Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/14/2007 12:00:00 AM

Heredarás el reino

Con 22 años y apenas tres carreras en Fórmula 1, el británico Lewis Hamilton es el piloto del que todos hablan. Razones no faltan: es el primer piloto de color de la categoría, y además veloz, muy veloz.

Hay hombres que no pueden escapar a su destino y Hamilton es uno de ellos. Desde su nacimiento estaba escrito que sería rápido sobre un auto de carreras; su padre, Anthony, y Bernie Ecclestone, mandamás de la Fórmula 1, así lo habían profetizado.

El primero bautizó a su hijo Carl Lewis en honor al atleta norteamericano ganador de 10 medallas olímpicas. El segundo dijo hace más de 20 años: "Lo que le falta a la Fórmula 1 son un alemán que conduzca rápido, una mujer y un negro". Al primero lo encontró y se llamaba Michael Schumacher, la mujer aún no ha aparecido y del negro ya se tienen noticias: pilotea un McLaren-Mercedes MP4-22, es compañero del doble campeón Fernando Alonso y ha ocupado podio en las dos carreras de Fórmula 1 en las que ha participado.

'Currículum vitae'

Lewis Hamilton se subió por primera vez a un kart cuando tenía 8 años. No eran días fáciles para él. La situación económica de su familia no era la mejor, su hermano menor había nacido con una parálisis corporal y sus compañeros de colegio lo golpeaban. Para escapar de la realidad, echó a andar su afición por los carros y para defenderse, tomó clases de karate.

Su abuelo había viajado de Trinidad y Tobago a Inglaterra en la década del 50 para trabajar en los ferrocarriles; su padre es gerente de una empresa, aunque para costear la afición de su hijo debió buscar trabajos alternos. No tuvo que esperar mucho para que alguien aligerara su carga. Cuando tenía 11 años, Lewis se encontró con Ron Dennis, copropietario del equipo McLaren, en una premiación y mientras le pedía un autógrafo, le dijo que algún día manejaría unos de sus monoplazas de Fórmula 1. El ex mecánico sonrió incrédulo y le dijo que lo llamara en nueve años. Eso sí, por si acaso, puso su número telefónico junto a la firma.

Lewis nunca tuvo que llamar, porque dos años después fue el propio Dennis quien lo buscó al enterarse de que ese niño de color se había coronado campeón británico de karts. Desde entonces, Hamilton ha desarrollado su carrera amparado por McLaren. Estaba claro que su pueblo natal, Tewin, donde hay una iglesia, un par de bares, un pequeño supermercado y poco más, ya le quedaba pequeño.

Campeón de la Fórmula Renault UK en 2003 y de la Fórmula 3 en 2005, su título el año pasado en la GP2 -considerada la antesala a la Fórmula 1- fue lo que hizo a McLaren-Mercedes inclinarse por Hamilton para que ocupara el puesto dejado por Juan Pablo Montoya, en detrimento de Pedro de la Rosa, eterno piloto de pruebas de la escudería. Eso sí, Ron Dennis le advirtió que nunca se aprovechara de su color de piel, indicación que el corredor ha seguido hasta ahora al pie de la letra. El joven Lewis es puro talento y nada más.

Bandera verde

Los tiempos registrados por Hamilton en la pretemporada no llamaron la atención de la prensa, por lo que a la primera carrera de la temporada -Australia- llegó sin los reflectores encima, más pendientes de lo que pudieran hacer los Ferrari de Felipe Massa y Kimi Raikkonen y el MacLaren-Mercedes de Fernando Alonso.

Lewis terminó tercero y durante muchas vueltas estuvo por delante del asturiano, actual campeón de la Fórmula 1, que no pudo pasarlo sobre la pista sino después de que una parada en pits del inglés se tardara más de lo esperado, algo que algunos han calificado de "sospechoso".

En su segundo Gran Premio, en Malasia, el piloto, nacido el 7 de enero de 1985, partió en el cuarto lugar, detrás de los dos Ferrari y de Alonso, y apenas arrancar la carrera, ya era segundo, por delante de Raikkonen y Massa, que nunca pudieron alcanzarlo, de hecho, el brasileño terminó fuera de la pista cuando trató de ganarle la posición. Ver dos manchas rojas en el retrovisor de un monoplaza puede quebrar la resistencia del más experimentado, pero no la de Hamilton, que afirma que más difícil que adelantarlos al inicio fue mantenerlos a raya.

Que un piloto novato ocupara podio en los dos primeros Grandes Premios de una temporada era algo que no ocurría desde 1964, cuando su compatriota Peter Arundell lo hizo en Mónaco y Holanda, al volante de un Lotus. Es tal su prestigio dentro de la Fórmula 1, que en las casas de apuestas un triunfo de Felipe Massa en Malasia se pagaba 2,8 a 1; uno de Adrian Sutil, de la escudería Spyker, 800 a 1, y el de Hamilton, 10 a 1.

Pero las aspiraciones del británico son claras. Mientras celebraba con los mecánicos de su equipo el segundo lugar en Malasia, prometió que este año les dedicaría una victoria. Ya antes, lejos del fragor de las carreras, había dicho que dentro de tres años sería campeón de la Fórmula 1.

Con 1,74 metros de altura, escasos 64 kilos, amante del reggae y del hip-hop y aficionado a tocar guitarra, aún no sale de su asombro cuando ve en las tribunas aficionados con afiches con su cara y elude a la prensa cuando le pregunta por la rivalidad con su compañero de equipo Fernando Alonso.

Pero Pat Symonds, que trabajó con el español como director de ingeniería de Renault, sabe que la habilidad de Hamilton puede calar hondo en el campeón defensor: "A Alonso sólo lo vi mal cuando era superado por un compañero de equipo, le resulta más fácil aceptar rápidamente una derrota frente a otro piloto".

En el Gran Premio de Bélgica de 1951 el promedio de edad de los pilotos fue de 42 años. En el último Gran Premio de Malasia, Alonso (25 años), Hamilton (22) y Raikkonen (27) protagonizaron el podio más joven de la historia. A ellos se le suman el polaco Robert Kubica (22) y el alemán Nico Rosberg (21). Dentro de poco, el campeón de la Fórmula 1 necesitará un permiso firmado por su padre para poder correr; mientras eso pasa, ya se sabe que Lewis Hamilton ganará su primer título en 2010, a los 25 años. Él mismo lo profetizó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.