Sábado, 25 de octubre de 2014

| 2013/08/13 00:00

Isinbayeva reina otra vez e Ibargüen se anota para la final

La rusa que, había contemplado el retiro, volvió por lo alto y se colgó el oro. En el salto triple Caterine Ibargüen pasó a la final del jueves.

La atleta rusa Yelena Isinbayeva celebra su victoria en la final de salto de pértiga femenina en el ámbito de los 14º Mundiales de atletismo que se disputan en el estadio Luzhniki de Moscú (Rusia) hoy, martes 13 de agosto de 2013. Foto: EFE

Este martes en el estadio olímpico de Luzhnikí en Moscú la saltadora de pértiga Yelena Isinbayeva deleitó a sus compatriotas al ganar el martes su tercera medalla de oro en el salto con pértiga en un Mundial.


Isinbayeva aseguró el triunfo con un salto de 4,89 metros, con lo que la rusa derrotó a la estadounidense y campeona olímpica Jenn Suhr. La cubana Yarisley Silva completó el podio.


A sus 31 años, Isinbayeva había anunciado que se iba a alejar del deporte tras esta temporada para poder ser madre y luego intentar regresar en el Mundial de Beijing 2015 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.


Isinbayeva, la atleta más carismática del último decenio, quiso regalar a su público un nuevo récord mundial, el que habría sido el número 29 de su carrera, pero la atleta de Volgogrado no pudo con los 5,07 cuando, sola en competición y tras haber celebrado su triunfo con saltos de alegría, intentó, sin éxito, superar los 5,07 metros.


Un salto de 4,89, ejecutado al primer intento, fue la marca ganadora que permanecerá para la historia ligada al adiós de la "Zarina", aun cuando haya dejado la puerta entreabierta a un posible regreso.


A lo largo de su carrera deportiva la atleta de Volgogrado ha conseguido 28 récords mundiales. No podrá, por tanto, ver realizado su sueño de alcanzar los 35 récords del ucraniano Sergey Bubka, actual plusmarquista masculino de pértiga reconvertido en vicepresidente de la IAAF y aspirante a la presidencia del COI.


Isinbáyeva ha protagonizado una despedida acorde con su elevado rango, después de sus fracasos en los dos últimos Mundiales. En los anteriores -Daegu 2011- sólo fue sexta. En los anteriores -Berlín 2009- no fue capaz de hacer un solo salto válido en la final. Sus títulos mundiales databan de Helsinki 2005 y Osaka 2007.


Ibargüen a la final


Por su parte la colombiana Caterine Ibargüen inscribió su nombre en la final del salto triple que se disputará este jueves en la madrugada de Colombia al ejecutar un solo salto en la calificación, de 14,52 metros, que le metió automáticamente en la lucha por el oro.


"Estoy feliz por haber conseguido la clasificación en mi primer salto, eso me permitirá reservar energías para la final. Me siento muy relajada. En competición de este nivel siempre hay un poco de ansiedad, pero hay que saber manejarla. Voy a luchar por todo en la final", comentó Ibargüen al abandonar la pista.


La marca de calificación era de 14,30 y sólo siete atletas la superaron, con la campeona defensora Olha Saladuha a la cabeza (14,69), aunque ésta tuvo que hacer dos intentos porque el primero fue de 13,95.


La ucraniana, que compitió con problemas físicos en los Juegos de Londres y aun así terminó tercera, parece haber superado sus molestias a tiempo para defender su corona mundial.


Saladuha no quiso hacer comentarios en la zona mixta. "Eso, después de la final", dijo al paso cuando fue reclamada por los medios de comunicación.


Otros resultados


La canadiense Brianne Theisen Eaton no pudo despegarse lo suficiente de la ucraniana Ganna Melnichenko en la carrera de los 800 metros, la última prueba del heptatlón, y debió conformarse con la presea de plata, dos días después que su esposo, el estadounidense Ashton Eaton, ganó el oro en el decatlón.


Mientras Melnichenko se arropaba con la bandera de su país, Theisen Eaton se fundió en un abrazo con su esposo, con quien se casó apenas hace un mes.


Melnychenko se consagró campeona con un total de 6.586 puntos, por delante de los 6.530 de Theisen Eaton. El bronce fue para la holandesa Dafne Schippers.


El heptatlón quedó abierto para otras figuras, luego que la británica y campeona olímpica Jessica Ennis-Hill y la rusa y vigente campeona mundial Tatyana Chernova no compitieron por lesiones.


Los 800 metros masculinos también abrieron un compás para un nuevo campeón debido a David Rudisha no pudo venir a Moscú. El keniano, doble campeón olímpico y mundial, está lesionado, así que el nuevo rey es Mohammed Aman, un etíope de 19 años.


Aman superó al estadounidense Nick Symmonds en la recta final, imponiéndose con el mejor tiempo del año: 1 minuto y 43.31 segundos. Symmonds terminó con 1:43.55. La medalla de bronce quedó en manos de Ayanleh Souleiman de Djibouti tras registrar 1:43.76.


También el martes, el alemán y campeón olímpico Robert Harting ganó el lanzamiento del disco por tercera vez seguida.


A primera hora de la mañana, Elena Lashmanova encabezó un 1-2 de Rusia en la marcha femenina de 20 kilómetros. Anisya Kirdyapkina entró segunda. Las rusas han ganado siete de las ocho pruebas de marcha corta desde que la competencia debutó en el programa del Mundial de Sevilla 1999.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×