Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/21/2015 3:01:00 PM

Blatter se refugiará en el periodismo

El todopoderoso presidente de la FIFA, Joseph Blatter, quizá afectado por la humillación del fin de semana, dio la línea de que no será más candidato al cargo. Reveló que irá al periodismo radial.

Esta vez la respuesta la entregaba un hombre menos altivo. Era un Blatter reducido a funcionario. Un Blatter que minutos antes había tenido que sufrir una humillación histórica, después de que el comediante británico Lee Nelson le arrojó un fajo de dólares falsos en su cara, minutos antes de iniciar una rueda prensa. Sin duda, la imagen de un anciano asustado bajo una lluvia de dólares artificiales será una de las postales del 2015.

A pesar del bochornoso incidente, Blatter cumplió con los medios del mundo y se refirió a su futuro y al de la FIFA. Los rumores y las versiones de prensa no descartaban que el ‘Dios de fútbol’ se presentará en las elecciones para renovar la entidad, -que entre otras cosas quedó programada para el 26 de febrero de 2016.

Pero el vigente presidente puso punto final a las especulaciones con una lacónica frase “La FIFA tendrá un nuevo presidente, yo soy un viejo presidente”.

Acto seguido Blatter apuntó contra sus grandes detractores: los periodistas. Lo hizo con la maestría de los gerentes de las grandes multinacionales. Cuando le cuestionaron por su futuro disparó una respuesta que tenía atragantada hace años, “volveré a ser periodista. Haré radio”, afirmó en tono socarrón. La salida era premeditada. Han sido reporteros como el británico Andrew Jennings los que insistentemente escribían sobre la corrupción que carcomía a la FIFA. Por eso el propio ‘Sepp’ quería dar una cucharada de la propia medicina.

Cuarenta años

Blatter, paradójicamente quería celebrar por lo alto sus “primeros cuarenta años” en la FIFA. Ingresó en 1975 de la mano del brasileño Joao Havelange para nunca más salir y muchos allegados aseguran que quería irse de este mundo como el mandamás. Los escándalos fueron más fuertes que sus deseos y tuvo que poner su cargo a disposición del congreso.

Eso sí, con la altives de los jerarcas aseguró el pasado 2 de junio “nunca renuncié. Y si lo hiciera, mi padre vendría y me patearía”. Blatter apenas titubeó al responder sobre su futuro el próximo 27 de febrero de 2016. Volvió a cargar contra sus enemigos, solo que está vez se escudó en el sarcasmo, "voy a ir a la radio. Porque creo que la radio es el medio más popular: está las 24 horas y cualquiera puede escucharla. O sea que si me preguntan ¿qué quiero hacer? Y es más fácil hablar que escribir", aseguró.

Quizá el futuro de Blatter sí estará en las cabinas de radio, hablando de fútbol o geopolítica, pero los expertos en el tema FIFA aseguran que de un modo u otro seguirá siendo el poder detrás del poder. “Es muy utópico pensar que alguien que estuvo al mando casi tres décadas de un día para otro de un paso al costado”, aseguró un entendido del tema a Semana.com. Lo cierto es que fue el propio Blatter el que dio el punta pie inicial para iniciar la carrera por sucederlo y es claro que su apoyo podría ser el factor fundamental en la elección de nuevo jefe supremo de la FIFA.

También es cierto que el Blatter periodista no será todopoderoso, ni siquiera será el gigantesco gerente de la tercera multinacional más exitosa del mundo. El Blatter que llegue a la ‘comodidad’ de los medios de comunicación suizos será un anciano frágil que tuvo que soportar humillaciones históricas ante los ojos del mundo. Todo cambia en cuarenta años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.