Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/2/2013 12:00:00 AM

James Rodríguez, el nuevo Falcao

En Portugal dicen que la próxima gran figura del fútbol mundial es el colombiano del Oporto (Portugal) James Rodríguez.

En Portugal dicen que la próxima gran figura del fútbol mundial es del Oporto y a su debido tiempo, tal vez muy pronto, estará en el Manchester United u otro club de esa categoría.
Este prodigio, de 21 años, tiene la nacionalidad colombiana y se llama James Rodríguez.

Nuestros (recientes) amigos portugueses aseguran que "Falcao es el pasado, James Rodríguez es el futuro".

En el momento de la confidencia estábamos en un bar de la costa de Sesimbra, al sur de Lisboa y cerca de Setúbal, de donde es originario José Mourinho.

Hace unos días alquilamos una embarcación y nos acercamos a su refugio, pero no percibimos el olor de azufre que nos habían prometido: el demonio encarnado había viajado al Oriente, para confraternizar con el Diego, uno de los pocos humanos que admira.

(Digamos, de paso, que los portugueses, tanto en la calle como en los periódicos deportivos, están convencidos de que "el problema de Mou en Madrid" se debe a la tradicional desconfianza de los españoles ante el genio lusitano. Qué reconfortante es el orgullo nacional.)

Dejando de lado al Minotauro de Setúbal, los portugueses adictos al fútbol que conocimos hablaban de un argentino que está cerrando su carrera, Pablo Aimar, y de un colombiano que está comenzando la suya, James Rodríguez.

Trueque a la vista

"El Mago" Aimar (33 años), del Benfica, está por reaparecer tras una prolongada inactividad, mientras que James R (21) suena para incorporarse al Manchester United, que le ha tomado el gusto al mercado portugués.

Al parecer, Alex Ferguson está tan cautivado que habría ofrecido como parte de pago la ficha del mexicano Javier Chicharito Hernández y/o la de Nani.

La rescisión del contrato de James está cifrada en 46 millones de euros.

El buen olfato de los ojeadores y dirigentes portugueses ha sido crucial en la introducción al mercado europeo de buenos jugadores latinoamericanos, especialmente brasileños, claro, pero también de otras nacionalidades. Ahora parece ser el turno de los colombianos, tras el éxito de Radamel Falcao.

El Nuevo Pibe

Los colombianos se caracterizan por jugar bien al fútbol y también por juzgarlo bien, cosas que no van juntas necesariamente. Nuestros anfitriones nos dicen que en Colombia comparan a James con El Pibe Valderrama, que ya es mucho decir, mientras que en Portugal lo comparan con Cristiano Ronaldo.

¡Carajo! Se nos cruzan los cables imaginando tanto talento en un solo hombre, pero una recorrida por internet confirma la información (de las comparaciones, queremos decir, ya que el talento sólo se demuestra en el campo de juego).

James tiene cinco años menos que otro colombiano que triunfa en el Oporto, Jackson Martínez. En la recámara espera Héctor Quiñones, de 20.

Oporto introdujo a Falcao en Europa, claro, así como a una larga lista de talentosos descubiertos cuando su pase se podía comprar en buenos términos.

Orígenes y aptitudes

Igual que Falcao, James Rodríguez utilizó como plataforma de maduración y lanzamiento el fútbol argentino, donde llegó en 2008. Su paso por el Banfield coincidió con uno de los mejores momentos del club y en 2010 desembarcaba en Portugal.

Hoy les toca a los colombianos, mañana tal vez sea el momento de los venezolanos, por qué no. Y pensar que la cátedra sostenía que los grandes futbolistas sudamericanos sólo podían ser de Brasil y el Río de la Plata.

Decía Osvaldo Zubeldía (o uno de sus discípulos) que bastaba con ver bailar a los venezolanos para saber que también podían jugar al fútbol, que no todo era béisbol. A fin de cuentas, el fútbol, como el baile, es un compromiso entre ritmo, espacio y movimiento, con toques de destreza y atleticismo.

Bueno, y algo de talento también.

Suponemos que muchos venezolanos y colombianos destacan las diferencias entre sus respectivos pueblos, pero nosotros preferimos detenernos en sus semejanzas, que nos parecen tan evidentes.

Juegas como bailas

Eso es lo que han detectado los portugueses: la gente que baila bien también puede jugar bien al fútbol. Salsa, samba, candombe, tango, cumbia, qué importa.

Los portugueses, como los colombianos, juegan y juzgan bien el fútbol, pero también saben manipular el mercado: están en el punto intermedio, donde se equilibra la balanza. Saben comprar barato y vender caro.

Algunos ingenuos creen que la influencia de agentes como Jorge Mendes, representante de Mourinho, Cristiano Ronaldo y decenas más, ha facilitado la posición privilegiada de Portugal como mercado.

Pamplinas. Mendes no es la causa sino una manifestación de la posición privilegiada del país y del genio colectivo de la sociedad portuguesa para tocar y enlazar, al mismo tiempo, Europa, Iberoamérica y África.
                                                                                                                                
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.