Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/9/2006 12:00:00 AM

Fiebre de oro

España recoge los frutos de un proceso que comenzó con los Olímpicos de Barcelona de 1992. Lo atestiguan sus campeonatos mundiales en Fórmula 1, básquetbol y balonmano y sus dos tenistas en el Top 10.

El campeonato mundial de básquet que acaba de conquistar España no es una casualidad. Es uno más de una serie de triunfos que han puesto en el primer mundo del deporte a una nación que estaba acostumbrada a los triunfos esporádicos de individuos que llegaban lejos como fruto del esfuerzo personal.

Basta repasar la lista de éxitos recientes, para comprobarlo: campeones mundiales de básquet, balonmano, fútbol sala y hockey sobre patines. Campeones europeos de hockey sobre patines, hockey sobre hierba y fútbol sala. Y si esta bonanza es más que evidente en deportes de conjunto, en disciplinas individuales tienen mucho para mostrar.

Fernando Alonso, campeón el año pasado, lidera el campeonato de Fórmula 1, categoría en la que ningún español había ganado ni un solo gran premio. El tenista Rafael Nadal es otro de los estandartes supremos del deporte español. Campeón del torneo de Rolland Garros, es el número dos del mundo, detrás del suizo Roger Federer, al que este año le ha ganado cuatro de las cinco veces en que se han enfrentado.

En motociclismo Dani Pedrosa, quien está de segundo en la categoría máxima moto GP, fue campeón del mundo en 2004 y 2055 en la categoría de 500 centímetros cúbicos y fue campeón en 2003 de la categoría 125 centímetros cúbicos, que este año lidera el también español Álvaro Bautista. Por su parte, Jorge Lorenzo lidera este año la categoría de los 250 centímetros cúbicos. En ciclismo, Óscar Pereiro se acaba de coronar campeón del Tour de Francia.

En gimnasia, un deporte que por tradición dominan los países del antiguo Pacto de Varsovia, España ha logrado resultados rutilantes. Gervasio Deferr se coronó campeón olímpico en la prueba de salto en Atenas 2004. En 2002, Elena Gómez obtuvo el título mundial en ejercicios sobre el suelo, y en los olímpicos, Patricia Moreno ganó medalla de bronce en ejercicios sobre el suelo. David Cal, por su parte, en los Olímpicos de Atenas 2004 le dio a España una medalla de oro y una de plata en kayac.

Este es el resultado de un proceso que tomó forma como consecuencia de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, que obligaron al Estado español a preparar un equipo que los representara con decoro. El esfuerzo dio sus frutos (España ganó 13 medallas de oro, por encima de potencias históricas como Francia, Hungría y Australia) y desde entonces los resultados han llegado uno detrás de otro en diversas disciplinas.

El único lunar es la selección de fútbol, que arrancó como favorita para ganar el Mundial de 2006 pero a la que se le atravesó una Francia herida en su orgullo y que resucitó precisamente ante los estupefactos españoles.

¿Qué viene ahora para España? Alonso y Nadal parecen tener cuerda para rato. Será en los Juegos Olímpicos de 2008 donde los españoles tendrán que ratificar que esta fiebre del oro no ha sido pasajera y que por fin son una potencia del deporte mundial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.