y Maicon, que se alternaron en el lateral derecho del equipo brasileño, con más lustre para Maicon que para al Alves, al que el primero envió a la suplencia.

En cambio, entre los que aparecieron sin ser favoritos se encuentran los colombianos Camilo Zúñiga y Pablo Armero, el costarricense Joel Campbell, y el ecuatoriano Felipe Caicedo.

Sin embargo, por encima de todos ellos se encuentra Leo Messi, que ha estado en el ojo del huracán con un debate permanente sobre su figura, que viene desde antes de la Copa y que está lejos de haber concluido.

Aquí se ha comparado su juego en la selección con el de Barcelona, así como el juego del equipo catalán con Messi y el juego de la selección con Messi, hasta componer casi un trabalenguas con la confusión entre si Barcelona es la selección o la selección es Barcelona en lo que parecía casi un juego con las palabras "Messi, Barcelona, selección". El debate es casi metafísico.

De esas aguas pantanosas ha tenido muchos problemas para salir a flote el "10" de Argentina, culpabilizado por todo, para unos, o eximido de todo, para otras.

En cualquier caso, se echó el equipo a la espalda en más de una ocasión, muchas veces cual llanero solitario con el balón entre los pies, pero se marchó sin deslumbrar y sin marcar.

Neymar apenas se dejó ver. Marcó dos goles a Ecuador, pero siempre fue más noticia por las informaciones llegadas sobre su fichaje por el Real Madrid y su expresado deseo de seguir en el Santos que por lo que ofreció sobre el terreno de juego.

No tuvo ni la oportunidad de ayudar a su equipo en los penaltis decisivos ante Paraguay. Ya había sido sustituido.

Por cuenta de Falcao corrieron algunas de las mejores cosas que aportó la selección colombiana, incluidos sus dos goles ante Bolivia, el segundo de penalti. Suyo fue también el penalti desperdiciado contra Perú en cuartos de final. Allí acabó la Copa para uno de los mejores delanteros de Europa en la última campaña como jugador de Porto.

Alexis Sánchez ha sido al Barcelona lo que Neymar al Real Madrid. Su participación en el juego del seleccionado chileno ha sido importante. Marcó un gol y logró no descentrarse en el debate de su futuro. Su técnico, Claudio Borghi, algo tuvo que ver en mantener al futbolista centrado en su trabajo. EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.