Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/16/1995 12:00:00 AM

'GOOD MORNING SOCCER'

Sin invertir mucho dinero, pero con más de 16 millones de aficionados, los estadounidenses intentan crear por segunda vez una liga profesional de fútbol.

HACE CINCO años, cuando la Fifa eligió a Estados Unidos para ser la sede del mundial de fútbol en 1994, muchos pensaron que los dirigentes del máximo organismo del balompié mundial se habían vuelto locos. Resultaba increíble pensar que el evento más importante del fútbol se disputaría en un país en donde no se jugaba este deporte. Pero lo que no sabían quienes se opusieron a esta designación era que, mientras se daba el primer pitazo de la Copa Mundo, un informe del consejo de la industria del soccer en Estados Unidos decía que 17 millones de norteamericanas ya estaban jugando fútbol, de los cuales 11 millones eran menores de 18 años.
Según este estudio, a mediados de 1994 el balompié logró ubicarse como el cuarto deporte más popular entre los jóvenes estadounidenses, después del baloncesto, del volibol y del softbol, y por encima del béisbol y el fútbol americano. Además tuvo un crecimiento del 77 por ciento en un período de 10 años, mientras que los demás deportes sólo aumentaron en un 3.4 por ciento durante el mismo lapso, cifra que demuestra que esta disciplina es la de mayor proyección en el país del norte.
Y es que los estadounidenses han venido trabajando desde hace mucho tiempo para tratar de meter el fútbol en su país. En 1968 intentaron crear por primera vez una liga profesional y años más tarde importaron a los mejores jugadores de la época -Pelé, Beckenbauer, Cubillas y Menotti- buscando promoción. Pero el tratar de vender un deporte desconocido con estrellas que pocos identificaban hizo que en 1982 North American Soccer League (NASL) terminara sus actividades.
Fue a raíz de este fracaso que los dirigentes de USA 94 encabezados por Alan Rothenberg, decidieron cambiar las estrategias que habían utilizado para difundir el fútbol: esta vez se estimuló el deporte desde la base. Fue así como las ligas de fútbol infantil aumentaron en más del 170 por ciento desde 1982 hasta 1993.
Todo este florecimiento del fútbol en Estados Unidos tiene como único fin el de poder establecer en 1995 una liga profesional seria que, a diferencia de las anteriores, contaría con jugadores nacionales que sobresalieron durante la Copa Mundo.
Los promotores tienen como ejemplo la liga japonesa, creada en 1993. Que ha sido un éxito tanto a nivel económico como deportivo. La única diferencia es que mientras los orientales necesitaron invertir millones de dólares en su creación, los estadounidenses sólo piensan invertir 2.5 millones, pues ya tienen a los jugadores y la infraestructura. El mayor reto es que los aficionados dejen de ver el soccer como un juego de parque y lo acepten como uno de multitudes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?