Viernes, 24 de octubre de 2014

| 1988/08/29 00:00

GOLPE DE SUERTE

Cuando nadie lo esperaba, Tomás Molinares ganó el título mundial welter con un solo puñetazo.

GOLPE DE SUERTE

Las apuestas estaban 4-1 en contra del colombiano. Nadie daba un dólar por su victoria frente a Marlon Starling, campeón mundial del peso welter, según la Asociación Mundial de Boxeo. Por eso, cuando el pasado 29 de julio Tomás Molinares subió al ring del Trump Plaza, en Atlantic City, los colombianos no estaban muy entusiasmados con la posibilidad de alcanzar un nuevo título mundial. Pero la sorpresa llegó y Molinares, cuando menos se esperaba, de un solo golpe le arrebató el título mundial a Starling.
Las cosas parecían estar complicadas desde algunos días antes de la pelea. Según varios observadores, Molinares no tenía la experiencia necesaria para enfrentarse a un hombre de la trayectoria del campeón mundial. A sus 23 años, Molinares llegaba invicto a su pelea por el título mundial, luego de haber triunfado en 23 peleas como profesional, pero sin haber enfrentado a rivales de gran envergadura. Lo cierto es que el colombiano, que había derrotado a 21 de sus contricantes por K.O., confiaba en que su recia pegada lo sacaría de cualquier aprieto.
La parte final de su preparación la llevó a cabo en los Estados Unidos, bajo la dirección del entrenador Amílcar Brussa, el mismo que llevó al campeonato a Carlos Monzón y a Miguel " Happy" Lora. Brussa dio la voz de alerta cuando afirmó que Molinares estaba bajo de preparación y que sus movimientos eran bastante lentos. Tales carencias fueron subsanadas, al menos en parte, con el entrenamiento que diseñó el argentino.
Desde los primeros asaltos se pudo apreciar la superioridad técnica de Starling. El jamaiquino mostró una guardia sólida y una mayor movilidad que la de su rival, lo que le permitió conectar al colombiano con relativa facilidad. Amedida que pasaba el tiempo, Molinares lucía más desconcertado, lento y débil de manos, mientras que el campeón comenzaba a realizar una labor de ablandamiento que debía culminar con Molinares en la lona. Al comenzar el sexto asalto, la cara del colombiano se estaba hinchando gracias a que el jab del jamaiquino entraba fácil y constantemente. El campeón estaba por encima en la puntuación y su superioridad era tal, que despreció a su rival. Ese fue su gran error. A lo largo de ese round, Starling descuidó su guardia, que había sido su punto más fuerte.
Con un poco de suerte, Molinares podía sacar provecho de la situación, pero se encontraba más preocupado en evitar los golpes que lanzaba el campeón que en golpearlo. Al finalizar el asalto, los boxeadores se enfrascaron en un cuerpo a cuerpo, en el que el colombiano estaba llevando la peor parte. En el momento en que sonaba la campana, cuando Starling trataba de salirse del cuerpo a cuerpo, Tomás Molinares sacó una derecha increíble, que entró plena en el rostro del jamaiquino y lo puso a dormir en la lona.
De esa forma, Molinares se convirtió en el tercer campeón mundial colombiano en la actualidad, junto a "Happy" Lora y Fidel Bassa. Ahora, los manejadores del rey de los welter deberán buscarle algunos rivales de no mucho peso, para que pueda alcanzar la mejor forma antes del posible combate por la unificación, frente al campeón del CMB, Lloyd Honeyghan. De todas formas, el reto para Molinares es grande. Su prepación debe ser óptima si quiere brillar en una de las categorías estrella del boxeo mundial que, hasta el momento, no ha logrado encontrar un sucesor digno para su mejor exponente, el genial Ray "Sugar" Leonard.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×