Jueves, 19 de enero de 2017

| 2016/07/06 22:04

Jossimar Calvo, la polémica bandera de Colombia en los olímpicos

La designación del atleta como abanderado en la inauguración en Brasil terminó en una gran controversia. ¿Intereses ocultos o improvisación?

Caterine Ibargüen y Jossimar Calvo. Foto: Montaje SEMANA

Ser elegido el deportista que porta la bandera de su país en la ceremonia inaugural de unos Juegos Olímpicos es un honor inigualable para un atleta y un hecho de solemnidad para el Comité Olímpico de cada país. Pero en Colombia la designación se convirtió en un motivo de discordia e improvisación.

Deportistas de la talla de Roger Federer (Suiza), Rafael Nadal (España), Emanuel Ginobilli (Argentina) y Manni Paquiao (Filipinas) han sido distinguidos por sus comités para que porten las banderas de sus países en diferentes juegos. Todos coinciden en que “fue el honor más grande sus carreras”. Lo dicen leyendas que han ganado decenas de títulos mundiales en sus especialidades.

La elección del deportista abanderado es potestad de cada Comité Olímpico. Por segunda vez en la historia, el Comité Olímpico Colombiano (COC) otorgó la distinción de una forma democrática, lo que abrió la controversia en el entorno deportivo. En una movida inusual, el COC decidió que uno de sus patrocinadores (el operador Claro) abriera una votación para que los colombianos con acceso a internet e interés eligieran al deportista.

Desde ese punto la cronología comenzó a tener detractores y fuertes controversias. Los candidatos para que los usuarios escogieran fueron Jackeline Rentería, Mariana Pajón, Caterine Ibargüen, Yuri Alvear, Fernando Gaviria, Óscar Figueroa y Jossimar Calvo. Todos atletas que representan el esfuerzo, la valentía y la capacidad del deportista colombiano. Todos candidatos para obtener una presea en las justas que se disputarán en Río de Janeiro.

El ganador de la votación fue el gimnasta cucuteño Jossimar Calvo, con 105. 088 votos. Seguido por Caterine Ibargüen, que alcanzó 57.379 votos. De acuerdo con lo que informaron el COC y Claro, el total de votos fue 226.514. Pero como se ha vuelto costumbre en el último lustro, el modelo de designación pasó por el filtro de la furiosa polémica de las redes sociales.

Caterine Ibargüen abrió la controversia. La atleta antioqueña informó que no será la abanderada de Colombia en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos por motivos de “monopolio”. Sus afirmaciones tienen que ver con que Caterine es patrocinada por el operador DirecTV, mientras que el Comité Olímpico Colombiano (COC) está patrocinado por Claro, que es competencia directa de la multinacional. Y Claro había organizado una encuesta para determinar quién sería el abanderado.

Le recomendamos leer: El malestar Olímpico de Caterine Ibargüen

Pero Ibargüen se adelantó a los hechos y el domingo pronosticó que no sería abanderada. El miércoles tanto el Comité como el operador revelaron que el gimnasta Jossimar Calvo ganó la votación por más de 40.000 votos. La firma EY envió la certificación de auditoría de la votación abierta.

Usuarios en redes y analistas deportivos pusieron en tela de juicio los resultados de la votación y toda la controversia derivó en una serie de idas y vueltas que dejaron a los deportistas en la mitad de una escena en la que poco tienen que ver.

Improvisación

Como si la disputa comercial por el honor de ser abanderado no fuera suficiente, minutos después de que Baltazar Medina, presidente del COC, proclamó a Jossimar Calvo como abanderado, la Federación Colombiana de Gimnasia indicó que lo más recomendable era que el deportista no participara de la ceremonia de inauguración de los Juegos.

¿La razón? Jossimar debe presentarse en las pruebas clasificatorias de su especialidad el 6 de agosto y, por obvias razones, debe concentrar sus esfuerzos físicos y concentración mental para superar las rondas y llegar a las finales en las que podrá disputar las medallas. Semana.com consultó con conocedores en la especialidad de gimnasia. Los analistas señalaron que Jossimar no sólo tiene competencia el 6 de agosto, sino que el día anterior debe entrenar y hacer el reconocimiento de los elementos con los que competirá.

Vale destacar que Jossimar Calvo llega como campeón mundial de su especialidad a los Juegos Olímpicos, por lo que parte como uno de los favoritos para lograr una presea dorada. La Federación de Gimnasia recordó que la inauguración demanda al menos seis horas de desgaste para los deportistas, tiempo que podría ser el diferencial entre una buena actuación y una medalla.

Tras la insólita situación, Baltazar Medina atinó a señalas que “es muy lamentable, pero la Federación tiene toda la razón. Técnicamente un deportista que tenga competencia al otro día no se puede desgastar físicamente en un evento como la inauguración”.

Usualmente, la designación del abanderado es un evento de celebración. Los deportistas participantes se sienten representados por una de las figuras de la delegación y los colombianos sienten orgullo por quien mereció portar la tricolor. Pero los directivos convirtieron una celebración en un exabrupto. Y Colombia, hoy, sigue sin abanderado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.