Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1996/06/17 00:00

FINAL DE INFARTO

PARA LOS AFICIONADOS AL BALONCESTO, LA FINAL DE LA CONFERENCIA ENTRE LOS BULLS DE CHICAGO Y LOS MAGIC DE ORLANDO PODRIA TRAER ALGUNAS SORPRESAS

FINAL DE INFARTO

Para los aficionados al baloncesto,la final de la conferencia Este entre los Bulls de Chicago y los Magic de Orlando podría traer algunas sorpresas.Aunque aún faltan varias semanas para conocer cuál será el equipo que ganará la temporada de baloncesto de la NBA, para los aficionados estadounidenses las finales de la conferencia Este entre los Bulls de Chicago y losMagic de Orlando son prácticamente la verdadera final del torneo.Aunque algunas personas puedan creer que es exagerado afirmar esto o que se está tratando de menospreciar la disputa por el campeonato de la conferencia Oeste entre los Jazz de Utah y los Supersónicos de Seattle, lo cierto es que para los especialistas el duelo que desde el sábado pasado y hasta el 27 de mayo sostendrán los Toros de Michael Jordan y los Magic de Shaquille O'Neal es mucho más atractivo que la misma final del campeonato.Prueba de esto es que la semana pasada parte de la prensa especializada de Estados Unidos le dio mucha más importancia al hecho de que los Magic serían los rivales de los Bulls que a la espectacular clasificación de los Supersónicos, quienes derrotaron 4-0 a los actuales bicampeones de la NBA, los Rockets de Houston. Algo que dice bastante sobre la trascendencia que los estadounidenses le dan a este encuentro es que un minuto de publicidad en televisión durante cualquier partido de esta serie de los Bulls cuesta cerca de un millón de dólares, mientras que en los partidos de la otra conferencia escasamente llega a los 600.000 dólares.Cuestión de honorPara los expertos y los aficionados, lo que le da un sabor especial a estas finales es el hecho de que todas las superestrellas de los Bulls guardaron durante toda la temporada la esperanza de encontrarse con los Magic para cobrar una revancha que tienen pendiente desde la temporada pasada.Hace exactamente un año estos dos quintetos se enfrentaron en las semifinales de los playoffs y cuando todo el mundo estaba seguro de que los Toros arrasarían con sus rivales fueron derrotados sorpresivamente en la primera ronda por el conjunto de Orlando. Fue la primera vez desde 1990 que los Bulls quedaban por fuera de una final de campeonato. Ese sentimiento de humillación que tenían los hinchas de los Bulls al haber sido eliminados por un equipo que por primera vez en su historia llegaba a playoffs es lo que ha creado para esta serie un cierto ambiente de venganza.Más allá de esa motivación emocional, los expertos reconocen que la espectacularidad de las finales de la conferencia Este consiste en que durante la temporada, tanto los Bulls como los Magic aprendieron de los errores que hicieron que los dos terminaran sin conseguir el campeonato anterior (ver SEMANA #682). Según Rolando Laera, editor de deportes de la agencia Reuter y quien cubre la NBA desde hace 15 años, "para estas finales los Magic ya no son el equipo novato que llega por primera vez a unos playoffs, y ya tienen un poco más de madurez sicológica que evitará que les suceda lo de la temporada anterior, cuando se asustaron al llegar hasta esas instancias del campeonato y terminaron eliminados por los Rockets de Houston. Los Bulls, por su parte, tienen la ventaja de que, a diferencia de la temporada pasada, en la actual todos sus hombres han trabajado juntos desde el comienzo, con Jordan incluido, y no desde unas pocas semanas antes de las finales como lo hicieron el año pasado".Los Bulls comenzaron esta temporada en noviembre, incluyendo dentro de su nómina de estrellas al polémico Dennis Rodman, quien durante los últimos cuatro años ha ganado el título de mejor reboteador de la NBA. Con este refuerzo los Toros parecían sencillamente un equipo invencible, pues tenían al mejor encestador de la