Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/3/2014 12:00:00 AM

Isabel, la hincha número uno del fútbol

La colombiana Isabel Castro busca hacerse con este título que la llevaría a representar una de las marcas más cotizadas del mundo.

Isabel Castro se siente como si ella también fuera disputar la copa mundialista. Hace unos meses escuchó que había un concurso para ser escogida como la hincha más apasionada del mundo. Sintió que ese puesto era para ella porque cree que nadie vibra tanto como un partido como las colombianas. Grabó un video en el que según los organizadores tenía que tapar goles, entrenar y bailar. Y su imagen conquistó al jurado.

De los diez finalistas, solo dos eran mujeres y solo tres eran latinos. Isabel estuvo en Rio de Janeiro una semana con los demás finalistas. Fueron al Maracaná, bailaron en las playas, entrenaron como si fueran a participar el mes que viene en la copa. Ahora está en la recta final y se perfila como una de las ganadoras del continente. En votación popular iba de primera el viernes 30 de mayo. Pero hay plazo para votar hasta el 7 de junio.

Isabel estudió diseño gráfico en la Universidad Tadeo Lozano, pero quiere ser actriz. Estudió en Buenos Aires teatro musical y actuación. Y espera darse a conocer con este concurso. “Estoy muy contenta. Me siento muy orgullosa representar a Colombia en algo que nos une como país, como es el fútbol. Ahora ya solo me queda la última etapa, pero confío en que muchos van a apoyarme”, señala Isabel.
Si usted quiere apoyarla puede votar en la página www.getreadytowatch.com.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?