Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/05/26 00:00

Inglaterra espera

Si la selección no llega a semifinales será un nuevo fracaso.Dependen de Rooney y Capello. Por Gavin Hamilton

Inglaterra espera


Durante 44 años la selección inglesa ha vivido bajo la sombra de aquel equipo que quedó campeón mundial en 1966, en Londres. Hoy muchos creen que esta selección tiene el mejor chance para ganar por segunda vez el Mundial.

El optimismo se le debe a un hombre, Fabio Capello, quien transformó al equipo que no clasificó a la Eurocopa de 2008 bajo la dirección de Steve McClaren.

El italiano ha trabajado con el mismo grupo de jugadores del anterior técnico, pero los puso en cintura: los obligó a usar corbata y chaqueta en los viajes oficiales, durante las comidas les prohibió el uso de los celulares. Incluso, le pidió a la Asociación de Fútbol que no hiciera una canción oficial para la selección, lo cual era un ritual antes de los mundiales. Tarea nada fácil, pues dirige a estrellas que ganan sueldos exorbitantes.

Y es que nada interfiere con las preparaciones del técnico. Le quitó la capitanía al jugador del Chelsea John Terry, después del escándalo sobre las relaciones extramatrimoniales del jugador con la esposa de su ex compañero de equipo Wayne Bridge.

En cuanto al fútbol, el entrenador ha construido el equipo alrededor de Wayne Rooney. El goleador del Manchester United es mucho más maduro que el joven de 20 años que se hizo expulsar ante Portugal hace cuatro años en Alemania 2006. Asumiendo que Rooney se mantiene en el nivel y la capacidad que tiene actualmente, la selección debería clasificar a la segunda ronda del Mundial cómodamente.

En los últimos mundiales, Inglaterra siempre pasa holgadamente la fase de grupos, pero llega hasta los cuartos de final, donde se ha encontrado con duros rivales como Brasil, en 2002, y Portugal, en 2006.

También los acosa el fantasma de la debilidad mental en el momento de ganar por definición de penaltis, pero la dedicación de Capello en cuanto a los detalles y a los pormenores puede ayudar a mejorar esta falencia.

Los jugadores ingleses se han visto beneficiados por el poderío económico que existe actualmente en la Liga Premier. Y, además, cuentan con otra ventaja: durante los últimos cinco años han acumulado experiencias valiosas al jugar más veces la final de la Liga de Campeones que otros jugadores de otros países.

Otra ventaja es la similitud entre los climas de Sudáfrica y el invierno inglés, que junto al gran apoyo que se espera de los aficionados ingleses –quienes tendrán permiso laboral para asistir al Mundial– serán factores clave.

Cualquier resultado que no involucre la semifinal será considerado un fracaso. La nación tiene grandes expectativas, pero no subestimemos la habilidad de la selección para dispararse a sí misma en el pie.


Gavin Hamilton


Periodista inglés, es editor general de la revista World Soccer y posee una de las plumas más influyentes de Europa y tal vez la más importante de Inglaterra. También es un conocedor del fútbol suramericano. En este especial escribió sobre las reales posibilidades de su país en Sudáfrica 2010.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.