liga, Jordan; al mejor reboteador Rodman y a uno de los 10 mejores pasadores de la historia, Scottie Pippen.Pese a esta impresionante lista de figuras, algunas voces no creían que los Bulls pudieran hacer un buen papel en esta temporada porque el equipo estaba conformado por los mismos hombres que habían sido eliminados el año anterior. Con el correr de los meses y de los partidos el equipo fue silenciando a los escépticos, y la conclusión general siete meses después es que el quinteto de Chicago es calificado por los expertos como el equipo del siglo. Prueba de esto fue que de los 82 partidos que disputaron durante la temporada regular ganaron 72 y tan sólo perdieron 10. Esa hazaña les permitió romper el mítico récord de victorias y derrotas en una sola temporada que desde hace 25 años estaba en poder de los Lakers de Los Angeles, cuando los angelinos impusieron una marca de 69-13.El segundo mejor récord de temporada lo consiguieron los Magic con 60-22, comandados por su principal figura Shaquille O'Neal, quien terminó como el quinto mejor encestador de la NBA, el segundo mejor reboteador detrás de Rodman y uno de los mejores bloqueadores del campeonato. Sin embargo, a pesar de esa excelente campaña, los expertos coinciden en señalar que la armada invencible de Jordan tiene todas las condiciones para desquitarse de los Magic.Duelo de titanesSegún Carol Rumié, especialista en baloncesto de la NBA, "Orlando afronta el grave problema de que en la banca no tienen a nadie que les pueda ayudar a resolver un partido en un momento dado. Durante la temporada regular, el entrenador Brian Hill movió un poco a sus jugadores, pero apenas comienzan los playoffs se dedica exclusivamente a planificar sus juegos basado en sus titulares, porque no tiene una banca lo suficientemente confiable. Chicago en cambio tiene en la suplencia a Toni Kukov _escogido como el mejor sexto hombre de la liga_, Bill Wennington y John Sally, quienes al momento de hacer algún cambio pueden aportar juego al equipo".A lo largo de la temporada los Bulls y los Magic se enfrentaron cuatro veces, pero el equipo de Orlando sólo le ganó al de Jordan en una oportunidad. Para los aficionados lo más importante en este momento no son tanto esas victorias en la temporada regular, sino el buen momento en el que está el conductor del equipo, Jordan.¿Vencer a los Bulls?Aunque aparentemente son indestructibles, algunos entrenadores y expertos de la NBA afirmaron hace pocas semanas en la revista estadounidense Sports Illustrated que pretender derrotar a los Bulls no era un tarea imposible. Ellos analizaron las 10 derrotas que el conjunto de Chicago sufrió en la temporada, y basados en esto sugirieron que para que algún equipo pueda vencer a los Bulls deberá hacer básicamente tres cosas. La primera de ellas, aunque parezca un suicidio, es dejar que Jordan haga más de 20 lanzamientos desde fuera del área ya que, según los resultado de ese estudio, cuando Michael hace esto su efectividad es del 80 por ciento, mientras que si está por debajo de ese número de lanzamientos alcanza a encestar el 96 por ciento de sus tiros, porque puede llegar al aro.La otra sugerencia es marcar lo más fuertemente posible a Rodman, inclusive recurriendo a las faltas, con el fin de no darle oportunidad de recuperar rebotes ofensivos para su equipo, lo que obviamente evitaría una segunda oportunidad de ataque de los Bulls. Y finalmente sugieren, mediante una marca fuerte, cansar a Scottie Pippen para que no anote más de 20 puntos, con lo cual el promedio de los Toros descenderá.Aunque las estadísticas y la lógica indican que los Bulls tienen serias posibilidades de ganar el título, lo cierto es que tan sólo hasta dentro de tres semanas los fanáticos de Chicago podrán gritar nuevamente que están en una final, porque aunque los expertos digan que la victoria es casi fija lo único cierto es que en los deportes puede pasar cualquier cosa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.