Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/05/25 00:00

Italia 1934

El fútbol al servicio de la propaganda política. Italia, con la ayuda de los árbitros, gana su Mundial.

Italia 1934

 
En 1934 el turno correspondió a Italia, y esta vez el Mundial fue casi una Copa de Europa. Argentina llevó un equipo de aficionados y Brasil aún no era la gran potencia que hoy conocemos. Ambos regresaron a casa tras perder el primer juego ante Suecia y España, respectivamente. Uruguay no asistió como represalia a la inasistencia de las grandes potencias europeas a su Mundial. En esta ocasión se jugó desde la primera fase el sistema de clasificación directa, así que el que perdía se iba a casa.

Este fue un Mundial escandaloso, marcado por la ayuda de los árbitros al equipo de casa, en particular en el juego de cuartos de final ante España. El partido terminó empatado a un gol y la violencia de los italianos, que lesionaron a varias de las estrellas de España (entre ellas el gran arquero Ricardo ‘el Divino’ Zamora), les permitió ganar al otro día el partido de desempate, con gol de Meazza luego de que Demaría cargó de manera irreglamentaria al portero Nogués. En semifinales Italia superó al ‘Wunderteam’ (equipo maravilla) de Austria por la mínima diferencia, mientras que Checoslovaquia batió a Alemania por 3 a 1. En el partido por el tercer lugar, Alemania venció 3 a 2 a Austria, y en la final, que se prolongó 120 minutos tras el empate a un gol al terminar los 90 reglamentarios, los italianos batieron a los checos gracias a un gol de Schiavio. Mussolini quedó satisfecho, los jugadores y el técnico Vittorio Pozzo pudieron respirar tranquilos y recibieron la Copa y sus medallas con el saludo fascista.

El partidazo
Italia 1 – España 1
Fue una batalla a muerte entre el equipo de casa, obligado a ganar a nombre del fascismo, y el gran equipo republicano, que había sacado a Brasil del Mundial. El arquero Ricardo Zamora se multiplicó para impedir que Italia marcara. Regueiro enmudeció al público en el estadio de Florencia cuando puso en ventaja a los españoles. Ferraris logró el empate, resultado que no cambió luego de 120 minutos de juego en los que el árbitro belga Baert permitió la violencia de los italianos. ¿Cómo habría sido la historia si un árbitro con más carácter hubiera dirigido aquel partido?

El final de una era
En el Mundial de 1934 se despidió el llamado Wunderteam (equipo maravilla) de Austria, que había logrado su pico máximo de calidad dos años antes. Con él, Matias Sindelar, llamado también el Mozart del fútbol.

Mundial político
La selección italiana formaba parte del aparato de propaganda de Mussolini para demostrar la superioridad del sistema fascista sobre “otras formas decadentes de gobierno”, así como de los logros de la Nueva Italia. Sin embargo, para demostrarlo en el terreno de juego tuvo que valerse de los servicios de los nada fascistas De María, Orsi, Guaita y Monti, quienes fueron nacionalizados con el pretexto de que eran ‘oriundi’.

Palmarés
Goles marcados en el torneo: 70
Promedio de goles por partido: 4,1
Goleadores: Schiavio (Italia), Conen (Alemania) y
Nejedly (Checoslovaquia): 4 goles
La figura: Giuseppe Meazza (Italia)
El personaje: Ricardo Zamora (España)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.