Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/12/13 00:00

La armada invencible

Las victorias en la Copa Davis, en Wimbledon, la Eurocopa, el Tour de Francia y el Mundial de Baloncesto pusieron en 2008 a España en la lista de potencias deportivas.

Fernando Torres anota ante Alemania el gol que consagró a España campeón de la Eurocopa.

Aunque aún está lejos de igualar a países como Rusia, Estados Unidos o China, España se convirtió en 2008 en el país cuyo aumento en triunfos deportivos fue más notorio respecto a sus resultados anteriores. En tenis, fútbol, baloncesto, ciclismo y deportes de motor, los españoles fueron protagonistas al colgarse las medallas y alzar los trofeos.

En junio parecía que el suizo Roger Federer, el otrora invencible número uno del mundo, iba a coronar una histórica remontada frente a Rafael Nadal para repetir la secuencia que han refrendado en las finales de los últimos años. Pero el español, especialista en polvo de ladrillo, que ya se había quedado con Roland Garros, derrotó a Federer en Wimbledon en una final apoteósica y cerró el año como el número uno en el escalafón de la ATP. En la Copa Davis, con Nadal lesionado, España se impuso a los argentinos, que de nada les sirvió jugar de locales.

La victoria de Nadal en Wimbledon llegó una semana después de que la selección española de fútbol se despojara de una buena vez de sus fantasmas en Viena para derrotar a los alemanes en la final de la Eurocopa. Por fin los ibéricos, eternos favoritos que se quedaban en segundas rondas, ganaban un torneo importante después de la Euro de 1964. Eliminaron a Italia, los campeones del mundo, y fue el equipo más goleador y el único que terminó invicto.

Una semana antes del triunfo de Nadal, el centrocampista Xavi Hernández fue elegido el mejor jugador de la Eurocopa, de la cual David Villa fue el goleador. Y una semana antes de los reconocimientos para Xavi y Villa, Pau Gasol llegó a la final de la NBA con Los Angeles Lakers. El basquetbolista catalán es una superestrella desde cuando España se coronó campeón mundial en 2006, y varios compatriotas han seguido sus pasos. La próxima temporada por lo menos cinco de ellos jugarán en la NBA de Estados Unidos. No en vano en España se habla, en broma, de la 'ÑBA'. Y si lo anterior no fuera suficiente, en ciclismo también tuvieron un año de gloria. Alberto Contador ganó el Giro de Italia y Carlos Sastre hizo lo propio en el Tour de Francia.

En automovilismo Fernando Alonso aprovechó el buen desempeño de su carro en la parte final del campeonato de Fórmula 1.

El fútbol merece un capítulo aparte. Aunque sólo en esta Eurocopa los españoles triunfaron en mayores, en las categorías juveniles lo habían ganado todo, incluso el título olímpico. En el nivel de clubes, el Real Madrid y el Barcelona suman 11 Ligas de Campeones, el Sevilla fue bicampeón de la Copa Uefa en 2005 y 2006.

Ningún otro país europeo ofrece tal espectro de figuras. ¿En qué momento España se convirtió en una superpotencia deportiva? Un proceso de estas dimensiones no se da por generación espontánea y está atado a la historia del país. Hasta la muerte de Franco, España había ganado 11 medallas en toda la historia moderna de las justas. Desde Barcelona 92 hasta Atenas 2004, España sumó 69 preseas. Y en Beijing sumaron 18 más, de las cuales cinco fueron de oro. Son varios los factores que explican este ascenso. Además de las ayudas económicas, están las instalaciones deportivas, y un país optimista con crecimiento sostenido. En el largo plazo, la transición de España a la democracia también fue fundamental. Con ella, mejoraron la renta y la alimentación, algo que permitió un aumento en la talla de los españoles, fundamental para los deportistas de elite que ahora brillan en los podios de todo el mundo.
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.