Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1995/01/02 00:00

HISTORIA DE UN 'BATIGOL'

Con una patada Gabriel Omar Batistuta entró de lleno en la historia del fútbol italiano. Tumbó un récord de más de tres décadas sólo para ganarse sus vacaciones a Argentina.

HISTORIA DE UN 'BATIGOL'

MENOS DE UN segundo después de que el delantero del Fiorentina, Gabriel Batistuta, cobrara un penalty frente al Sampdoria, entró a la historia del fútbol italiano.
No era una anotación como cualquier otra. 'Batigol', como es conocido, completó ese día 11 jornadas consecutivas sin dejar de hacerse presente en el marcador, con lo cual superó un récord de 32 años que estaba en poder del italiano Ezzio Pascutti, desde la campaña 1962-1963, cuando anotó durante 10 partidos seguidos.
La prolongada celebración y la demora en poner de nuevo en juego el balón, hicieron que el árbitro le mostrara tarjeta amarilla a Batistuta lo que ensombreció en parte la alegría del argentino.
Pero la verdad es que el atacante gaucho rompió el récord motivado por la posibilidad de pasar la Navidad en Argentina.
Al comenzar la temporada Batistuta habló con Claudio Ranieri, técnico del Fiorentina, y le pidió permiso para encontrarse con su familia durante el receso de fin de año. Ranieri le dijo al argentino que lo autorizaba, si para esa fecha había logrado marcar al menos 10 goles. Batistuta negoció la cifra con el entrenador, pues le parecían demasiadas anotaciones. Después de regatear por unos minutos, llegaron a un acuerdo de ocho goles.
Como el gaucho no estaba seguro de poder anotarlos, convenció a su compañero de equipo, Francesco Baiano, de que lo dejara patear los penallys en su lugar, por lo menos hasta diciembre. Batistuta reconoció que de esta forma y con la colaboración del resto de los atacantes, que en algunas ocasiones le cedieron tiros al arco, había logrado alcanzar su meta: estar del 15 al 31 de diciembre en Argentina.

JUGAR DE PELO SUELTO
Después de esos 13 goles en serie que permitieron situar su nombre en un lugar privilegiado de la historia del fútbol italiano, Batistuta lo único que espera ahora es ser llamado a formar parte de la selección de su país.
El nuevo goleador de la liga italiana militó en el River Plate en 1990 bajo la dirección de Daniel Alberto Passarella -actual técnico de Argentina- quien lo sacó del equipo por su bajo rendimiento y porque, en esa epoca, no estaba entre sus planes. Al año siguiente Batistuta se proclamó goleador del torneo argentino con el Boca Junior y ganó la titularidad en la selección que dirigió Alfio Basile.
La semana pasada Passarella se mostró complacido cuando Batistuta declaró al periódico argentino Clarín que estaba dispuesto a cortarse el cabello -requisito indispensable impuesto por el técnico a los jugadores de la selección- y que no le guardaba rencor al nuevo estratega por haberlo dado de baja de la plantilla de River hace cuatro años.
Coincidencialmente tres días después de haber alcanzado su cometido (miércoles 30, partido contra Parma), 'Batigol' ya no anotó más. Por ahora solo queda esperar a que en 1995, las vacaciones de mitad de año, lo motiven para volver a marcar goles.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.